CÓMIC PARA TODOS

‘Satanela’, de Alfonso Bueno y Diego Simone

Editorial: Grafito.

Guión: Alfonso Bueno.

Dibujo: Diego Simone.

Páginas: 104.

Precio: 16 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Octubre 2020.

El título, Satanela, y la portada, con un trompetista ante la extravagante puerta de un club de lo que luego descubrimos es un club del Madrid de finales de los años 20, dejan muy pocas dudas sobre lo que vamos a ver en la obra de Alfonso Bueno y Diego Simone y es el mejor reclamo de una historia intensa e interesante. No es que sea la primera vez que vemos a un músico, en este caso un trompetista, y del deseo que despierta en él una cabaretera de físico imposible, una de esas tentaciones carnales que remiten directamente a la idea del pecado físico nada más verlas, e incluso desde su simple insinuación. Ella es Satanela, claro, y quizá lo más interesante es que ocupa un lugar bastante más secundario de lo previsto por el título. Es el motor, es la presencia temida y casi ausente durante buena parte de la obra, es la enemiga definitiva, la que seduce para condenar a la perdición, pero los pasos que seguimos con más intensidad son los de Diego, el trompetista. No es esta la historia de una diablesa, aunque también, sino la de un condenado que quiere redención y regreso a su vida, y lo divertido de la propuesta es que asistimos a una lucha de poder sobrenatural con una base histórica y de personajes bastante sólida que esconde una atractiva trama, la que se revela al final, que incluso da juego para que este universo tenga continuidad.

O no, porque eso es lo bueno del terror, género al que resulta fácil relacionar con Satanela aunque, en el fondo, no sea este su principal propósito sino más bien su excusa. A Bueno le importa mucho el escenario. Estamos muy acostumbrados a que el jazz sirva de puerta de entrada para pactos con el diablo de toda clase, y a que en este caso la mujer sirva de tentación sexual obvia para que el hombre caiga en la trampa definitiva, y eso el escritor nos lo ofrece con contundencia, sobre todo en la secuencia en la que se cruzan por primera vez protagonista masculino y antagonista femenina, que además nos llega después de una presentación del personaje principal sin tacha alguna. Bueno se las arregla, de hecho, para que algunas de las mejores secuencias se desarrollen sin palabras, dejando a la imaginación del lector el sonido que pueden tener. No solo la música, como en el caso de la presentación mencionada de Satanela, sino también la intensidad con la que Diego se ve trasladado a otra dimensión. El sexo como vía de acceso a la condenación, un mensaje interesante de entender cuando el retrato que tenemos de nuestro protagonista es precisamente el de un hombre de, digámoslo como en la contracubierta del libro, vida licenciosa. El desborde de la fantasía oscura queda para el final, con bastantes aciertos.

El dibujo de Simone se suma con elegancia a la propuesta de Bueno, en primer lugar porque entiende muy bien la ambientación que requiere la obra, y que no se limita a ser un calco de los sórdidos cabarets de las historias de este tipo que se desarrollan en Estados Unidos. Después, con el retrato del actor principal, creíble en su faceta de hombre confiado en sus posibilidades en todos los ámbitos de la vida y después en su desesperación por recuperarla. Y, finalmente, con esa fantasía de terror de la que hablábamos, que sabe arrancarla desde un primer misterio que resulta accesible pero que también disfruta cuando la acción nos lleva a un clímax de cierto nivel de violencia. Destacábamos en el guión de Bueno las secuencias sin diálogo, y el hecho de que Simone las sepa explorar casi sin referencias sonoras, sin onomatopeyas y apenas con unas notas musicales en una de ellas, hace que Satanela alcance una cualidad casi onírica en esos pasajes, que constituyen lo mejor del cómic porque se mueven en registros muy diferentes, el de la seducción y el sexo, el del misterio y el thriller, y por supuesto en el terror y también en la acción. Buena propuesta de género, en definitiva, que sabe responder a las expectativas que genera su presentación y sacar partido a los elementos con los que juega, incluso con los que bordean el arquetipo.

El único contenido extra es un breve portafolio ilustrado sobre la creación del cómic y su historia.

013-Satanela-comic-520x690

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Información

Esta entrada fue publicada en 29 octubre, 2020 por en Alfonso Bueno, Diego Simone, Grafito y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 401 suscriptores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: