CÓMIC PARA TODOS

‘Spirou y Fantasio. La trampa viperina’, de Fabien Vehlmann y Yoann

Editorial: Dibbuks.

Guión: Fabien Vehlmann.

Dibujo: Yoann.

Páginas: 48.

Precio: 13,50 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Junio 2017.

La trampa viperina es el tercer álbum de Spirou y Fantasio del que se ocupan Fabien Vehlmann y Yoann y es la confirmación absoluta de que estamos ante una etapa brillante en las aventuras del botones más famoso del cómic francobelga. La amenaza de los Zorketes (aquí, su reseña) fue un buen comienzo, pero no sirvió para hacernos una idea del brutal despegue que supuso La cara oculta de Z (aquí, su reseña) y del excepcional relato que supone esta tercera colaboración entre estos dos autores. Porque aunque estamos dentro de la continuidad de Spirou, casi parece que La trampa viperina es uno de esos álbumes paralelos que llevan al personaje a mundos que le son ajenos. Lo que Vehlmann hace es meternos de lleno en la vida del Spirou personaje de cómic y nos coloca ante una tesitura inaudita: Spirou y sus cómics han sido demandados por su influencia negativa en los jóvenes lectores. Si Vehlmann quería llamar la atención, lo consigue de una manera asombrosa, porque todo lo que sucede a partir de ahí es brillante y se convierte en una reflexión sobre el mundo del cómic, sí, pero en general del mundo en el que vivimos, de la manera en la que el enmarañado entramado legal acaba mermando la creatividad. Spirou se convierte, como si no lo fuera ya, en un símbolo y lo hace sin perder un ápice de su identidad más clásica.

Con cada cómic que nos llega de Vehlmann queda siempre la misma sensación: estamos ante un escritor tremendamente inteligente, que gusta de romper fronteras sin necesidad de que eso nos saque del ambiente que esperamos en sus tebeos. La trampa viperina es puro Spirou. Hay carreras, hay disfraces, hay chistes, hay una aventura y un villano complejos. No falta nada. Pero, al mismo tiempo, dista mucho de ser una historia convencional del personaje. No es nada fácil hacer un relato en el que se rompan con tanta habilidad las fronteras del cómic, no porque haya una ruptura de la famosa cuarta pared, sino porque el Spirou que aparece en las viñetas es real y personaje de ficción. Es el botones de siempre, pero también es un personaje sobre el que se hacen cómics. Y es una persona, ojo, persona, sobre lo que se acaban comprando sus derechos. ¿Se puede alcanzar una genialidad más extraña y sublime? La pregunta, por supuesto, es retórica, porque Vehlmann ha demostrado en sobradas ocasiones que sabe descolocarnos de la manera más hábil. Con este álbum lo hace, incluso con el apresurado final, que se convierte en una demoledora crítica a la economía actual, coronando así un álbum glorioso que confirma el sensacional estado de forma por el que pasa el personaje con Vehlmann.

Y con Yoann, por supuesto. Porque Yoann disfruta tanto o más que Vehlmann y eso se nota en cada página. Hay un compendio de expresiones de Spirou en este álbum que bien podrían extraerse de las viñetas y formar un manual de estilo para futuros ilustradores del personaje. Pero es que el slapstick que forma parte de su humor está igualmente logrado. O la creación de escenarios. O la caricatura de Batman que realiza, completando la gran cantidad de bromas internas, hasta a Solos (aquí, reseña de su primer volumen), que Vehlmann introduce en el guion. Yoann ha conseguido que Spirou luzca como un tebeo moderno, que lo es, pero sin perder las características que desde hace tantas décadas han hecho del personaje uno de los grandes clásicos del cómic francobelga. No estamos ante un dibujante que copie o que se tenga que amoldar a un estilo preconcebido, como sí sucede en Astérix, pero su impronta personal llega sin necesidad de alejarse de lo que ya conocemos, y eso es un trabajo formidable que no todo el mundo podría hacer. La trampa viperina se convierte así en el más gozoso, inteligente y entretenido álbum de Spirou que hemos visto en los últimos años, una razón más para atesorar esta etapa que están creando Vehlmann y Yoann, y una manera formidable de rendir homenaje a un personaje que sigue en un momento dulce.

Dupuis publicó originalmente Spirou et Fantasio. Dans les griffes de la Vipère en enero de 2013. El álbum no tiene contenido extra.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 6 julio, 2017 por en Dibbuks, Dupuis, Fabien Vehlmann, Spirou, Yoann y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 235 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: