Cómic para todos

‘La hija de la tormenta’, de Víctor Santos y Sergio Córdoba

Editorial: Aleta.

Guión: Víctor Santos.

Dibujo: Sergio Córdoba.

Páginas: 56.

Precio: 7,95 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Noviembre 2016.

Pocos autores se manejan tan bien encontrando rincones nuevos sobre los que hablar en las mitologías que ellos mismos han creado como Víctor Santos. Polar (aquí y aquí, reseñas de sus dos primeros volúmenes) es, probablemente, el ejemplo más claro, pero La hija de la tormenta muestra que esa máxima se puede aplicar también a Los Reyes Elfos, probablemente la serie más conocida de la trayectoria de Santos. Estamos ante un pequeño desgajo, una extensión tan modesta como entretenida de ese mundo de fantasía, centrándose en Jurgen Ulf, personaje presentado en La Emperatriz del Hielo y en algo que no pasa de ser un episodio muy concreto. Si la idea era hacer que deseáramos leer más, el objetivo está más que cumplido. Santos va directo al grano, no se pierde en presentaciones para las que tampoco tiene espacio en este breve relato y nos da las explicaciones necesarias de una manera inteligente, a través de la curiosidad de una niña, aquella a la que Ulf tiene que rescatar. La hija de la tormenta no es más que eso, un pacto de honor, una huida furtiva, una breve pero intensa conexión emocional entre el fiero guerrero y la dulce pequeña, una villana alejada y tres grandes escenas de batalla, dos más multitudinarias y la última de ellas un duelo personal, todas ellas dibujadas con un formidable sentido de la acción por Sergio Córdoba.

Como el propio Santos explica, La hija de la tormenta quiere acercarse a la épica barbárica de John Milius (aquí, crítica de Conan el bárbaro) más que a la fantasía más característica de Los Reyes Elfos. Y lo consigue, demostrando además algo que parece obvio pero que no siempre vemos, que un mismo mundo se puede abordar desde perspectivas diferentes incluso aunque sea el mismo autor quien lo escriba. En esa categoría, el resultado es brillante. No quiere innovar, no quiere ser una obra rompedora, ni siquiera es imprescindible para seguir la historia de Los Reyes Elfos, pero es condenamente entretenida y dinámica, que es exactamente lo que busca. Santos salta rápidamente a la acción porque es lo que nos quiere contar. Quiere que veamos a Jurgen Wulf peleando, aplicando todas las tácticas del guerrero que conocemos. No pretende entretenernos con giros radicales o con información excesiva, sino con brutales combates con espada, con la habilidad del protagonista o con la despiadada frialdad de la villana, la Mantícora. Puede parecer quizá algo demasiado sencillo, y seguramente lo sea, pero su ambición es precisamente lo que consigue transmitir. Y como Santos es un tipo sobradamente hábil para hacer que este caos funcione, el resultado es un tebeo que más que leerse se devora.

No es nada mala la elección de Sergio Córdoba para dar vida a este pequeño episodio del universo de Los Reyes Elfos. Primero, porque el ilustrador no es ajeno a este mundo. Y segundo porque controla bastante bien el aspecto principal de este relato, la acción. Sus personajes tienen un movimiento fluido y espectacular, pero sobre todo propio. No combaten igual Jurgen Ulf o Div Kaumur. No es lo mismo un duelo en un espacio cerrado, que Córdoba corona con la joya de La hija de la tormenta, una splash page doble en la que sobresale el brutal resultado de la pelea tanto como la impresionante expresividad de la camarera que se oculta tras una columna, que un duelo a cielo abierto. Esas diferencias se ven, se sienten y se viven. El estilo y los objetivos, en todo caso, ya quedan de manifiesto desde la bellísima portada, que no duda en convertirse en un cartel de cine de serie B de los de toda la vida, incluso con sus dobleces para añadir el toque de encanto necesario que nos incite a abrir el volumen. Puede que ninguno de los dos autores se retire pensando que esta es su mejor obra, pero no todas aspiran a serlo. Y esta lo que busca es que pasemos un rato divertido en un mundo que ya conocemos y queremos. Prueba, desde luego, superada. Y con muy buena nota, aunque nos deje con los dientes afilados y deseando más.

El contenido extra lo forman unas notas finales de Víctor Santos, una ilustración suya y páginas a lápiz y tinta de Sergio Córdoba.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 26 mayo, 2017 por en Aleta, Cómic, Sergio Córdoba, Víctor Santos y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: