CÓMIC PARA TODOS

‘Superman/Batman/Wonder Woman. Metrópolis’

Editorial: ECC.

Guión: Randy Lofficier, Jean-Marc Lofficier y Roy Thomas.

Dibujo: Ted McKeever.

Páginas: 208.

Precio: 18,95 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Febrero 2017.

En 1927, Fritz Lang creó una película monumental, magnética y mítica, Metrópolis, una distopía futurista, ciencia ficción innovadora y única, con una fuerza visual tremenda. Si Otros mundos pretendía llevar a los personajes de DC a universos improbables, ¿qué mejor manera de honrar a ese maravilloso filme que convirtiendo aquella Metrópolis en la Metrópolis de Superman? Jean-Marc Lofficier y Roy Thomas se encargaron de hacer la fusión entre ambas obras, creando uno de los Otros Mundos más atractivos de esta imaginativa serie, en la que Clarc Kent se convierte en el salvador de una ciudad oprimida, de una clase obrera explotada y a la que solo ilusiona la fe de Lois en que el día de su liberación llegará. La obra supuso el origen de un tríptico, que pudo ser una tetralogía, destinado a homenajear al cine expresionista alemán, una referencia ineludible para entender el séptimo arte de la primera mitad del siglo XX y cuya fuerza visual encaja francamente bien en el lenguaje del cómic. Ted McKeever, de hecho, es parte esencial del triunfo de estos tres relatos conectados que sirven para configurar un universo dentro de la serie de Otros Mundos que no tiene comparación posible. No es un cómic fácil, ni por su estilo ni por sus referencias, pero sí es uno tremendamente interesante por ambas cuestiones.

Es difícil no notar la mano de Troy Thomas en Metrópolis, primera parte del tríptico. Thomas, que disfrutó después adaptando para Otros Mundos clásicos literarios de ciencia ficción como La guerra de los mundos (aquí, su reseña) o La isla del Dr. Moreau (aquí, su reseña), junto con Jean-Marc Lofficier hicieron un trabajo notable. Siguiendo la línea de la serie, adaptaron el universo del personaje al del entorno escogido pero sin que nada se sienta forzado. A nivel de guion, es el mejor de los tres relatos incluidos en el volumen. Thomas dejó la serie en este punto y Lofficier la continuó junto con su mujer, Randy. Entre ambos consiguieron una más que digna continuación, Nosferatu, en la que Batman se convierte en la criatura inmortalizada en el cine mudo por F. W. Murnau con los rasgos de Max Schreck, y un final algo más caótico en el que Wonder Woman recoge elementos de El doctor Mabuse y El ángel azul, de la que toma el título para adaptarlo a su propio universo. Estas dos continuaciones sirven como una especie de revisión expresionista de un año uno de la trinidad de DC, incluso de la Liga de la Justicia, y cumplen con su cometido, pero se nota que es un relato que va de más a menos. En calidad, pero también en originalidad, porque al final todo desemboca en una gran batalla que convence pero también sorprende viendo el tono previo.

El factor más decisivo, en todo caso, de la atracción que genera esta trilogía, está en el dibujo. Ted McKeever tiene un estilo único, que sabe aprovechar el mundo al que homenajean estos cómics, el del expresionismo alemán, para llevarlo a su terreno. Lo fácil habría sido limitarse a copiar las imágenes que Lang, Murnau y otros habrían inmortalizado en la gran pantalla, darles la forma de Superman, Batman y Wonder Woman, pero él hace mucho más que eso. De hecho, arriesga mucho. Y lo hace sobre todo en Nosferatu, que es claramente la gran obra de esta trilogía, aquella que mejor capta toda la extensión del movimiento visual al que hace referencia y la que mejor juega con las sombras y con el diseño de los personajes. El de Batman, desde luego, es el más radical de todos. En las tres partes, de todos modos, hay elementos de sobra para deleitarse con una forma de entender el cómic de superhéroes muy distinta a lo que estamos acostumbrados, como no podía ser menos por las referencias de esta adaptación. Metrópolis, Nosferatu y La amazona azul son sólidas demostraciones de que no hay límites contar una buena historia, que abrace con acierto el mundo que quiere adaptar y que coloque en él a personajes icónicos. Son tebeos bastante impredecibles y, por eso mismo, y aún abrazando su rareza, muy interesantes.

El volumen incluye Superman’s Metropolis, Batman: Nosferatu y Wonder Woman: The Blue Amazon, publicadas originalmente por DC Comics en diciembre de 1996, marzo de 1999 y septiembre de 2003. El contenido extra lo forman sendos artículos de Jorge García y las portadas originales de Ted McKeever.

El contenido extra es una cronología real de los protagonistas.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 237 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: