CÓMIC PARA TODOS

‘Inyección’ 2, de Warren Ellis y Declan Shalvey

Editorial: Norma.

Guión: Warren Ellis.

Dibujo: Declan Shalvey.

Páginas: 120.

Precio: 16,50 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Abril 2017.

Si Warren Ellis quería descolocarnos, a fe que lo ha conseguido. El primer volumen de Inyección (aquí, su reseña) nos invitaba a pensar en una serie abstracta, llena de misterios sin resolver en el momento y quién sabe si en el futuro. ¿Y que nos trae en el segundo? Algo concreto y cerrado. Uno de sus enigmáticos personajes se convierte en una suerte de Sherlock Holmes más cínico y casi insensible y afronta un caso claro, definido y que se resuelve a lo largo de este volumen. Sigue habiendo misterio, información ausente, cosas que resultan imposibles de entender a menos que hayamos saqueado el cerebro de Ellis y que siembran para el futuro, para siguientes números y arcos argumentales de la serie. Porque Inyección tiene miras muy a largo plazo. Quizá, por momentos, incluso demasiado, lo que nos invita a pensar que para leer la serie hay que tener buenas dosis de paciencia. Esa exigencia se conjuga con un entretenimiento notable. Ellis, muy bien secundado por Declan Shalvey, nos ofrece un buen espectáculo. Si en Planetary (aquí, reseña de su primer volumen) cada número era un homenaje a algo diferente, en Inyección puede ser que eso lo vayamos viendo por arcos argumentales. Diez números y dos volúmenes y ni siquiera eso lo tenemos claro, lo que evidencia que Ellis juega al despiste. Y lo mejor es que así se lo pasa genial.

La cuestión es que no es fácil dar un salto tan grande entre una primera historia y esta segunda y que sigamos teniendo la sensación de estar en el mismo universo, y en eso Ellis se suele mover bastante bien. En lo extraño, también. Y extraño es el caso que nos propone, uno en el que Vivek Headland tiene que encontrar a un espíritu robado. Así, tal cual. Inyección está por medio, eso está claro, pero como en realidad seguimos sin saber qué es Inyección, lo que Ellis nos propone, otra vez, es una doble lectura, la instantánea, la del aquí y el ahora, y la que podremos hacer de este volumen más adelante, cuando la historia nos desentrañe todo ese trasfondo que sigue apuntándose y que Ellis guarda celosamente. Todo esto no significa que la serie no entretenga, en absoluto. Lo hace. Mucho y de muy buena manera, con mucha calidad, porque Ellis ha creado un grupo de personajes fascinantes y un escenario que impresiona a priori y que sigue haciéndolo por muchos detalles que nos falten. El escritor nos ha enganchado, no hay otra forma de analizar Inyección en este punto, y eso es algo que sabe hacer de maravilla. Queda lo más complicado, que es estar a la altura de las expectativas que él mismo está generando, pero por ahora da la impresión de saber lo que está haciendo, en cada paso y en el gran cuadro que está pintando.

Como la serie sigue jugando al despiste, eso da una libertad a Declan Shalvey para hacer, literalmente, lo que le da la gana en su narrativa. Algunos de sus trucos tienen razón de ser aquí y ahora, y son formidables. Juega con el desarrollo de un esquema escrito a mano con la misma facilidad que saltando de cama en cama para dejarnos claro que hay sexo de lo más diferente sin que en realidad veamos nada. Otros trucos probablemente cobren significado más adelante… si es que Ellis ha compartido con su dibujante los secretos de Inyección. Pero esa intriga funciona muy bien en su dibujo. Shalvey nos tiene concentrados, atentos a cada detalle, y sin dejar de disfrutar por ello del momento, en el que maneja el tiempo a su antojo y nos hace vibrar con la acción y con la puesta en escena de cada una de las conversaciones que imagina Ellis. El color de Jordie Bellaire, además, embellece todavía más el resultado final. Y quizá seguimos sin enterarnos de casi nada, pero al mismo tiempo resulta francamente difícil rechazar el embrujo de Inyección. Porque lo tiene. Seguimos sin tener claro si esto es una absoluta genialidad o una salva de fuegos de artificio, pero por lo momento seguimos conectados. A ver cuánto tarda Ellis en darnos alguna que otra respuesta que nos permita empezar a salir de dudas.

El volumen incluye los números 6 a 10 de Inyection, publicados originalmente por Image Comics entre enero y junio de 2016. El único contenido extra son las portadas originales de Declan Shalvey.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 9 octubre, 2017 por en Declan Shalvey, Image, Norma, Warren Ellis y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: