Cómic para todos

‘Inyección’ 1, de Warren Ellis y Declan Shalvey

978846792367401_gEditorial: Norma.

Guión: Warren Ellis.

Dibujo: Declan Shalvey.

Páginas: 120.

Precio: 16,50 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Septiembre 2016.

Es francamente difícil hablar de Inyección. En primer lugar, porque Warren Ellis juega la baza del misterio, como se está haciendo muy habitual en muchas facetas del cómic contemporáneo, y como al propio Ellis le gusta hacer en sus historias. La idea es no desvelar las cartas antes de tiempo, pero, de la misma manera, dar lo suficiente como para que el lector se vea enganchado. En segundo lugar, porque, precisamente por eso, no hay mucha historia sobre la que hablar. Sí hay historia, una que además se antoja fascinante, pero de la que se puede resumir muy poco porque, efectivamente, la baza del misterio pasa esa factura, la de que un único capítulo de lectura no basta para saber si realmente estamos ante una genialidad o ante una carcasa vacía. Los precedentes de Ellis, logros como Planetary (aquí, reseña de su primer volumen), Frecuencia Global (aquí, su reseña) o Authority (aquí, su reseña) invitan a pensar en lo primero, claro está. Y hay elementos más que sobrados para decir que estamos ante una de esas lecturas que merecen la pena. Pero siempre queda en el aire la posibilidad de que esta vez sí que no hay nada detrás del misterio. Es algo que no podemos saber. Podemos confiar en lo contrario. En que la genialidad que se intuye dará sus frutos. En que lo bueno que se atisba incluso mejorará. Pero es una cuestión de fe. ¿Estamos dispuestos e ello?

La respuesta más sencilla es que sí, porque Ellis sabe cómo engancharnos. Sabe hacer que Inyección se nutra de detalles más que de conclusiones. Domina a sus personajes de tal manera, sobre todo a los cinco que forman el grupo central cuyas andanzas seguimos, que incluso los diálogos más inconexos entre sí permiten al lector imaginar cómo son los huecos que tienen que unirlos. Y los flashbacks, por supuesto, que son los que ayudan a pensar en un cuerpo narrativo más claro del que todavía podemos tener. Esos detalles son los que invitan a creer en que Ellis ha vuelto a construir una genialidad, pero son cuestiones que el escritor está obligado a corroborar con lo que está por venir. Eso implica que el primer volumen de Inyección es, más que cualquiera otra de sus obras precedentes, una obra inconclusa y por confirmar. Procede añadir a eso que estamos ante un título fascinante en ese primer paso, de eso no hay duda. Y es que la fusión que hace entre ciencia y fantasía, entre ciencia ficción y saber tecnológico, es de las que engancha. Es todo un arte dar la sensación de que hay algo muy desarrollado detrás de una historia que todavía no nos lo ha enseñado, y eso es justo lo que hace Ellis, un encantador de serpientes moderno que sabe aunar la charlatanería que se necesita para convencer con muy poco y la genialidad de quien se sabe ganador.

Ellis, además, es un tipo que se rodea siempre de ilustradores en estado de gracia. Declan Shalvey está, efectivamente, en ese punto a la hora de dibujar Inyección. Con elegancia y sabiendo aprovechar los elementos más fantásticos y científicos de la obra, lo que mejor resulta en su trabajo es la personalidad que imprime a los protagonistas, no sólo por su aspecto, acierto absoluto en términos de diseño, sino porque con su planta y con la manifestación de sus habilidades personales acaba conformando su personalidad con tanta firmeza como Ellis con los diálogos que les atribuye a cada uno de ellos. Su narrativa, su puesta en escena, su forma de crear los lugares en los que se mueven los personajes, es otro elemento más que termina de ayudar a configurar el universo de Inyección, que dentro de un grupo de series que apuestan por un escenario parecido sobresale en los dos ámbitos, en el del guion y también en el del dibujo. Es evidente que esta serie es de las que permitirá un análisis más concreto según vayan pasando los números y sea más fácil completar el puzle que ha dispuesto Ellis, pero es al mismo tiempo una certeza que los primeros pasos que han dado sus autores son los de que incitan a seguir leyendo. Y eso, con el misterio como base esencial, es un primer logro digno de mención. Y hay muchos más en estas páginas.

El volumen incluye los cinco primeros números de Injection, publicados originalmente por Image Comics entre mayo y septiembre de 2015 de 1989 y agosto de 1990. El único contenido extra son las portadas de Declan Shalvey.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 29 diciembre, 2016 por en Cómic, Declan Shalvey, Image, Norma, Warren Ellis y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 230 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: