Cómic para todos

Entrevista con Víctor Araque sobre ‘Buckson’

win_20161014_20_11_50_proNo es nada exagerado decir que uno de los cómics más sorprendentes de este 2016 que ya se empieza a acercar a su final es Buckson (aquí, su reseña). Nosotros, desde luego, lo escogimos como uno de Los 4 de CPT del mes de octubre (aquí podéis verlos) porque nos ha fascinado este relato a medio camino entre el thriller de acción y la ciencia ficción de claras influencias cinematográficas. Por eso teníamos especial interés en conversar con su autor, Víctor Araque, para que nos contará de qué rincón de su mente nació esta historia y cómo ha conseguido llevar a buen puerto este primer cómic en solitario que publica de la mano de Grafito. Y sus explicaciones nos han hecho valorar aún más el cómic.

¿Cuál es el germen de Buckson? ¿Es la criatura que da nombre a la historia? ¿El escenario médico clandestino? ¿Las ganas de hacer una historia de ciencia ficción…?

El punto de partida que tomé para la gestación de Buckson fue principalmente la criatura que da nombre a la historia. En una historieta corta anterior llamada Pet Shop, publicada en una revista llamada La Parada Magazine, ideé a este repugnante ser que ejercía una extraña fascinación a todo aquel que lo tomaba como mascota. Siempre me gustó ese diseño y pasados los años, mientras rebuscaba entre antiguos bocetos para desarrollar un nuevo proyecto, topé con los primeros bocetos de ese organismo y tomé la decisión de retomar algo nuevo con él. Partiendo de esa base decidí situarlo dentro del ámbito de la experimentación biológica, la ciencia ficción y de la sanidad mutagenética. Me gustaba la idea de que los protagonistas estuvieran metidos en negocios turbios como una sala de operaciones clandestina y me ayudaría para ambientar la historia en un género que me encanta como es el de la mafia. Un Buckson es un ser que altera físicamente a sus portadores, básicamente es una droga, y si hay una droga hay un mercado negro por detrás.

Siendo tu primer gran trabajo como autor completo, ¿cómo has vivido la experiencia? ¿Te has sentido cómodo en ese doble papel o disfrutas más centrándote sólo en el dibujo?

Trabajar dentro de un equipo es muy gratificante, ver todos los puntos de vista y debatir para que la historia crezca y mejore al máximo. En todos los títulos que he trabajado en equipo no solo me he limitado al dibujo, siempre he intentado aportar algo a la obra. Creo que todos los implicados deben volcarse en todos los aspectos dando su opinión. Me he sentido muy cómodo porque tener el control de todos los aspectos de la obra hace que el trabajo sea más fluido. Buckson ha sido un proyecto donde he querido experimentar con escenas de acción difíciles, intentar construir una narración absorbente que impida al lector a dejar el libro y lo devore casi del tirón. Pero también ha sido muy duro; escribir, diseñar, dibujar y colorear una novela gráfica es una carrera de desgaste. Rocío Estepa me ayudó en la parte del color y, aparte de hacerlo maravillosamente bien, sin su ayuda no creo que hubiese podido llegar a la calidad que quería.

Han pasado siete años desde que imaginaste la historia hasta que finalmente la has publicado. ¿Cómo ha ido cambiando el relato en tu cabeza en ese tiempo? ¿Habría sido muy diferente si te hubieras lanzado a hacerlo hace tres o cinco años?

Ha cambiado por completo. Pet Shop tiene solo como punto en común con Buckson el ser que da nombre al comic, pero el entorno donde se desarrolla la historia es muy diferente. En la primera ironizaba sobre lo estúpidos que podemos ser los humanos con nuestras mascotas y en la segunda hablo sobre la amenaza, la sensación de peligro y la supervivencia. El organismo ya no tiene un papel protagonista evidente, pero es la base de todos los acontecimientos que en el libro ocurren. No creo que de hacerlo hace tres o cinco años hubiese sido muy diferente a como se ha publicado, porque me he movido en temas que me han gustado siempre, pero quizá no hubiese dado tanta importancia a la velocidad en la narración.

Leyendo el cómic, me ha dado la impresión de que hay muchísimas influencias cinematográficas, desde el David Cronenberg más turbio a Paul Verhoeven más dinámico, pasando hasta por el Steven Spielberg más oscuro. ¿Hay algo consciente en esas referencias o forman parte de tu imaginario cultural sin más y han aparecido en el cómic porque eso es lo que te gusta?

Tengo muchas influencias del mundo del cine y se ve reflejado en mi trabajo. Incluso hay un homenaje claro en el libro a Scarface. Pero para Buckson me he basado en un determinado cine compuesto por mi trinidad particular: Cronenberg-Verhoeven-Lynch. Pero concretamente Cronenberg, que para mí es DIOS en mayúsculas, ha hecho películas que me han dado tal puñetazo mental que se han grabado a fuego en mi memoria. No puedo ocultar, ni pretendo hacerlo, la influencia de ExistenZ en la creación conceptual de un Buckson, o el ambiente opresivo de Inseparables en el ámbito quirúrgico.

Y siguiendo con este tema, desde la primera escena veo un enorme potencial para que Buckson termine dando el salto al cine. ¿Te lo imaginas? ¿Ves esas posibilidades? ¿Cómo te gustaría que fuera una película sobre tu historia?

A todo el mundo le gustaría ver una creación suya adaptada a otro formato, pero el miedo siempre es a que lo hagan con respeto. Mi narración es muy cinematográfica y creo que es fácilmente adaptable al cine pero si alguna vez se hiciese esperaría que los responsables no se quedasen solo con lo que cuento en mi libro sino que tomasen la esencia e hiciesen algo personal, que dejasen su impronta como artistas para poder ver algo distinto que me sorprenda. Que el cómic y la película no sean el mismo producto en dos formatos sino que se complementasen. Lo único que pediría es que evitasen la comercialidad y arriesgasen.

blame del diseño del Buckson. Dices en los extras que no sueles hacer mucho estudio previo, así que ¿tenías ya su imagen en la cabeza cuando imaginaste la historia o es algo que surgió al final, antes de ponerte a dibujar?

Fue lo primero con lo que me puse a trabajar. Cuando pulía la forma del Buckson en el proceso de Pet Shop lo único que tenía claro es que debía de dar asco. Quería jugar con el lector con la sensación desagrado/atracción que tienen los personajes porque a pesar de su aspecto necesitan adherirse el Buckson a su cuerpo. En Pet shop por la sensación placentera que proporcionaba con sus transfusiones de sangre y en Buckson por necesidad vital. Para su diseño simplemente fui mezclando conceptos: piel traslúcida, viscosidad, extrañas berrugas, tentáculos, etc.

No parece que hayas mostrado ninguna contención a la hora de mostrar violencia, hasta el punto de que hay momentos en los que el rojo sangre tiene un protagonismo tremendo. ¿Alguna escena te hizo dudar en ese sentido o lo que hay en las páginas impresas es exactamente lo que querías mostrar?

Para nada, siempre tuve muy claro que no sería una historia para todos los públicos. Incluso tenía en mente escenas más violentas, pero conforme fui escribiendo la historia fueron desechadas porque no me quería enfocar solo en el gore. Pretendía poner esas escenas en los momentos necesarios y dotar de más importancia a la sensación de persecución.

Me encanta el color del cómic, sobre todo cómo va cambiando la atmósfera de una escena a otra, adaptándose a todos los géneros que tocas. Me gustaría que me hablaras de ese proceso y, aunque te habrán hecho la pregunta mil veces, de cómo afecta si es que lo hace el hecho de que tu colorista, Rocío Estepa, sea a la vez tu pareja en la vida real…

Rocío y yo nos complementamos a la perfección. Ya habíamos trabajado en La Familia Newton y El Código del ciempiés, además de en muchos otros proyectos y hemos desarrollado un proceso de trabajo muy fluido. A pesar que Buckson es un proyecto personal, ella me ha estado asesorando desde el principio, tanto en la historia, dibujo y color. Ella consigue que me exprima al cien por cien. En un comienzo, por otros compromisos laborales, no pudo ser la colorista total del proyecto a pesar que se lo propuse, pero finalmente pudo trabajar en el proyecto creando unas gamas de color maravillosas. Entonces yo aplicaba las sombras, efectos de luz y demás sobre su trabajo. Que seamos pareja algunas veces es lo más duro, porque tenemos tanta confianza que no nos quedamos en la complacencia ¡sino que nos exigimos mucho más!

Buckson es una historia más que cerrada y llega en un momento en el que parece que cada tebeo tiene la pretensión de crear universos que se puedan continuar más adelante si hay éxito. ¿Por qué decidiste que fuera así?

La historia de Yannick empieza y termina en Buckson, pero su mundo no. Mi idea es crear un universo donde pueda ambientar futuros proyectos de ciencia ficción. Hay temas que paso por encima en la historia y no ahondo en ellos a pesar de tener mucho potencial. Quizá el lector se haya dado cuenta y se pregunte porqué. La respuesta es que en futuras historias estos temas tendrán más protagonismo.

Y para finalizar, ¿en qué estás trabajando ahora mismo? ¿Cuál va a ser tu próximo cómic que veamos?

Tengo varios proyectos sobre la mesa, pero solo puedo adelantar sobre uno que estará ambientado en la monarquía romana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 10 noviembre, 2016 por en Entrevista, Grafito, Víctor Araque y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 227 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: