CÓMIC PARA TODOS

‘La Virgen Roja’, de Mary M. Talbot y Bryan M. Talbot

w-423_p-virgen-rojaEditorial: La Cúpula.

Guión: Mary M. Talbot.

Dibujo: Bryan Talbot.

Páginas: 148.

Precio: 18,90 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Septiembre 2016.

Hay figuras históricas que todo el mundo conoce de nombre pero no de obra. No hay más que pasear por las calles de cualquier ciudad para saber que hay muchos nombres que a todos nos suenan pero a quienes no sabríamos ubicar. Si miramos a Francia, eso mismo podría pasarnos probablemente con Louise Michel. La Virgen Roja viene a subsanar esa injusticia histórica que muchas veces se comete por desconocimiento o por desinterés. Este es un terreno que no es en absoluto ajeno a los Talbot, puesto no hace mucho descubrimos sus inquietudes históricas y biográficas con la ficticia Sally Heathcote: Sufragista (aquí, su reseña), pero en La Virgen Roja dan un paso más y saltan de un entorno realista a uno real, de un personaje inventado en un contexto sacado de los libros de texto a uno que realmente forma parte de sus contenidos. La gran virtud de los Talbot, Bryan al dibujo y Mary M. al guion, es hacer que una historia tan documentada, de un corte tan clásico y casi academicista, no pierda nivel de entretenimiento. Cultiva y enseña, pero al mismo tiempo también ofrece un rato placentero para lectores que no estén demasiado inclinados a recorrer los caminos de la Historia. Y eso no es nada fácil, pero con estas dos muestras, la de Sally Heathcote y la de La Virgen Roja, los Talbot se han afianzado como dominadores de este tipo de narración.

La vuelta de tuerca narrativa que Mary M. Talbot da a la historia es muy atractiva. Es un relato dentro de otro relato. Es la reivindicación de una figura histórica, pero ofrece también un aire casi de fábula y de leyenda para referirse a la creación de la Comuna de París de la segunda mitad del siglo XIX. Hay mucho de didáctico en la forma de escribir de Talbot, es evidente que la figura de la protagonista goza de sus simpatías ideológicas, pero eso no es lo definitorio de este cómic. No es proselitista, no busca generar adeptos para este movimiento anarquista y humanista que representó esta iniciativa en general y esta figura histórica en particular. Hay admiración, pero no culto. Lo que realmente ofrece La Virgen Roja, aún desde un prisma positivo, es un retrato históricamente fiel de muchas situaciones y personajes. Es notable hacer eso sin perder de vista que se está contando una historia, en este caso además con un tiempo doble. Eso, de hecho, es lo que hace que el ritmo de la historia sea alto y entretenido, que los datos y acontecimientos históricos no apabullen demasiado desde su necesaria presencia al hecho de que hay que contar una historia. Pero la Historia y el buen hacer de Talbot hacen el resto y convierten La Virgen Roja en un tebeo tan documental como reivindicativo y que se puede leer desde una de esas dos perspectivas sin que la otra moleste.

En cuanto al dibujo de Bryan Talbot, es un claro y casi siempre brillante reflejo de las pretensiones documentales que hay en el libro. Con un poderosísimo blanco y negro de oscuras tintas roto únicamente por los toques rojos de las banderas y de la sangre, la inmersión en el momento histórico y en la lucha de Louise Michel es absoluta. Talbot convence tanto desde el punto de vista de los personajes como de los fondos en los que les hace moverse. Los rostros son esenciales para que la historia llegue hasta donde pretende, y el ilustrador los sabe aprovechar francamente bien, incluso en escenas oníricas que sorprenden y sacan el relato de la temida rutina biográfica de este tipo de cómics. También hay mucho acierto en los diferentes escenarios en los que se mueve la obra, por mucho que París sea el centro emocional de la misma, e incluso en las escenas de masas, algo que podría haberse escapado de los logros de un cómic de apuesta tan claramente personalista como este. Pero La Virgen Roja sabe escapar de todos los peligros. Es puro cómic biográfico e histórico, pero los Talbot se las ingenian para ir introduciendo elementos narrativos diferentes para que no llegue el aburrimiento o para que el estudio sea la única inspiración para la lectura. Así es como se hace una buena biografía y se interesa al lector por la figura escogida.

Jonathan Cape publicó originalmente The Red Virgin en mayo de 2016. El contenido extra es una completa guía de anotaciones histórica.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 10 noviembre, 2016 por en Bryan Talbot, Cómic, La Cúpula, Mary M. Talbot y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: