CÓMIC PARA TODOS

‘Chicas malas’, de Assia Petricelli y Sergio Riccardi

Editorial: Liana Editorial.

Guion: Assia Petricelli.

Dibujo: Sergio Riccardi.

Páginas: 96.

Precio: 16 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Marzo 2019.

“No fue hasta 1981 cuando la ley italiana derogó los artículos 544 y 587 del Código Penal que, por medio del matrimonio reparador y del delito de honor, legitimaban la violencia contra las mujeres”. Esa frase, que podemos leer en uno de los quince relatos que forman Chicas malas, sugerentemente subtitulado 15 historias de mujeres valientes y creativas, es quizá la confirmación más terrible de que libros como este siguen siendo necesarios. La mujer ha tenido que luchar contra incontables obstáculos a lo largo de la historia, y sigue haciéndolo, por lo que es imprescindible seguir recordando a quienes decidieron alzar la mirada y enfrentarse a gigantes y molinos a la vez, arriesgándolo todo, para que las cosas cambiaran. Franca Viola fue la quien abrió la puerta a que dejara de ser legal que un hombre violara a una mujer si después se casaba con ella, y esa es una de las quince fronteras que se rompen en los relatos de este libro, en el que Assia Petricelli y Sergio Riccardi nos hablan de quince mujeres excepcionales, algunas tan conocidas como Marie Curie o Hedy Lamarr, pero todas ellas figuras que tienen un rincón en la Historia y que, en nombre de tantas, merecen reconocimiento. ¿Chicas malas? Malas, sí, para la represión, para el machismo, para la injusticia y para la estupidez.

El carácter casi sarcástico del título encuentra un divertido guiño en el carácter documental que tiene la obra. Cumple objetivos muy parecidos a los de los dos volúmenes de Valerosas, de Pénélope Bagieu (aquí y aquí, sus reseñas), y comparte incluso los mismos códigos narrativos, un texto en cartucho para contar la historia y diálogos que den vida a escenas concretas que refuercen el mensaje. El orden de lectura y descubrimiento de estas obras puede hacer que la que pierda en esa carrera parezca algo menos fresca, pero el contenido sigue siendo igual de estimulante y necesario. Porque seguimos en una tarea cotidiana de reivindicación y la manera en la que escribe Petricelli es ideal para ello. La elección de sus protagonistas, también. Hay heroínas locales italianas y otros nombres de calado más amplio y otras culturas, pero cada una de sus luchas es universal. Da igual que hablemos de la primera mujer en correr el Giro de Italia o de la que denunció originalmente la ablación del clítoris en culturas musulmanas, que sigamos a la primera periodista encubierta o a una de las mujeres que luchó activamente contra el fascismo. Lo importante es que todas ellas son figuras asombrosas y admirables desde la realidad. No necesitan brillos artificiales para que lo veamos y Petricelli no se esconden en artificios para engrandecerlas. No me hace falta.

Hay una cierta sencillez en el relato que tiene además una correlación bastante clara en el dibujo, de línea firme y personajes carismáticos y reconocibles desde el retrato que sirve para presentar a cada una de estas mujeres al comienzo del relato que cuenta sus vidas. Riccardi sabe que su función principal en el libro es la de apoyar con firmeza los gestos de Petricelli, y eso lo acomete con mucha firmeza y acierto. Crea esa segunda línea de lectura que es el hecho concreto, el que tiene que explicarse por sí solo en una única viñeta, y triunfa sobre todo por convertir a estas quince mujeres en personajes de carne y hueso. Lo son en origen, no olvidemos que la base de Chicas malas está en la realidad, pero seguro que hay muchos lectores que no conocerán las luchas o los hechos concretos que hay en este libro. Por eso es tan delicioso adentrarse en estas páginas, porque al final el mensaje es doble. Por un lado, admiración por quienes rompieron lo establecido, sabiendo que era injusto. Por otro, asunción de que el potencial para cambiar las cosas está realmente en manos de todos nosotros. De todos, sí, porque incluso en este libro se esconden algunos hombres tan dispuestos a luchar como ellas, como en la vida real. Se equivoca quien crea que Chicas malas está pensado para polemizar o enfrentar, es, sencillamente, un reconocimiento a personas que lo merecen.

Sinnos publicó originalmente Cattive Raggaze en 2013. No tiene contenido extra.

chicasmalas-galeria-3

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 21 marzo, 2019 por en Assia Petricelli, Liana, Sergio Riccardi, Sinnos y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 309 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: