CÓMIC PARA TODOS

‘Pin Ups Artbook’, de Juan Carlos Quesada y Fali Ruiz-Dávila

Editorial: Apache.

Guión: Fali Ruiz-Dávila.

Dibujo: Juan Carlos Quesada.

Páginas: 84.

Precio: 20 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Julio 2017.

Hay un placer, más o menos culpable, en la contemplación de mujeres hermosas. La ilustración, como el cómic, siempre ha sacado partido de esa faceta de la vida real (¿o es de la irreal, de la idealizada, de la nuestras ensoñaciones?), y hay autores que saben disfrutar con estos dibujos y provocar un disfrute similar en quienes los contemplan. Pin Ups, el artbook de Juan Carlos Quesada, va en esa línea. Lo que vemos son 48 fantasías, ilustraciones previamente publicadas en su mayoría que permiten adentrarnos en la mente del ilustrador, que nos invitar a conocer sus referencias sexuales y sus mitos eróticos. Y eso es tan variado que es imposible no disfrutar con el viaje sensual que nos propone. Vemos a versiones adultas de las chicas de Dragones y mazmorras, mitos del cine de ciencia ficción como la Princesa Leia de Star Wars, homenajes a cómics tan dispares como Spirou o Nancy in Hell, a criaturas del imaginario fantástico popular como las vampiresas o las diablesas, sexo en estado puro a través del bondage o incluso la música, con homenajes a Andrés Calamaro o David Bowie. Hay de todo. Y que haya de todo en solo 48 ilustraciones tiene su mérito, porque no hay dos ilustraciones iguales. Ninguna despertará las mismas emociones. Las curvas de estas mujeres dibujadas son las mismas, pero a la vez diferentes, siempre desde la mirada pícara de Quesada.

La estructura del libro nos ayuda a darnos cuenta de que la fuerza de estas Pin Ups no está solo en sus pechos, en sus traseros, en sus caderas o en sus piernas, sino también en sus miradas. Vemos cada una de esas 48 ilustraciones en una lámina de gran tamaño, pero también su boceto a lápiz y un recorte del rostro. Miradas y labios. Hay está la sensualidad del Quesada ilustrador, y por eso sus mujeres enganchan. Cada ilustración cuenta con un microrelato de Fali Ruiz-Dávila, dibujado por cierto también al final de la obra y que aporta un contrapunto agradable a cada página, a veces tan gamberro como lo que surge de la mente de Quesada y a veces incluso un poco más perverso que el ilustrador, viendo detalles que seguramente no se le pasaron por la mente al dibujante. Para sus relatos, a veces tira de lo más evidente, como en el caso de la gimnasta que ve como su traje cede en pleno ejercicio, la primera ilustración que hay en el libro, pero en otras ocasiones de fantasías propias, como la manera en la que sexualiza de una manera juguetona la magia de Sheila y Diana, las protagonistas de Dragones y Mazmorras. Es obvio que este artbook está pensado para el deleite visual de un público eminentemente masculino, pero hay muchos detalles en el dibujo de Quesada que merecen traspasar la frontera del erotismo de género.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 6 octubre, 2017 por en Apache, Ilustración, Juan Carlos Quesada, RafaelRuiz-Dávila y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 245 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: