CÓMIC PARA TODOS

‘El maestro de armas’, de Xavier Dorison y Joël Parnotte

Editorial: Norma.

Guión: Xavier Dorison.

Dibujo: Joël Parnotte.

Páginas: 96.

Precio: 24 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Abril 2017.

Debutar con una obra tan atractiva como El tercer testamento marca la carrera de cualquiera. Ese fue el caso de Xavier Dorison, un autor francés que poco a poco ha ido forjando un camino que demostró que no solo sabía hacer lo que vimos en aquella obra primeriza. La reflexión viene a cuento por la portada de El maestro de armas, que de una manera inconsciente nos remite al mismo mundo medieval de El tercer testamento. Pero son obras diferentes que demuestran la variedad que Dorison ha sabido imprimir a su trayectoria, incluso se atisben algunos lugares comunes. El maestro de armas es la historia de un duelo entre un hombre que vive para retomarlo y otro que lucha por evitarlo. Pero ese duelo está enmarcado en un momento histórico en el que la religión cristiana había dividido Europa de una manera radical. Importa más lo primero, ese enfrentamiento casi primario que apenas necesita de una ligera excusa para perpetuarse en el tiempo, que lo segundo, pero la mezcla de ambos escenarios y la introducción con inteligencia de personajes secundarios muy bien construidos es lo que hace que la historia sea notable, coronada hasta ese punto también por el dibujo de Joël Parnotte, que permite a Dorison explorar el escenario físico pero también el interior de cada uno de sus protagonistas.

Dorison tarda dos páginas en sentenciar incontables aspectos de su obra. La primera, con una primera página centrada en su protagonista, es el tono inequívocamente melancólico que va a tener no solo ese personaje sino, por extensión, la propia obra. La segunda, que las espadas van a tener el mismo protagonismo, como actores imprescindibles del duelo eterno entre el viejo maestro de armas y el joven que ansía su puesto. Son tan cruciales tanto en la primera como en la última escena como los mismos hombres que las blanden. O como la trama sobre la Biblia que se convierte en un magnífico subtexto a este mítico duelo, que contrapone dos caracteres y dos formas de combatir con hojas que en nada se parecen aunque ambas merezcan el nombre de espadas. Dorison maneja muy bien cada pequeño aspecto de su relato, y quizá lo único que se le pueda achacar es que ese trasfondo histórico, social y religioso no termina de adoptar una forman tan poderosa como se espera incluso de las mismas palabras con las que el autor abre su obra. Pero al margen de eso, logra una espléndida ambientación para una aventura dura e intensa, arrastra sin remisión al lector al final de la Edad Media y a ese mundo que todavía no sabía decantarse entre la fe, la ideología y el honor.

Y cuenta con un aliado de lujo. Joël Parnotte recoge el guante lanzado por Dorison desde la primera página. Parece sencilla, pero es clave. Como la forma en la que interpreta los duelos, con espléndidas coreografías y con una importancia capital de las espadas y de las miradas. El maestro de armas, en ese sentido, es una obra muy violenta, que no se guarda prácticamente nada, y que aún así fascina. Su violencia tiene sentido y elude cualquier momento gratuito (de hecho, el instante más salvaje es, simplemente, una mancha roja). El carisma de los personajes trasciende las páginas del guion y salta con fuerza a las líneas con las que Parniotte perfila cada viñeta, y eso permite que sus gestos sean interpretables más allá de la espectacularidad de la secuencia de acción que protagonicen. Cada escenario, cada efecto, con especial hincapié en las escenas de lluvia como la que sirve para abrir la obra, todo está pensado para que sea imposible salirse de la historia. Y como lo consiguen ambos autores con su trabajo, se puede concluir que estamos ante una de esas lecturas que dejan un sabor de boca espléndido, incluso admitiendo sus flaquezas. Dorison es un escritor interesante y Parniotte un ilustrador notable. Juntos crean una obra de las que, incluso sabiendo que no tienen una gran ambición de partida, seguro que merecerá la pena acordarse en el futuro.

Dargaud publicó originalmente Le maître d’armes en octubre de 2015. El único contenido extra es una introducción de Xavier Dorison.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 6 octubre, 2017 por en Dargaud, Joël Parnotte, Xavier Dorison y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 245 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: