CÓMIC PARA TODOS

‘Atraco a mano alzada’, de Lundi y Javier Ara

Editorial: Drakul.

Guión: Lundi y Javier Ara.

Dibujo: Lundi y Javier Ara.

Páginas: 176.

Precio: 15,95 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Mayo 2017.

Empecemos dejándolo claro. Hay que leer Atraco a mano alzada. Es un tebeazo. Una propuesta arriesgada, divertida e inteligente que nos hace plantearnos si de verdad estamos leyendo una historia real o si simplemente nos hemos dejado engatusar con una de esas ficciones memorables que da gusto leer una y otra vez. Expliquemos primero qué es Atraco a mano alzada. La historia nos cuenta que Lundi, un autor de cómics preso de una enfermedad degenerativa que va a acabar con su vida, ha ideado el atraco perfecto, que es lo que le va a permitir dejar a su familia en una posición inmejorable tras su muerte. Y que eso mismo nos lo va a contar en un cómic que, tal y como deja encargado, completará el que durante bastante tiempo fuera su negro, Javier Ara, para hacer justicia a su memorable plan. Dos autores, dos estilos, la misma historia pero tonos diametralmente opuestos. Lo primero es una confesión, lo segundo un ajusticiamiento. En lo primero hay una elaboración que roza lo lacrimógeno, porque es, literalmente, el último deseo de un moribundo. Lo segundo es un trabajo detectivesco en el que nada es lo que parece y en el que cada revelación causa asombro a uno y otro lado de la página. La fusión, soberbia. ¿Por qué no decir abiertamente que estamos ante uno de los tebeos del año si efectivamente es así?

Ver lo cambiante que es Atraco a mano alzada es razón suficiente para que, con el paso de las páginas, el entusiasmo del lector no haga más que crecer. Desde la misteriosa página inicial, que recrea un diálogo del que faltan claves, todo está pensando en el cómic para impactar. Y para hacerlo, además, a niveles muy diferentes. Los trucos narrativos, las pistas que Lundi va dejando en su parte del cómic, la forma en la que Ara las va recogiendo en la suya, el sensacional mcguffin del atraco, y la manera en la que los personajes se ven en las páginas de los dos supuestos autores que firman la obra, todo tiene que lograr un objetivo dentro de la historia y en quien la está leyendo. Y ese objetivo se consigue con una facilidad asombrosa. Atraco a mano alzada se convierte, al final, es una crítica social demoledora, pero sobre todo en el retrato de dos obsesiones, las de los dos protagonistas que a la vez son narradores, las de dos autores de cómic que acabaron enfrentados pero que encuentran con este asombroso relato un nexo de unión verdaderamente genial. De esa manera, caemos en un ejercicio metatexual espléndido, en el que el lenguaje del cómic se comba para hacernos partícipes de la historia, para picarnos como investigadores, para motivarnos como espectadores y para mantenernos pendientes de todos los detalles.

La genialidad narrativa de Atraco a mano alzada se culmina en el plano visual viendo cómo cambia el estilo, salto que no solo se produce entre los dos fragmentos de la historia que dibuja cada uno de los dos pretendidos autores, sino incluso para mostrarnos la enfermedad degenerativa de Lundi. En realidad no solo hay dos estilos, sino que hay tres, porque dentro del segundo cómic que forma esta novela gráfica, hay una tercera historieta, creando una espiral narrativa diabólica, trepidante y maravillosa, en la que cada viñeta es una sorpresa que encierra pistas que el lector puede atrapar. Es decir, que estamos ante una novela gráfica que, como debe de ser en un buen cómic, hace mucho más que simplemente dibujar lo que sucede. Lo que hace es contar de verdad una historia, haciendo que cada trazo, cada personaje, cada espacio y cada diálogo cuente de verdad en una construcción soberbia, a nivel narrativo pero también a nivel visual. De esta manera, lo que nos llega es el resultado de una construcción meticulosa e inteligente, que nos muestra a un Ara soberbio a la hora de escribir y deslumbrante en los diferentes estilos que manifiesta en la página. Nos engancha con un trazo sencillo e impide que nos escapemos con el detalle. Y cuando cerramos Atraco a mano alzada la satisfacción es sublime. Sí, uno de los títulos del año. Y que haya más en el futuro de Ara.

El único contenido extra del volumen es un epílogo del editor, Javier Ortiz.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 12 julio, 2017 por en Cómic, Drakul, Javier Ara, Lundi y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 235 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: