CÓMIC PARA TODOS

‘Año 1000. La sangre’, de Manolo Matji y Sergio Córdoba

Editorial: Aleta / Evolution.

Guión: Manolo Matji.

Dibujo: Sergio Córdoba.

Páginas: 170.

Precio: 20 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Marzo 2017.

La a veces tan menospreciada historia española como base de la ficción tiene cada vez un hueco más importante en nuestras distintas y maltrechas industrias. El cómic no puede quedarse atrás, no lo hace, y de hecho es el medio perfecto en el que plasmar algunos relatos. Año 1000: La sangre es un ejemplo perfecto. Allá por el año 2005, Manolo Matji, guionista por ejemplo de Los santos inocentes, comenzó a gestar la idea de hacer una película sobre los siete infantes de Lara, un cantar que rivaliza en importancia histórica aunque no en difusión popular con el Cantar del mío Cid. Es una formidable historia de venganza que puede construirse desde la realidad y desde la ficción, desde lo histórico y desde la leyenda. Matji lo vio y su guion es tan poderoso como cabría esperar. Demasiado caro y extenso para una película se plantea hacer una serie, pero no hay salida posible. Lo convierte en cómic, y no tiene suerte con los dibujantes, a pesar de que Carlos Giménez llega a realizar más de cien páginas del proyecto. Y al final acaba en las manos de Sergio Córdoba. El resultado demuestra que la espera y el trabajo han merecido la pena. Estamos ante un cómic complejo, fascinante y violento, escrito con brío y dibujado con firmeza. Es, efectivamente, la demostración perfecta de que la historia, también la española, tiene un merecido hueco en el cómic.

Aunque Matji lleve algunos elementos al terreno de lo mítico, lo cierto es que escribe como si estuviéramos ante la historia más documentada posible. Y lo que fascina es que siendo una leyenda sobre siete infantes, el motor sea eminentemente femenino. Es una historia de venganza, de rencor y de ajuste de cuenta. Es un relato cruento, duro y amargo, en el que no hay vencedores. Ese tono casi lúgubre, lindante con un destino tan trágico como inevitable, pesa durante toda la obra. No estamos ante caballeros medievales triunfantes, no es un mundo de color, de aventureros héroes y cruzadas justas. Año 1000: La sangre es un drama construido con mimo alrededor de sus personajes pero también del escenario en que acontece la historia, que sabe jugar con símiles y alegorías mientras pone toda la carne en el asador, que explora con mucha delicadeza el alma humana, y con especial mérito en la femenina por ser precisamente la que inspira toda la historia. No olvidemos que el relato arranca y finaliza con vida y muerte con protagonismo de mujer. Y siendo como es una historia medieval, en el que las mujeres no eran precisamente de armas tomar, en el sentido literal que no en el real, tiene mucho mérito que Matji haya sabido darles ese papel esencial en este drama con una eficacia que se siente ya desde las primeras páginas.

Por mucho que el mencionado Carlos Giménez sea uno de los pesos pesados del cómic español de las últimas décadas, solo puede calificarse como un enorme acierto que el proyecto acabar finalmente en las manos de Sergio Córdoba. Su trazo es sencillo, se mueve muy a gusto en el bitono escogido y sabe plasmar con mucho acierto escenarios medievales de una manera realista y cruda. Es modélica su reconstrucción de los escenarios, de los ropajes y de los lugares, pero su dibujo destaca sobre todo por lo fácil que es ver las emociones de los personajes. Es ahí donde el cantar que adapta Matji se convierte en un formidable cómic, cuando el salto de3 los viejos libros de historia tiene cabida en las viñetas de este libro, cobrando vida de una manera bestial, asumiendo cada paso de las venganzas que se van gestando. Córdoba sabe usar las sombras cuando son necesarias y los primeros planos cuando es ahí donde radica toda la información que se necesita de cada escena. Año 1000: La sangre es, en ese sentido, una obra visualmente hermosa y acertada, como lo es también en su guion, reivindicación en conjunto de la importancia que ha de tener el cómic en el desarrollo de la historia, una fórmula que ha de ser infalible cuando se acomete sin complejos y con talento, como se hace en este caso.

El contenido extra lo forman una introducción de José Luis Cuerda, un post scriptum de Manolo Matji y un portafolio de bocetos con un comentario de Sergio Córdoba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 8 junio, 2017 por en Aleta, Cómic, Evolution, Manolo Matji, Sergio Córdoba y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 243 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: