CÓMIC PARA TODOS

‘Johnny Roqueta (1982-1985)’, de Rafael Vaquer y Joan Tharrats

johnny-roqueta-portadaEditorial: Dolmen.

Guión: Rafael Vaquer y Joan Tharrats.

Dibujo: Rafael Vaquer.

Páginas: 160.

Precio: 24,95 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Octubre 2016.

Pocos rockeros tan divertidamente canallas habrán salido del cómic español como Johnny Roqueta. La creación de Rafael Vaquer, que nació para la revista Cul de Sac antes de pasar a El Jueves y que en sus primeros pasos escribió y dibujó él mismo antes de dejar que Joan Tharrats le prestara su talento en la primera de las tareas, es indudablemente hija de su tiempo. Pero eso mismo provoca la nostalgia que nos invita a releer hoy estas historias con una sonrisa en la cara ya ganada casi de antemano. Incluso quien no conozca a este personaje no tardará en enamorarse de él, porque es imposible resistirse a la interminable lista de canalladas simpáticas que propone Vaquer  para que su protagonista, un tipo sin dinero y adicto a los porros, a la cerveza, a las mujeres, a las motos y a la música rock por encima de todas las cosas adquiera un carisma casi inmediato desde la primera vez que le vemos moviendo el esqueleto a ritmo de flamenco para recuperar una pose mucho más digna de su ser urbano con su adorado rock en inglés. Siempre puede quedar la sensación de que la nostalgia puede más que la valoración objetiva, pero si una obra tan propia de su época, como se ve en los temas, en los escenarios y hasta en la forma de hablar, hace gracia tantos años después es, por supuesto, porque hay mucho talento en estas viñetas.

De todos modos, hay más de nostalgia en la forma que en el fondo. Johnny Roqueta es hijo de una generación de autores españoles que se dieron a conocer por medio de la revista. Por eso, las aventuras de ese rockero comienzan encerradas en una página, dan después el salto a dos y, cuando llegamos a las páginas finales de ese volumen acarician el color y una extensión de cuatro. Da igual. Vaquer sabe encerrar un chiste en el espacio que le den. A veces muchos chistes dentro de ese mismo espacio. Y siempre manteniendo la esencia de un personaje caradura, sinvergüenza, vago y maleante pero sin mal corazón. Es, en cierta manera, la visión más amable de un arquetipo claro de malas costumbres y poco futuro personal, pero que precisamente por eso despierta una simpatía tan clara. Lo mejor que se puede decir del trabajo tanto de Vaquer como de Tharrats es que no se nota el salto entre el trabajo en solitario del primero y el colaborativo con el segundo, hay siempre una fidelidad muy grande a lo que puede hacer el personaje, probablemente Vaquer no habría permitido que fuera de otra forma, y por eso la diversión es continua durante todo este volumen, en el que por primera vez se recogen cronológicamente todas las páginas protagonizadas por Johnny Roqueta para deleite de quienes leyeron la serie en su momento y para quienes la descubran ahora.

Como dibujante, Vaquer destaca por lo que realmente necesita su personaje: carisma. Johnny Roqueta, como individuo, lo tiene a patadas. Si no fuera así, la serie no podría ser tan divertida. Y eso, poco a poco, se va extendiendo al resto de personajes, los más puntuales los que sólo sirven a Vaquer para una historia concreta, y los que comienzan a formar un simpático elenco de secundarios, la banda que no puede faltarle a todo rockero que se precie. Los escenarios, entre reales y realistas, también le sirven al autor para que las historias tengan ese punto cotidiano que también necesita una serie como esta. Eso, quizás, es lo que más se pierde con el paso del tiempo, y probablemente haya muchos escenarios que a un lector de menor edad que quiera descubrir el cómic español de los años 80 no le será tan cercano. Pero el dibujo es tan divertido, tanto como las historias creadas por Vaquer y Tharrats, que eso se queda en un pequeño contratiempo que no empaña en absoluto la deliciosa lectura de este volumen. Johnny Roqueta, que ya ha visto sus historias recopiladas en libros previamente, nunca termina de irse. Y eso quiere decir algo, que estamos ante un título tan emblemático de su momento como recuperable por la sincera diversión que proponen Vaquer y Tharrats con sus peripecias urbanas, musicales y ligeramente transgresoras.

El volumen incluye las historias de Johnny Roqueta publicadas en Cul de Sac y El Jueves entre abril de 1982 y diciembre de 1984. El contenido extra es una introducción de Jaume Vaquer.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 19 diciembre, 2016 por en Cómic, Dolmen, Joan Tharrats, Rafael Vaquer y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: