CÓMIC PARA TODOS

‘Hospital Central’, de L’Avi

bib-012Editorial: Amaníaco.

Guión: L’Avi.

Dibujo: L’Avi.

Páginas: 64.

Precio: 7 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Mayo 2016.

Cuando los temas son serios y se quiere aplicar humor, una de las salidas más divertidas es que este sea cuanto más negro, mejor. Eso es lo que le pasa a Hospital Central, la serie que L’Avi comenzó a publicar en El Papus nada menos que en 1976, por mucho que el subtítulo de este libro, Todo son recortes, invite a pensar que es un volumen nacido de la actual coyuntura económicosanitaria. Y el caso es que, como toda buena serie satírica, su vigencia está intacta gracias a lo que está sucediendo en nuestros días, con lo que este recopilatorio de algo menos de treinta de las historias cortas de esta cabecera sigue siendo una lectura salvajemente divertida, porque salvaje es su humor y salvaje es el acierto de L’Avi a la hora de encontrar temas y desarrollar personajes en muy poco espacio y con pinceladas muy precisas. Como toda buena tira de humor, hay una apuesta clara por la sencillez, por una economía en el dibujo que recuerda en algunas cosas al estilo de Peridis, quizá más conocido para los lectores de este género en prensa, y por dejar que sean las situaciones las que hablen por si solas. Y vaya si hablan. Es humor del bueno y negrísimo, lo que lleva a una exageración continua. Cualquier parecido con la realidad es imposible precisamente por lo alocado de los gags, pero tampoco cuesta tanto encontrar una chispa de verosimilitud en algunas actitudes…

El Doctor y Manolito son dos personajes bestiales para Hospital Central. Casi no hace falta ni darles nombre porque sus andanzas, por pura animalada, despiertan la risa con una facilidad tremenda. Obviamente, no se trata de un retrato de la situación en los hospitales españoles. La sanidad es la excusa para desarrollar chistes de humor negro, incluso grueso en algunas situaciones (Protocolo, sobre un trasplante a una mujer). En otras palabras, las pretensiones del tebeo quedan tan en blanco y negro como las páginas del libro acabado. Lo mejor de Hospital Central es que no se pone límites. No hay ninguna situación o enfermo que le dé miedo a L’Avi para desarrollar la dudosa integridad moral de sus personajes, que no dudan en sacar partido del sufrimiento de sus pacientes y que muestran una ineptitud tan absoluta como hilarante para desempeñar profesiones tan delicadas como son las del médico o el enfermero. Hasta tiene su gracia el lenguaje que utiliza L’Avi en algunas viñetas, muy, muy alejado de lo académico precisamente para que se destaque aún más lo chusco de las situaciones que retrata. Es humor negro, y precisamente por eso resulta obligado destacarlo, porque no todo el mundo conecta con la misma facilidad con este tipo de comedia, pero aceptando eso ya sólo queda disfrutar.

Una amplia mayoría de tiras cómicas del estilo de esta optan por un estilo visual parecido, y eso ya casi se ha convertido en una marca de género. L’Avi dibuja con sencillez, personajes con pocas líneas, muy caricaturescos y tremendamente expresivos, con grandes ojos saltones y narices prominentes que sin embargo son capaces de dejar muy claro al primer golpe de vista sensaciones muy diferentes (desde la desesperación de algún paciente a la indiferencia cruel del doctor), y que se mueven en espacios minimalistas, casi inexistentes y en los que el autor se ciñe a dibujar sólo lo que necesita para que el gag funcione. No son muchas las historias que contiene este volumen en las que no haya diálogos, pero L’Avi domina igualmente el slapstick como complemento a sus contundentes frases. Hospital Central. Todo son recortes se convierte así es un libro que está pensado para despertar carcajadas irreverentes y hasta culpables, porque sabe sacar partido de lo que son situaciones muy serias darles la vuelta y convertirlas en material para el humor. Dicen que la comedia es el género más complicado y tebeos como este lo corroboran, porque nos permite que podamos reírnos de que una cesárea salga mal, de que se profanen cadáveres o de que haya pacientes que mueran por negligencia (o barbaridad) médica.

El volumen incluye una selección de las tiras de Hospital Central publicadas en la revista Amaníaco. No tiene contenido extra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 4 octubre, 2016 por en Amaníaco, Cómic, L'Avi y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 247 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: