CÓMIC PARA TODOS

‘Los Aristócratas. Integral’ 2, de Alfredo Castelli y Ferdinando Tacconi

Editorial: Ponent Mont / Catarata.

Guion: Alfredo Castelli.

Dibujo: Ferdinando Tacconi.

Páginas: 196.

Precio: 39 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Abril 2021.

Lo que Alfredo Castelli y Ferdinando Tacconi buscaron en Los Aristócratas quedó bastante claro con lo que vimos en el primer libro integral de la serie (aquí, su reseña), y todas y cada una de sus características esenciales vuelven a ponerse de manifiesto en este segundo volumen. Es decir, estamos ante un tebeo de indudable corte clásico, divertido, dinámico, simpático y muy imaginativo, que sabe coger lo mejor del género de robos que tan popular se hizo en los años70 con la aventura más pura a lo James Bond y Los Vengadores televisivos, formando un cóctel que se mueve muy bien en las pequeñas píldoras con las que Castelli y Tacconi nos fueron mostrando las aventuras de este singular grupo de antihéroes, con las que nos pusieron en escenarios de auténtica fantasía que daban hasta para bromas internas como comenzar uno de estos relatos… en la Luna, aunque al final no sea más que otro de los muchos chistes con los que los autores honran al género. Y todo con una variedad que casi resulta inverosímil. Se asume el exotismo de los escenarios, porque es algo con lo que el género de espías disfruta siempre, pero la diversidad de las historias habla de la inteligencia con la que los autores abordaron la serie, dando esa sensación de que podría haber sido una infinita, que nunca acabara y a la que jamás se asomaría el agotamiento de la fórmula.

Desde luego, eso no se atisba en estas entregas, por inverosímiles que parezcan, porque los juguetes con los que los Aristócratas realizan sus hazañas están muy bien integrados en las historias. Ese es el elemento que podría hacer dudar, como en alguna ocasión ha pasado incluso con la serie de James Bond, porque el realismo funciona muy bien en estos entornos. Pero es que Los Aristócratas no quiere ser una serie pura de espionaje, tiene además ese elemento de cierta sátira hacia el género y sus tópicos que le da una personalidad muy acusada. Hay muchos chistes en ese sentido, de hecho, porque se trata de una serie de tono distendido, pero tampoco hay que menospreciar la gravedad de algunas de sus historias, en las que hay muertes, traiciones y atentados. La mezcla, desde luego, es curiosa y Castelli sabe integrar todos los elementos para que no haya nada que desentone en esta mezcla tan especial. Además, da la sensación de que Los Aristócratas no cae en la tan extendida actualmente obligación de tener que dar cinco minutos de gloria a cada personaje porque son las propias historias las que permiten que cada uno de los integrantes del grupo luzca cuando le corresponde, sin forzar nada. Esa fluidez, combinada con la extensión habitual de sus autores, da un ritmo magnífico que hace más disfrutable la experiencia.

Eso y, claro está, el dibujo de Tacconi. Hemos hablado del carácter clásico de la narrativa de Los Aristócratas, y ahí el ilustrador tiene mucho que decir. No porque su dibujo sea de otra época, porque de hecho sorprende en muchos momentos si nos damos cuenta de que estamos ante un cómic de los años 70 por lo actual de su forma de contar una historia, sino porque quiere hacerlo desde esa perspectiva. Esto se puede ver claramente en la tecnología que utiliza, que es muy particular, otro rasgo más de personalidad, pero también en la manera en la que se asoma a los primeros planos de los personajes. Hay mucha eficacia en el dibujo de la serie y, sobre todo, muchas ganas de que nos lo pasemos bien, y eso se extiende desde los protagonistas, diseñados con mucho acierto, a los escenarios que amplia el universo de la serie o los secundarios que van apareciendo, actores que pueden parecer tópicos en muchos sentidos pero que ayudan a que todos los objetivos de Los Aristócratas se vayan cumpliendo, tanto los globales de la serie como los particulares de cada uno de los relatos de que consta ese segundo libro, incluyendo esa pequeña joya en blanco y negro, reeditada por primera vez, que se cuela al final de sus páginas. Habiendo disfrutado del primero, este segundo volumen de Los Aristócratas es un acierto seguro.

Gli Aristocratii comenzó a publicarse en 1973. El contenido extra lo forman varios artículos ilustrados de Alfredo Castelli contando los pormenores de la obra.

Los-Aristocratas-2-98

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Información

Esta entrada fue publicada en 22 junio, 2021 por en Alfredo Castelli, Catarata, Ferdinando Tacconi, Ponent Mon y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 375 seguidores más

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: