CÓMIC PARA TODOS

‘El espíritu del escorpión. La máscara del genocida de Sbrenica’, de Fernando Llor y Pablo Caballo

Editorial: Evolution Comics.

Guión: Fernando Llor.

Dibujo: Pablo Caballo.

Páginas: 144.

Precio: 18 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Junio 2018.

Uno de los últimos grandes monstruos que nos dejó la política internacional en el siglo XX fue Radovan Karadzic. Es la figura en la que podemos personificar el error de la guerra de los Balcanes que devino en la destrucción de la Yugoslavia que conocíamos y abrió el camino a los estados que hoy conocemos. Fue condenado por genocidio, una palabra que tiene un carácter terrible aunque nos hayamos acostumbrado a escucharla, y durante un tiempo permaneció huido de la justicia. Impresiona el relato que han construido a partir de esos hechos Fernando Llor y Pablo Caballo, porque El espíritu del escorpión profundiza de una manera realista y turbia en lo que, para muchos, no fue más que algún titular de prensa o ahora ya después de tantos años un vago recuerdo. El subtítulo de la obra, La máscara del genocida de Srebrenica, es la mejor definición de lo que vemos en el interior del libro, la historia de Dragan Dabic, un curandero que presume de manejar las energías del cuerpo para sanar a quienes tienen algún problema físico. La primera genialidad de este relato está en la manera en la que se nos presentan sus habilidades a través de una mujer, Jasmina, que ansía quedarse embarazada y no lo consigue. Es la mejor manera de pervertir la frontera entre el bien y el mal, una forma soberbia de mostrarnos a un personaje detestable con una fachada bien diferente.

Llor sabe que maneja una historia delicada, pero se lanza sin miedo a por ella y sin necesidad de perderse en grandes explicaciones. Su apuesta es íntima, personal y cercana, y eso hace que estemos ante un cómic todavía más impactante. Jasmina es, de hecho, la protagonista real de la historia. Es ese detalle el que evidencia que estamos ante un relato muy emotivo sobre la lucha por la vida. Y la manera en que todo se enturbia, cuando esa aparente bondad de Dragan se transforma en el toque destructor de Karadzic, hace de El espíritu del escorpión uno de esos tebeos que impresionan por el fondo y por la forma, por cómo ha sido capaz el escritor de jugar con nuestras emociones y sentimientos. Pocas cosas hay más satisfactorias que esas historias que nos manejan emocionalmente, y esta lo hace. Nos mete de lleno en la pelea interna de Jasmina, nos hace plantearnos si de verdad Dragan puede hacer lo que intenta con ella, y nos deja un final brutal, lleno de dobles intenciones, que nos lleva directamente a los rincones más oscuros del alma humana, precisamente los que abandera Karadzic, pero sin necesidad de justificar nada de lo que acontece en este relato con las atrocidades que recogió la prensa y que ahora ya forman parte de los libros de historia. Ese sería el camino fácil. Aparecen, claro está, pero no son la justificación de la trama.

Dicho todo esto, no es ninguna sorpresa que afirmemos que El espíritu del escorpión es un tebeo intensamente turbio, casi de terror. La cubierta de Pablo Caballo es ya una clara advertencia en ese sentido, pero sus páginas interiores son todavía más intensas. No es nada fácil dar con el tono adecuado para contar una historia de este calibre, y Caballo lo encuentra con tanta facilidad que su dibujo casi parece tan sobrenatural como las habilidades que dice tener Dragan. Un intenso blanco y negro, un trazo acertadamente borroso, un juego de luces y sombras soberbio y una atención por el detalle sobresaliente son las grandes armas del ilustrador para sumergirnos sin previo aviso en un mundo brutal. Acepta sin miedo todo lo que propone Llor. Nos muestra los horrores de la guerra y de la tortura, nos enseña quién es el artífice de semejantes horrores, y lo mezcla con las emociones de una mujer de propósitos loables. El juego emocional que propone el dibujo de Caballo es impresionante y agotador por la intensidad que alcanza, pero es tan formidable que, una vez visto, no se puede imaginar ya esta historia con otro tipo de dibujo. Hay relatos que entretienen y hay otros que impactan. El espíritu del escorpión pertenece claramente al segundo grupo. Pero no solo por pretensiones, sino porque logra estremecernos hasta la médula.

No tiene contenido extra.

Image and video hosting by TinyPic

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 11 julio, 2018 por en Evolution, Fernando Llor, Pablo Caballo y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 280 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: