CÓMIC PARA TODOS

‘Viviendo con Matsunaga’ 1, de Keiko Iwashita

Editorial: Arechi.

Guion: Keiko Iwashita.

Dibujo: Keiko Iwashita.

Páginas: 176.

Precio: 9 euros.

Presentación: Rústica con sobrecubierta.

Publicación: Diciembre 2022.

No es nada descabellado pensar que en Viviendo con Matsunaga hay vivencias reales de Keiko Iwachita, personales o recabadas, pero trozos de la vida diaria sin duda, porque la manera en la que arranca su relato tiene muchas dosis que hacen pensar en ello. En que Miko es real, en que Matsunaga también podría serlo, en que eso que van descubriendo juntos de una u otra manera ya ha sucedido más allá de las páginas de este manga… y que seguramente seguirá sucediendo en otros lugares y con otras personas. Aunque el título dé una idea de manga romántico desde el principio, en realidad esta es la historia de una estudiante de bachiller que por circunstancias tiene que irse a vivir a un piso compartido en el que hay seis personas. Al final, eso sí, es hacía donde nos quiere llevar Iwachita, aunque sin dejar de lado otras cuestiones, pero conviene que el marco quede claro desde el principio. Es la mejor manera de ir sorprendiéndonos con el devenir de los acontecimientos casi como si fuéramos de la mano de Miko, que es nuestra verdadera guía a través de esta historia, en la que no solo va descubriendo en qué consiste la vida doméstica adulta, con esas tareas y responsabilidades que uno puede dar por sentadas en el hogar familiar, sino también en el proceso de conocer a una persona algo mayor y muy sugerente.

Se puede decir que Iwachita es clara con el título y nos intenta despistar un tanto con el arranque de la historia para que nada sea demasiado previsible, pero al final lo que importa es que la relación entre Miko y Matsunaga suene real. Lo hace durante toda la extensión de este primer capítulo porque la base del relato quiere ser, por encima de todo, cotidiana. Eso no quiere decir que sea insulsa, previsible o incluso aburrida, ni mucho menos. Al contrario, se nota tanto el cariño que Iwachita profesa por sus personajes que importa de verdad lo que hacen, lo que dicen y cómo se comportan el uno con el otro. Lo que nos muestra el manga es un baile, es un intercambio de golpes, es un juego de ida y vuelta, y tiene su gracia porque las expectativas no son importantes para ver cómo se construyendo. No es esta la clásica historia de chico conoce a chica, o viceversa, sino que se va viendo todo con la naturalidad de la vida diaria. Lo demás, si es que viene, lo hace con sencillez y realismo, que es de lo que se trata. Lo esencial en Viviendo con Matsunaga es, de hecho, el retrato de sus dos protagonistas principales, perfectamente perfilados, y quizás, puestos a echar algo en falta, quedan más desdibujados los demás personajes que son parte necesaria de la historia pero no tanto de su alma, al menos en este arranque.

Casi siempre que se destaca el mimo con el que se construye a dos personajes que están continuamente exponiendo (o disimulando) emociones y sentimientos es porque el dibujo es parte integral de ese proceso. En Viviendo con Matsunaga no solo no estamos ante una excepción, sino que la ejecución de Iwachita es ideal para explicar este proceso. Si hay algo que destaca en su dibujo es la expresividad y la sinceridad que se ve en Mika y Matsunaga, y sobre todo en ella, que, insistimos, es el corazón emocional de la historia. Se ve en el dibujo la diferencia de edad y de experiencia, y la manera en la que juega con la ingenuidad y timidez de la protagonista hace mucho por la historia. De hecho, la preeminencia de los personajes es absoluta, y apenas hay fondos o escenarios en las viñetas, solo los estrictamente necesarios para que el contexto no rompa la buena ambientación de una secuencia. Poas pegas se le puede poner a este primer volumen de Viviendo con Matsunaga, que consigue ser tan simpático como se propone, que va avanzando con la sinceridad que se espera de una historia así y que deja muchas puertas abiertas desde sus primeras páginas para que sea complicado saber por dónde nos van a llegar los siguientes números de esta serie que tan buen comienzo nos ofrece.

Kodansha comenzó a publicar la serie en 2017.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Información

Esta entrada fue publicada el 11 enero, 2023 por en Arechi, Keiko Iwashita, Kodansha, Manga.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 402 suscriptores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: