CÓMIC PARA TODOS

‘Las olimpiadas del sufrimiento’, de Enric Pujadas y Gonzalo Aeneas

Editorial: Dolmen.

Guion: Enric Pujadas.

Dibujo: Gonzalo Aeneas.

Páginas: 128.

Precio: 19,90 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Noviembre 2022.

Es de suponer que cuando un cómic logra un premio, y más en un país como España, es porque tiene algo distinto, original, algún aspecto que no se ve de manera frecuente en las obras que se publican. Se trata de descubrir nuevos talentos, claro, y no es cuestión de premiar que sepan hacer lo mismo que tantos otros. Por eso, cuando uno encara Las olimpiadas del sufrimiento, de Gonzalo Aeneas y Enric Pujadas, y ve la etiqueta que le distingue como el cómic ganador del Premio Ciudad de Palma 2020, lo mínimo que podemos esperar es justo eso, una novedad. Cuando llegamos al final del libro, ese reto lo podemos dar por superado porque es, efectivamente, una forma muy distinta de afrontar algo tan cotidiano y a la vez tan tabú como es la depresión. No es Las olimpiadas del sufrimiento un cómic que solo hable de la depresión, de hecho en sus primeras páginas puede parecer casi lo contrario, un jovial relato de la amistad de dos autores bien distintos entre sí y que acaban teniendo una relación muy cercana en su profesión, en sus amoríos, en su vida en definitiva. Pero es que justo eso es lo que capturan en su obra, vida, la suya, la propia, pero a la vez entablando una relación inevitable con el lector, que tiene conexiones claras, a veces incluso inmediatas y desde luego siempre interesantes. Y sí, es la sorpresa que cabía esperar.

Hay mucha sinceridad en lo que Pujadas nos lanza. Y no nos referimos únicamente al retrato de la ansiedad, sino, realmente, a todo. Es casi un cómic que se construye sobre sí mismo, siendo consciente de que está cobrando forma desde la realidad, desde las personas que van entrando en las vidas de ambas, algunas incluso con un trazo vital y profesional reconocible, como Loreto Aroca, dibujante de la espléndida La bibliotecaria de Auschwitz (aquí, su reseña), las circunstancias que van aconteciendo en sus caminos, como la misma pandemia que ayudó a terminar este cómic de una manera distinta, como nos pasó a todos en realidad con nuestros trabajos, y, sobre todo, con los elementos que nos van dando las pistas definitivas sobre la temática principal de la obra. Sí, esto va de salud mental, pero no solo de eso, porque ese bienestar nunca está disociado de lo que vamos haciendo en nuestro día a día. Y se agradece esa sinceridad, porque es el elemento que finalmente hace que vayamos entendiendo lo que supone estar ante Las olimpiadas del sufrimiento y por qué es tan importante visibilizar lo que los autores nos quieren enseñar. Logran su objetivo, desde luego lo hace Pujadas con la manera tan directa y clara que tiene de escribir, jugando con el tiempo, con el espacio y con el ritmo de una manera muy interesante.

La herramienta con la que Aeneas nos lanza al mismo terreno es la diversidad de estilos. El mismo hecho de que los dos autores sean protagonistas y narradores de la obra desde aspectos visuales distintos es toda una declaración de intenciones sobre lo que se propone Las olimpiadas del sufrimiento. A partir de ahí, cualquiera cosa parece posible en las viñetas de la obra, porque todo lo que cuenta se puede ver de maneras insospechadas, desde un realismo evidente al calco de un dibujo determinado de alguna referencia a la cultura popular. La comunión con la que se ve que han trabajado Pujadas y Aeneas hace que todo lo que vemos tenga un sentido claro y emocionante, que cada secuencia tenga la virtud de parecer fresca, y sobre todo que la acumulación de peripecias reales no nos lleve nunca a desconectar del relato por lo cotidiano que nos pueda parecer. No está narrada para que nos lo parezca, al contrario, como la misma ansiedad que trata como tema central, la historia tiene sus picos, sus detonantes, sus momentos de mayor intensidad, y por eso es tan fácil montarse en la montaña rusa emocional que nos proponen sus autores. Los premios son, de partida, injustos y subjetivos, pero bien por el Ciudad de Palma de 2020 porque nos ha permitido descubrir una obra que da gusto leer y que tras hacerlo nos deja pensando.

Captura2

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Información

Esta entrada fue publicada en 29 diciembre, 2022 por en Dolmen, Enric Pujadas, Gonzalo Aeneas y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 402 suscriptores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: