CÓMIC PARA TODOS

Cine – ‘Semos peligrosos (uséase, Makinavaja 2)’, de Carlos Suárez

Título original: Semos peligrosos (uséase, Makinavaja 2).

Director: Carlos Suárez.

Reparto: Andrés Pajares, Jesús Bonilla, Pedro Reyes, Mario Pardo, Llàtzer Escarceller, Alberto Pérez, Lita Claver.

Guion: Ramón Tosas Fuentes, Carlos Suárez.

Música: Georges Moustaki.

Duración: 91 minutos.

Estreno: 14 de mayo de 1993 (España).

Si pensamos en lo difícil que es hacer en España una película basada en personajes nacidos en las viñetas, a pesar de tener unos cuantos bastante icónicos, pensar en una secuela de una de estas cintas casi parece algo de ciencia ficción. Y sin embargo, Makinavaja, el último choriso (aquí, su crítica) tuvo una continuación que tuvo descaro hasta en su título. Semos peligrosos (uséase, Makinavaja 2) llegó solo un año después, así como si se hubiera querido aprovechar el reparto, los escenarios y hasta el deseo de llevar a la gran pantalla a los personajes de Ramón Tosas Fuentes, Ivá. Y el caso es que si lo analizamos detenidamente casi parece hasta mejor película. Primero, porque tiene una historia más refinada que en la cinta original, que era más bien una colección de gags que copiaba la misma estructura de las viñetas que se publicaban en El Jueves, y después porque en Semos peligrosos hay un enfoque casi autoparódico que funciona sorprendentemente bien, y es la propia sensación de Makinavaja de estar fuera de su tiempo. Sensación, por cierto, que se ha acentuado con el paso de los años y que ahora convierte esta película en una auténtica rareza, una secuela más ambiciosa que el original aunque seguramente se hiciera hasta con menos medios en un mercado en el que es difícil sacar adelante proyectos de esta naturaleza.

Cierto es que Suárez tenía parte del trabajo ya hecho, porque una película de Makinavaja luce sobre todo por la comparación de los actores con los personajes dibujados, y eso ya lo hizo un año antes, en el filme original. Andrés Pajares es quien es, y estableció tan bien las reglas de su personaje que realmente no tenía necesidad alguna de innovar en nada para la secuela, y lo mismo se puede decir del resto del reparto, así que todo lo que funcionaba en la primera cinta lo hace igual en esta. Y en realidad Semos peligrosos se conforma con eso, con ser fiel a lo que vimos un año antes, con añadir ese toque melancólico que habla de la desaparición de personajes como Makinavaja… y poco más. ¿Funciona? No se podría decir que no, y de hecho en la comparativa, como decíamos, casi parece salir ganando con respecto a la primera película, pero es igualmente evidente que es un tipo de humor muy particular, uno que juega con un lenguaje a medio camino entre la invención y lo barriobajero, tan característico del personaje en el cómic original. No descubrimos nada si decimos que la secuela no va a ganar para la causa a nadie que no disfrutara del primer Makinavaja, y de hecho es que esta continuación recupera tantos elementos de la primera cinta, incluso la canción interpretada por Joaquín Sabina, que es una prolongación bastante natural.

Dicho todo esto, es también necesario destacar que la factura de la cinta sigue siendo muy modesta, incluso televisiva de aquellos primeros años 90 con todo lo que eso representa, y no es algo que hable especialmente bien de la película. Y aún así hay que valorar lo que supone, una medianamente agradable comedia que tiene el atrevimiento de convertirse en estandarte de algo poco explorado, el cómic español en el cine, y más aún, el cómic humorístico para adultos de la revista. Es difícil encontrar muchos más puntos fuertes, más allá de esa misma percepción de Makinavaja como un personaje divertidamente caduco, y eso nos puede llevar a pensar que lo más destacado es el descaro de hacer esta película en sí misma. Las dos, en realidad, porque en ambas se exploran territorios bastante perculiares. Pajares, desde luego, se lo pasa en grande con el personaje, que hace suyo, al que da una personalidad notable y divertida, con esa voz chulesca y divertida que otorga la personalidad suficiente como para sostener la película, incluso con el necesario protagonismo puntual que la película tiene que dar a algunos de sus secundarios, no a todos, porque alguno pierde peso con respecto a la cinta original. No pasará a la historia por sus logros cinematográficos, pero es casi irremediable verla con una mueca de cierto cariño.

images

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Información

Esta entrada fue publicada en 16 septiembre, 2022 por en Cine y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 401 suscriptores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: