CÓMIC PARA TODOS

‘Autarca’, de Esteban Hernández

Editorial: Spaceman.

Guion: Esteban Hernández.

Dibujo: Esteban Hernández.

Páginas: 108.

Precio: 15 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Mayo 2022.

Si lo pensamos con detenimiento, es extraño que no haya más obras como Autarca. Vivimos en tiempos complicados, en los que tantas cosas parecen ir mal y generar sensación de desasosiego social. Vemos cada día en las noticias barbaridades que tienen que ver con nuestro día a día de una manera más intensas de lo que nos gustaría pensar. Y no hablamos ya de las barbaridades que escuchamos desde el mndo de la política, sino de cuestiones que tienen que ver con nuestra economía, con nuestros ahorros, con nuestras hipotecas o alquileres, con nuestra cesta de la compra, con nuestros bosques y comunidades. Esteban Hernández pone voz a ese descontento desde un punto de vista que quiere ser realista, o al menos nacer de hechos reales, y que resume a la perfección ese enfado cotidiano en el que nos ha instalado esa misma realidad de que la hablamos. Sin que nos demos cuenta, Hernández la disecciona, la analiza, la enseña de una manera clara y contundente, sin llegar en todo caso a ninguna conclusión general, porque eso es algo que depende del grado de indignación de cada lector, pero sí que supone un retrato de su protagonista y del mundo en el que vive. Un mundo que es el nuestro, que reconocemos de una manera clara, y que hace que reparemos en detalles que siempre han estado ahí, los veamos o no.

Autarca trata realmente de eso, de una vida cotidiana y del catalizador que hace que nos demos cuenta de lo que nos rodea. Hernández habla de sí mismo, pero también de la sociedad, y quizá por eso lo que vemos es un día a día cotidiano. Habla de movimientos asamblearios, pero también de la necesidad de afecto, habla de las voces que escuchamos en nuestra vida, aquellas que nos vemos obligados a escuchar o acallar, en función de las ataduras que tengamos Por esa vía, da la sensación de que Hernández construye algo que excede lo personal y que tiene una ambición distinta a lo que podría parecer. No quiere ser la obra definitiva de nada, sino más bien un grito desesperado para denunciar aquellas cosas que generan una crisis existencial tan general en nuestros días, pero siempre desde un punto de vista muy personal. Eso mismo hace que sea una obra cercana, y quizá por eso se pueda interpretar con una cierta melancolía, porque no deja de ser una batalla contra molinos de viento, una de la que es imposible salir victorioso pero en la que estamos obligados a encontrar resquicios de satisfacción para no volvernos literalmente locos. Y de esa forma, Autarca funciona a muchos niveles, en los silencios que propician pensamientos, en la voz del perro, que es casi la de nuestra conciencia, y en los actos del protagonista.

El blanco y negro de Autarca es, probablemente, el reflejo más claro del tono que quiere tener la historia, uno que quiere desesperadamente ser positivo pero que no tiene más remedio que acercarse a los grises de la vida, incluso a su melancolía. No diríamos que el diseño es agresivo, pero sí que se aleja del realismo más evidente, lo que genera un contraste interesante, pero lo que realmente destaca del dibujo de Hernández es su narrativa. Es impresionante la contundencia que da su manera de dibujar a una persona que piensa y escucha más de lo que habla y expone, y como logra de esa forma que lo que veamos sea mucho más general que personal. El mimo con el que cada detalle acaba teniendo una importancia trascendente en la historia habla, precisamente, de lo gran narrador que es el autor, y los silencios y la manera en la que los interpreta es lo que consigue que Autarca llame la atención de principio a fin. Puede que sea su foco, modesto, lo que hace de esta una obra mucho más trascendente de lo que podría parecer a priori. No es un himno ni un tratado, pero gracias a lo que siente y a lo que desprende no se queda demasiado lejos de esas ideas. Autarca es de las obras que abren mentes. Si es que estamos en disposición de ver lo que nos rodea, claro. Y tendríamos que estarlo.

4ce9a9052f232e623d337af692ad9805

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Información

Esta entrada fue publicada en 5 agosto, 2022 por en Esteban Hernández, Spaceman Books y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 395 seguidores más

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: