CÓMIC PARA TODOS

‘B. O. Como Dios’, de Ugo Bienvenu

Editorial: Ponent Mon / Catarata.

Guion: Ugo Bienvenu.

Dibujo: Ugo Bienvenu.

Páginas: 128.

Precio: 9,95 euros.

Presentación: Rústica con sobrecubierta.

Publicación: Mayo 2021.

Ugo Bienvenu ya nos había dejado claro lo interesante que es su mirada sobre la implantación del robot en la vida de los seres humanos, incluso en ocasiones tan humanas como la gestación. Eso era Preferencias del sistema (aquí, su reseña). En B. O. Como Dios sigue esos mismos pasos pero desde un prisma diferente. Este es un cómic pornográfico, y lo es porque lo que nos quiere transmitir Bienvenu es la manera en la que la mujer siente su sexualidad desde el placer en un futuro muy lejano pero con resonancias actuales. El protagonista de la historia es un robot sexual que fue creado para dar placer. ¿Puede un robot suplir el sexo afectivo? ¿Tiene la mujer la capacidad de enamorarse de una máquina programada para cumplir todas sus fantasías? ¿Hay en un robot un alma capaz de corresponder a estos sentimientos o generar otros propios? Lo intrigante de la historia de Bienvenu es que trata de responder a esas preguntas desde los códigos más asociables al porno. El tebeo es una colección de posturas sexuales, una mirada que llega incluso a rozar lo enfermizo de la práctica sexual. Y sin embargo es excitante por ese extraño equilibrio que sabe trazar entre la fría inmutabilidad de una máquina y el orgasmo femenino casi continuo que vemos en sus viñetas. Decir que el autor descoloca es quedarse corto.

No es fácil decir si es una genialidad para analizar el sexo en nuestros días o si no es más que excitante invitación al placer, individual o en pareja. Pero en todo caso, impacta. Bienvenu nos lanza una broma privada en el texto que escribe, habla de la importancia del ritmo en el sexo cuando en realidad está jugando esa misma baza en su narrativa. Da igual que sea un cómic porno y que podamos pensar por ello que está un peldaño por debajo de otro tipo de géneros, el ritmo es clave. Juega al misterio en la introducción, nos enseña la capacidad amatoria de su protagonista en una larga escena inicial y después expande su alcance al universo entero con una intensidad sexual casi sin límite. Puede parecer que Bienvenu solo está jugando, y puede que sea así aunque haya un intento de trascendencia argumental y social, sobre todo en su escena final, una que nos lleva a pensar en la humanidad del robot, algo que ya nos enseñó en Preferencias del sistema, pero eso es algo que deja para que sea el lector quien decida si lo que tiene en sus manos es un juguete o si en cambio nos ha despistado, hipnotizado con el deseo, para después dejar en el aire preguntas de alta carga filosófica. No es que se pueda prescindir del envoltorio, porque Bienvenu lo muestra de manera explícita, pero quizá haya que pensar más en lo segundo analiza para analizar lo que supone B. O. Como Dios.

Aún así, lo visual es determinante. Hablamos de pornografía, dicho esto sin desprecio alguno, porque no tendría sentido hacerlo de esa manera y tampoco es cuestión de emplear tiempo en su defensa por ese lado. Lo que sí está claro es que Bienvenu muestra un despliegue rotundo de escenas sexuales, de posiciones practicables y casi imposibles, de incontables situaciones de clímax erótico con algunos preliminares y de deseo inabarcable. Es, en ese sentido, una tesis sobre sexo como hemos visto pocas en el mundo del cómic, y quizá sea ese toque de ciencia ficción lo que permite por un lado entender que esto es una utopía futurista y por otro comprender que hay reflexiones en la historia de Bienvenu que bien pueden explicar la evolución de la sexualidad femenina desde la represión hasta la libertad. Es interesante que, de alguna manera, el autor sea capaz de mezclar la sensación de cosificación que todavía acosa al género cuando es la mujer la que centra lo más explicito con esa mirada feminista que también se sostiene con los comportamientos de las mujeres de esta historia. Bienvenu, eso sí, sabe que el festín visual tiene que ser constante y no defrauda, muestra la anatomía femenina con una precisión apabullante y juega con su cuerpo como si él mismo fuera BO. La obra es muy excitante y sugerente. Y no, no hay nada de malo en que lo sea.

Les Requins Marteaux publicó originalmente B. O., comme un dieu en septiembre de 2020. No tiene contenido extra.

BO-Como-Dios-100

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Información

Esta entrada fue publicada en 6 octubre, 2021 por en Catarata, Les Requins Marteaux, Ponent Mon, Ugo Bienvenu y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 381 seguidores más

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: