CÓMIC PARA TODOS

‘Invencible’ 1, de Robert Kirkman, Cory Walker y Ryan Ottley

Editorial: ECC.

Guion: Robert Kirkman.

Dibujo: Cory Walker, Ryan Ottley.

Páginas: 320.

Precio: 33 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Abril 2021.

Puede ser un poco exagerado dar a Robert Kirkman la etiqueta de pionero en esta vertiente violenta del superhéroe que está poniendo de moda la televisión, donde triunfan The Boys o Jupiter’s Legacy, pero ahora que Invencible tiene también su adaptación, aunque sea animada y de imagen real quizá sea bueno reivindicar lo que el autor de Los muertos vivientes (aquí, reseña de su primer volumen) hizo por el género. Si nos ponemos a analizar Invencible a tenor delo que vimos en su primer año, lo que recoge este primer libro, seguramente no encontraremos demasiados elementos novedosos, entresacamos cosas del Spiderman de siempre, del Superman de toda la vida, de los grandes grupos de las editoriales dominante. Kirkman no quiere acabar con la figura del superhéroe como sí ocurría con Alan Moore, sino que nos la quiere mostrar desde esa vertiente teóricamente más realista y humana que el clásico tebeo de aventuras o ciencia ficción con personajes en mallas. Invencible, en todo caso, es mucho más que una serie de recortes más o menos afortunados, y eso es algo que se ve desde el primer número. Lo que Kirkman hace es contarnos cómo cambia la vida de un chaval, Mark Grayson, desde que obtiene poderes genéticamente heredados de su padre, procedente del planeta Viltrum. Y sí, es toda una aventura que no para de crecer.

Lo mejor de Invencible es eso, que parece que es lo mismo de siempre, o incluso una revisión más o menos cínica de lo que llevamos décadas leyendo, y de repente nos damos cuenta de que es algo completamente diferente. Puede que no en algunos de sus objetivos, porque al final se trata de mostrarnos una aventura épica sobre lo que supone ser un superhéroe, partiendo de una modélica historia de origen, pero no en su ejecución. Invencible tiene el acierto de moverse en una escala pequeña, la de Mark en su entorno familiar, en el instituto, con las inquietudes de un adolescente, pero también en el panorama más amplio. La serie contiene un mundo enorme del que en este primer volumen apenas vemos una pequeña parte, una que funciona por sí sola pero que se entiende como el comienzo de algo enorme, en la escala de sus personajes y en la del mismo universo en el que existe. Mark es la estrella, pero es imposible entender su viaje sin Atom Eve, sin Omni-Man, sin Cecil, sin todos los personajes que van desfilando por las páginas de Invencible, enmascarados o no. Y sí, es una serie violenta, quizá al principio no tanto como su revisión animada, pero es también muy aventurera, a ratos divertida, con mucha acción y un ritmo endiablado, con ideas muy locas que, de alguna manera, funcionan con una precisión tremenda.

Es ciertamente curioso que las dos series más emblemáticas de Robert Kirkman, esta y Los muertos vivientes, compartan una característica poco habitual, el cambio de dibujantes a los pocos números para que el segundo casi se convierta en quien sientan las bases visuales de un entretenimiento de primer nivel. En este caso empezamos con Cory Walker, que se ocupa d ellos siete primeros números, para pasar después al trabajo de Ryan Ottley, que coge las riendas a partir del octavo. Y lo que leemos es sobresaliente en los dos casos. Nos creemos a los superhéroes, pero también la vertiente más realista de la serie. Walker captura de una manera bastante interesante el tono ciertamente paródico del cómic de superhéroes que hay en el arranque de la serie, sin perder por ello nada de la espectacularidad que se le supone a una historia del género con tintes de ciencia ficción. Y cuando Ottley asume la serie todo está en marcha de una manera tan imparable. Cómo consiguen que el extremo colorido que hay en la obra encaje con la creciente violencia que va apoderándose de las tramas es algo digno de mención. Invencible es algo fresco, salvaje y distinto. Y da igual cuántas imitaciones, derivaciones o inspiraciones haya a partir de aquí, esta sigue teniendo un encanto tremendo y se disfruta como la primera vez que la leímos.

El volumen incluye los 13 primeros números de Invincible, publicados originalmente por Image Comics entre enero de 2003 y julio de 2004. El único contenido extra son las portadas originales de Cory Walker.

9ca688ea9e42880d8cab6d18ef4e88ae-SX1280-QL80-TTD

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Información

Esta entrada fue publicada en 3 junio, 2021 por en Cory Walker, ECC, Image, Robert Kirkman, Ryan Ottley, Skybound y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 401 suscriptores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: