CÓMIC PARA TODOS

‘Los guerreros de Dios’, de Philippe Richelle y Pierre Wachs

Editorial: Ponent Mon / Catarata.

Guion: Philippe Richelle.

Dibujo: Pierre Wachs.

Páginas: 176 / 112.

Precio: 35 / 25 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Septiembre 2019 / Marzo 2021.

Cinco álbumes, dos volúmenes integrales en la edición española, es una extensión bastante considerable para una serie histórica de esas que tanto gusta al cómic francobelga. Si empezamos nuestro repaso a Los guerreros de Dios por este aspecto es porque Philippe Richelle y Pierre Wachs consiguen que una lectura densa, con mucho texto y un inabarcable número de personajes y subtramas se mantenga con el interés necesario de principio a fin. Hay alguna irregularidad, algo lógico, pero es una historia apasionante que nos muestra la transformación de la religión desde Francia, que nos coloca en un escenario bélico y en uno palaciego, en uno de grandes señores y al mismo tiempo en otro que desciende a lo más terrenal. Es una obra muy cambiante y completa, que se configura desde un repaso histórico completísimo pero sin perder de vista que tiene que haber personajes a los que seguir. No es fácil, ojo, porque la importancia que tiene Los guerreros de Dios a nivel histórico es enorme, y no la quiere esquivar en ningún momento. Eso hace que la lectura de la obra exija cierta pausa para no perderse en una maraña de nombres, relaciones y traiciones que adquiere una complejidad alta, pero a la que Richelle y Wachs imprimen un ritmo muy alto que mantiene toda la emoción hasta el final.

Es curioso cómo acabamos moviéndonos en el terreno de la aventura histórica partiendo de una base tan contundente desde el inicio como es la erradicación de la herejía. La historia tiene un fuerte componente religioso que se deja ver sobre todo en la primera mitad de la obra, la que sirve para presentar a sus principales protagonistas. Intercala escenas que sirven para tener referentes cercanos con las de guerra o represión, dejando claro que estamos en un mundo complicado, peligroso y violento, uno en el que la tortura está bien vista para conseguir un objetivo y en el que una denuncia puede poner en peligro toda una vida. Hay en Los guerreros de Dios un componente de lucha ideológica bastante bien conseguido, tanto como el de las intrigas palaciegas o el del drama familiar. Hay en todo el conjunto, la verdad, una amalgama bastante poderosa de tramas, clase sociales y elementos que van encajando con una precisión envidiable, siendo este un trabajo complejo e inteligente. Es por ahí por donde la enorme cantidad de información que tiene la serie a todos los niveles puede ser algo abrumadora, pero el ejercicio de construcción de este mundo en el que surge el protestantismo es tan maravilloso, es un trabajo tan fino, que cualquier cambio en el ritmo que pueda afectar a la lectura pasa casi desapercibido para bien.

El dibujo de Wachs logra una enorme regularidad a lo largo de los cinco álbumes de la serie y está a la altura de todo lo bueno que estamos indicando de Los guerreros de Dios, porque la obra triunfa a todos los niveles. Hay un trabajo de diseño tremendo. Y no nos referimos solo a todos lo que se ve, escenarios, ropajes, armas y demás enseres que proceden del siempre imprescindible trabajo de documentación, sino a la manera en la que el ilustrador va creando la personalidad de todos los personajes a través de su aspecto, sean protagonistas, secundarios recurrentes o actores que apenas aparezcan una vez en la historia. Wachs aplica un nivel de detalle tremendo, y no se resiente cuando la acción se convierte en protagonista del relato. No necesita configurar grandes coreografías para que nos sintamos dentro de un combate de espada, ni tampoco enormes tácticas militares para que nos sintamos dentro de una guerra. Y todo descansa, como decíamos, en la expresividad de sus protagonistas. Muy buen trabajo el suyo para engrandecer un espléndido relato histórico en el que se puede disfrutar de muchos niveles de lectura, que funciona con el ritmo de un thriller histórico pero también como retrato de una época oscura y violenta, aspecto que tampoco rehúye para conseguir el mejor resultado posible.

Los dos volúmenes incluyen los cinco álbumes de Les guerriers de Dieu, La chasse aux hérétiques, Les pendus d’Amboise, Les martyrs de Wassy, Le tueur du roi y Le massacre de la Saint-Barthélémy, publicados originalmente por Glénat entre febrero de 2017 y agosto de 2019. El único contenido extra son las cubiertas originales de Pierre Wachs.

Los-guerreros-de-dios-1-1-1

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Información

Esta entrada fue publicada en 28 mayo, 2021 por en Catarata, Glénat, Philippe Richelle, Pierre Wachs, Ponent Mon y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 375 seguidores más

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: