CÓMIC PARA TODOS

‘Mascotas’, de Jiro Taniguchi

Editorial: Ponent Mon / Catarata.

Guión: Jiro Taniguchi.

Dibujo: Jiro Taniguchi.

Páginas: 164.

Precio: 18 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Octubre 2020.

Es curiosa, muy curiosa, la narración que nos deja Jiro Taniguchi en Mascotas. Casi podríamos decir que hasta el quinto episodio, el último de los que incluye en este libro, el único inédito, no hay una verdadera historia que contar, sino un retrato de lo más cotidiano y hasta mundano. Y sin embargo logra eso que parece tan imposible de conectar con el lector. Será la fuerza que tienen las mascotas del título, esos animales de compañía que se ganan el cariño de sus dueños y en este caso de los lectores. Y ojo, que la labor no es nada sencilla porque no empieza siendo precisamente una historia alegre. El primer episodio, de hecho, es triste y dura, muestra el sufrimiento de un perro de avanzada edad y de la desesperación de sus dueños por no saber cómo ayudar a que viva sin dolor sus últimos días. La elección de ese pasaje es muy significativa, porque el mensaje es obvio. Se trata de entender la importancia que tienen los animales de compañía en nuestro día a día, incluso aunque sus peores momentos sean terribles, y cómo no podemos resistirnos a continuar esa tradición aunque lo hayamos pasado francamente mal con ellos. Si se mira detenidamente, en Mascotas hay más momentos de drama que de comedia, y ese drama, además, es de mucha intensidad. Pero el conjunto es tan realista y humano que no es fácil dejar de leerlo.

Taniguchi juega la baza de lo cotidiano, de lo cercano, de lo cálido, pero también de lo que nos habla en el título. Hay un salto, evidente aunque natural, de los cuatro primeros segmentos al último. En el grueso de la obra, el autor describe a la pareja cuyos pasos seguimos sin artificiosidad y sin demasiados detalles sobre su vida. Son protagonistas en tanto dueños de los animales, y a través de ellos es como vamos recibiendo pinceladas de sus vidas, pequeños detalles solo para entender la conexión emocional con su perro o con los gatos que después llegan a su hogar. Hasta la cuarta entrega no nos da Taniguchi una visión más amplia de su vida familiar. Y es ahí donde arranca el factor más humano de Mascotas, el que definitivamente explota en el segmento final, uno que cambia el protagonismo pero que aporta mucho sentido al conjunto. Sorprende la sencillez con la que nos guía el libro, una que en los tres primeros segmentos es un retrato de gran intensidad emocional, una que surge de lo cotidiano. Luego hay algo más de complicidad humana, más trabajo de contexto. Es como si Taniguchi hubiera decidido ir complicando algo más el escenario para que al salir del libro tengamos la sensación de haber recibido más información de la que daba la sensación de haber obtenido al principio. Y eso es como las propias mascotas del título, un cariño de autor que casi damos por sentado.

La misma calidez de la historia se refleja de una manera muy natural y fluida en el dibujo. En Mascotas se trata de que se sienta cariño por quienes salen en la obra, perros, gatos y personas, y el trazo de Taniguchi tiene un valor tremendo para conseguir ese objetivo, con un palpable amor por el detalle pero sin necesidad de cargar demasiado ninguna página. Tiene hasta gracia la forma en la que consigue que nos encariñemos de todos los protagonistas, porque lo hace a través de la vejez de un perro, de la fealdad que sus nuevos amos vean en la gata o incluso a través de la rebeldía de la casi adolescente sobrina que vemos en el cuarto episodio. En el quinto se suelta definitivamente, y añade un escenario de guerra, que no necesariamente de frente, que habla maravillas de lo bien que dibuja Taniguchi, pero cuando llegamos a ese punto ya nos ha ganado con lo cotidiano. Mascotas es un manga que hasta podríamos calificar de extraño por la forma en la que nace, por cómo arranca y se desarrolla en sus primeras páginas, por sus pretensiones de llegarnos al corazón antes que a la cabeza y porque nos habla de un autor versátil que sabe convencer desde lo más cercano y aparentemente sencillo hasta lo más complejo, que es lo que le permite dar un cierre espléndido a este viaje vital que nos propone.

El libro contiene historias originales publicadas en Big Comic entre junio de 1991 y abril de 2009, recopiladas por Shogakukan en 2019. El único contenido extra son unos textos finales de Jiro Taniguchi.

Mascotas-tripa-59-copia

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Información

Esta entrada fue publicada en 23 diciembre, 2020 por en Catarata, Jiro Taniguchi, Ponent Mon, Shogakukan y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 362 seguidores más

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: