CÓMIC PARA TODOS

‘El hermano de Göring’, de Arnaud Le Gouëfflec y Steven Lejeune

Editorial: Ponet Mon / Catarata.

Guión: Arnaud Le Gouëfflec.

Dibujo: Steven Lejeune.

Páginas: 248.

Precio: 24 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Noviembre 2020.

El nombre de Hermann Göring puede resultarle familiar a quienes hayan estudiado el régimen nazi en profundidad, por ser un líder militar que ocupó una posición importante en el partido y en el Gobierno de Adolf Hitler. Pero esta no es la historia de Hermann Göring, como deja bien claro el título de la obra, sino la de Albert. El hermano de Göring no es una historia de opresión, sino una de salvación. Y es una de esas historias que parece mentira que no se hayan contado ya, o que no se haya hecho con este nivel de detalle. Porque ese es el gran acierto del trabajo de Arnaud Le Gouëfflec escribiendo y también el de Steven Lejeune dibujando, el detalle. El hermano de Göring es un trabajo minucioso que se va haciendo más y más apasionante a medida que vamos pasando las páginas de este integral, que recorre los dos álbumes que conforman este díptico. Los recortes que se van haciendo de la vida de Albert y de su respuesta al nazismo son formidables. Es un salto contino hacia atrás para rememorar episodios concretos mientras el protagonista declara ante las autoridades aliadas, que, por ser hermana de quien lo es, le consideran también parte de la maquinaria totalitaria ya derrotada. Decíamos que es una historia de salvación, pero también una de desesperación. No de un protagonista que no desfallece porque tiene la verdad de su lado, pero sí la del lector.

Le Gouëfflec logra que a este lado de la página nos sintamos tan en peligro como lo está Albert. Y la desesperación nace porque nadie le cree, pero también por saber que su vida está amenazada en cada uno de sus movimientos. Albert utiliza la figura de su hermano para escudarse en su autoimpuesta labor de combatir las injusticias contra los judíos al nivel que le sea posible, y para ello sacrifica al mismo tiempo esa relación con su hermano, quien de una manera infantilmente ingenua cree que todo queda resuelto mientras no se hable de política. El hermano de Göring invita a descubrir esa coraza que los más grandes villanos de la historia parecen imponerse, la de cerrar los ojos o quitar valor a ciertas acciones, quizá como mecanismo para que el horror no inunde sus almas. Y eso está muy bien descrito en el libro, tanto como la determinación de Albert, un hombre justo y valiente que no duda en poner sobre la mesa su propia vida con tal de que la verdad prevalezca. Al mismo tiempo, Le Gouëfflec realiza un retrato muy interesante no solo del régimen nazi, que es algo que ya hemos visto, sino de la compleja justicia que se impartió tras el final de la Segunda Guerra Mundial, a veces supeditada a juicios personales no demasiado objetivos o a casualidades que puedan corroborar una versión concreta. Y eso es aterrador.

Le Jeune apuesta por un dibujo minucioso y realista, una ayuda bastante solvente para que nos sintamos en medio de la historia que nos están contando. El detalle del que hablábamos antes como seña esencial de este cómic se manifiesta en el dibujo de Le Jeune en los dos aspectos fundamentales que una obra histórica parece obligada a cubrir. Por un lado, se nota un ingente trabajo de documentación para que no haya nada fuera de lugar, para que todos los escenarios, decoraciones, vestuario y demás elementos nos transporten a mediados de los años 40 de una manera inmediata. Hay un éxito rotundo en esa parte del trabajo que obedece a un intenso trabajo previo que hay que reconocer y agradecer. Por otro lado, los personajes son fundamentales para que la historia funcione, y en ese sentido destaca la expresividad que tienen los protagonistas, incluso aunque no sea el medio fundamental por el que el ilustrador está transmitiendo el mensaje. Hay una simbiosis francamente notable entre todos los elementos que conforman la viñeta para que la historia esté por encima de todo. El hermano de Göring conjuga todo lo que se necesita en un relato de esta naturaleza, funciona a nivel histórico y a nivel humano, tiene un acabado más que solvente y añade originalidad al tema probablemente más manido de la narrativa contemporánea.

El libro incluye los dos álbumes de Le frére de Göring, L’ogre et le chevalier y Le chasseur et son sombre, publicados originalmente por Glénat en octubre de 2018 y mayo de 2019. No tiene contenido extra.

El-hermano-de-Goring-5

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Información

Esta entrada fue publicada en 7 diciembre, 2020 por en Arnaud Le Gouëfflec, Catarata, Glénat, Ponent Mon, Steven Lejeune y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 371 seguidores más

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: