CÓMIC PARA TODOS

‘Garoden’, de Jiro Taniguchi

Editorial: Ponent Mon / Catarata.

Guión: Jiro Taniguchi.

Dibujo: Jiro Taniguchi.

Páginas: 288.

Precio: 22 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Octubre 2020.

La de Garoden es una historia curiosa. Es sencillísima, pero a Jiro Taniguchi le da para llevarla hasta las casi 300 páginas. Su adaptación de la novela de Baku Yumemakura es, como la original, una historia de lucha y de venganza dentro de ese mundo. Una derrota en combate que lleva a un luchador a perseguir la revancha, y da igual que sea con normas deportivas o sin ellas. Y aunque pueda parecerlo por la sinopsis, no es una historia agresiva. Es una obsesión, desde luego, y eso es algo que siempre tiene un componente peligroso, y es cierto que Taniguchi se las arregla para mostrarnos el lado más negativa de la lucha profesional, pero consigue que nos sintamos cercanos al protagonista, que al final es de lo que se trata. A partir de ahí, lo que nos ofrece el autor es un festival de artes marciales como pocas veces se han visto, con explicaciones y un sentido del combate que no es demasiado habitual, que se toma su tiempo para que no nos perdamos absolutamente nada y que está dispuesto a aflojar el ritmo, de ahí que se alargue la extensión del manga, para que las escenas de lucha luzcan de una manera brillante, y siempre manteniendo el estilo personal de Taniguchi, que no abandona en ningún momento y que se convierta en una de las razones por las que Garoden es un relato apasionante.

Es curioso cómo el autor deja que la historia se contagie del halo de misterio y hasta de cierta melancolía que tiene el protagonista, del que vamos averiguando detalles poco a poco, como enriqueciendo ese pasado que resulta tan sencillo como la misma venganza que persigue. Esa sencillez, no obstante, es más que suficiente para sustentar el relato, uno que es muy personalista en todos los sentidos. Y eso sucede por la fuerza del personaje protagonista y por mucho que el autor, siguiendo la novela original, se esfuerce en introducir una serie de personajes secundarios que tienen que reforzar el núcleo de la historia. A partir de ahí, Garoden es una auténtica carta de amor a la lucha. Lo es por la historia y lo es por la ejecución, por el tiempo y el cariño con el que Taniguchi se detiene en cada una de las peleas, que acaban siendo tan importantes en su desarrollo que definen con mucha precisión a protagonista y a antagonista. Se agradece que no haya muchas complicaciones innecesarias o añadidos al relato que puedan desviar la atención, solo lo necesario para conocer el presente de los personajes, que hablan por sí solos y no necesitan complementos artificiales. No hay un mentor, no hay un interés romántico, aunque sí haya escenas de aprendizaje o de sexo, porque forman parte de la naturaleza de Bunshichi Tanba, que así se llama el luchador.

Lo que resulta evidente, y más tras puntualizar la importancia de los combates en el desarrollo de Garoden, es que lo visual se convierte en fundamental para entender este manga. Las peleas son largas pero no se siente que ralenticen un ritmo realista, solo lo suficiente para que narrativamente cada llave, cada golpe, cada protección y cada movimiento tenga su importancia. Y eso es fundamental en la obra, porque se trata de conocer a Tanba a través de lo que es capaz de hacer en un ring, sea uno profesional o sea la calle el escenario en el que se desarrollan los combates. Visualmente es una delicia comprobar la forma en la que Taniguchi es capaz de meternos de lleno en cada una de las peleas, mirando ansiosamente el paso de las viñetas, sabiendo que estamos asistiendo a largos momentos climáticos que tienen importancia de principio a fin. Y es tan complejo el dinamismo que imprime a estas escenas que no solo es el principal argumento para la lectura sino un motivo adicional para volver atrás y repasar nuevamente todo lo acontecido, porque seguro que hay nuevos detalles que descubrir. Garoden es, de esta manera, un espléndido manga de lucha y un buen retrato de un hombre que centra toda su vida en el combate en general y en esta revancha que busca en particular.

Papier publicó originalmente Garoden en 1990. El único contenido extra es una entrevista a Keisuke Itagaki.

Garoden-5

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Información

Esta entrada fue publicada en 23 noviembre, 2020 por en Catarata, Jiro Taniguchi, Ponent Mon y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 362 seguidores más

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: