CÓMIC PARA TODOS

‘Subterráneos’, de Romain Baudy

Editorial: Ponent Mon / Catarata.

Guión: Romain Baudy.

Dibujo: Romain Baudy.

Páginas: 144.

Precio: 32 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Junio 2020.

Saber hasta dónde se puede desgranar la trama de una obra de ficción, qué se puede analizar y qué no para no arruinar la experiencia de cada uno de los lectores que se asomen al cómic, es una tarea complicada para el crítico, y títulos como Subterráneos lo confirman. ¿Por qué? Muy sencillo, porque mezcla elementos muy diferentes, procedentes incluso de géneros casi contrapuestos, y la manera en las que fusiona dichos elementos, casi con un cambio radical a mitad de lectura, obliga a ser prudente en cada palabra que digamos. Lo que vemos en la cubierta del libro, eso sí, actúa con facilidad como límite para hablar de la propuesta de Romain Baudy, dejando claro desde el principio que todo el riesgo que tiene no merma en nada un muy buen resultado final. Subterráneos arranca como una obra de corte social, en la que un grupo de mineros vive en régimen de sobreexplotación y de miedo a perder el puesto de trabajo. Y poco a poco vamos viendo que Baudy tiene planes mucho más complejos, comprobamos que no solo hay una denuncia sino también un sentido de la aventura muy marcado, y que hay en estas páginas muchos más elementos de los que podría dar la sensación al principio, incluso con el descubrimiento de ese robot que vemos en la cubierta del libro y que, de hecho, tardamos un tiempo en ver en el interior.

Es obvio que Subterráneos quiere basarse en una acertada metáfora en los dos mundos que muestra, y que funciona francamente bien, mucho mejor de lo que podría parecer a priori, y que llega a ese punto bebiendo sin reparos del imaginario sobre todo de H. G. Wells, pero también en algunos momentos del de Julio Verne. Esa vocación clásica es lo que hace que el salto funcione muy bien desde esa premisa social con la que arrancamos desde las minas francesas de los años 30 del siglo XX, cuando la tecnología empezaba a introducirse en un mundo laboral tan exigente como el minero. Las protestas de espíritu sindical se llevan el protagonismo de prácticamente la primera mitad del libro… y hasta ahí podemos entrar en esta crítica. Lo que viene después, como decimos, tiene un toque más aventurero que reivindicativo, pero Baudy no deja que su cómic lo formen dos mitades inconexas, ni mucho menos. Subterráneos funciona muy bien en esa casi inmediata transición, en las fases en las que uno de sus dos mundos y en el conjunto de la obra. Puede que no haya elementos realmente nuevos en el conjunto, pero Baudy no trata de inventar sino de conjuntar con la suficiente habilidad como para dejarnos una obra muy entretenida y con un fondo bastante notable.

Su dibujo, además, acompaña de una manera muy natural la propuesta en todos sus niveles. Baudy mete al lector de lleno en todos los escenarios a los que se asoma, al nivel de superficie y en el interior de la mina, pero también con toques realistas y otros procedentes del género. Todo es natural, y ese es el gran mérito que tiene Subterráneos, que no importa en que estadio de su historia estemos porque no dejamos de creérnosla. Baudy encuentra además un elemento definitivo en su trabajo, que es la luz que da a cada secuencia mediante el uso del color y de las sombras, y que acaba por dar un sobresaliente al cómic en su apartado visual. Eso resulta especialmente necesario cuando nos adentramos en la mina, donde es necesario sentir lo opresivo del entorno pero también ver con claridad lo que está sucediendo. Insistimos, no hay nada rompedor o que cambie las normas del juego, ni siquiera lo que vemos en la cubierta o lo que descubrimos en el interior, pero cada uno de los elementos funciona de manera individual y en el conjunto. El de Baudy es un muy buen tebeo, que hace virtud de su cambio de rumbo porque no se olvida de dónde viene ni lo que en realidad está contando, y eso le da una muy buena conclusión a sus tramas y también, por supuesto, a las metáforas con las que construye su universo de ficción.

Casterman publicó originalmente Souterrains en julio de 2017. No tiene contenido extra.

SUBTERRANEOS-tripa-43-copia

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Información

Esta entrada fue publicada en 7 septiembre, 2020 por en Casterman, Catarata, Ponent Mon y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 359 seguidores más

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: