CÓMIC PARA TODOS

‘Convictos’, de Pat Perna y Florence Fantini

Editorial: Ponent Mon / Catarata.

Guion: Pat Perna.

Dibujo: Florence Fantini.

Páginas: 120.

Precio: 22 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Mayo 2020.

Si hay que destaca en Convictos es que desde el primer momento se tiene la sensación de que estamos ante una de esas historias grandes, trascendentes y muy desconocidas en general. El escenario, al menos el principal, es la colonia penal de la Guayana Francesa, y de lo que se trata es de descubrir los sucesos reales que ayudaron a que la opinión pública conociera las deleznables condiciones en las que se encontraban los presos en ese recinto, rodeados de una naturaleza salvaje y asesina y obligados a caer en las peores prácticas humanas para tratar de sobrevivir. La historia, efectivamente, es grande, y si hay algo que se le puedes escapar ligeramente a Pat Perna es precisamente su escala. Quiere tocar tantos elementos que no en todos logra la misma impresión, y eso puede dar una sensación de cierta irregularidad que, siendo justicia, no se merece el tebeo, que llega a tener momentos sobresalientes en los dos álbumes que componen la obra y que Florence Fantini dibuja con un extraordinario sentido del gusto, desde un blanco y negro contundente y ominoso, que funciona sobre todo para potenciar los aspectos más siniestro de la historia. Es una historia real, y eso le da un componente de denuncia que no solo no pasa de moda sino que se suma con fuerza a los gritos en pro de los derechos humanos que todavía hoy siguen siendo necesarios.

Ese tono es, precisamente, lo mejor del trabajo de Perna. La manera en la que mueve sus fichas, un periodista, un convicto modélico y condenado falsamente, e incluso al alcaide de la prisión, abre la puerta a la sensación de estar viviendo en el centro de una injusticia. Podríamos preguntarnos cómo habría sido Convictos de haber seguido una estructura más cronológica, o de haberse centrado más en el propio presidio, que pierde protagonismo cuando se lanza a los flashbacks que explica la presencia en la prisión de Eugène Dieudonné. En el primero de los álbumes, de hecho, eso distrae ligeramente de lo que se intuye que es el argumento central de la historia, aunque se entiendo todo mucho mejor cuando Perna completa el díptico, porque en la segunda parte aumenta la ambición del cuadro que quiere mostrar, que va mucho más allá de la propia prisión. Quizá por todo lo que estamos indicando se pueda pensar, y con razón, que Convictos es una obra que impacta mucho y bien en una primera lectura pero que deja un poso mucho más profundo después de una segunda aproximación. Y es que tiene muchos detalles y una reconstrucción temporal que se pueden apreciar mucho más sabiendo más detalles sobre lo que estamos leyendo. En todo caso, tiene una impronta de importancia bastante palpable y una narración más que notable.

La labor en ese sentido de Fantini es casi perfecta. La ambientación que le da al cómic desde sus tintas oscuras es brillante. La colonia penal y todo el entorno selvático que rodea el centro luce ominoso, peligroso y misterioso, es un sitio en el que se entiende que la vida de los protagonistas está siempre en juego incluso sin leer la espléndida narración inicial de Perna. Y la manera en que las sombras acechan sobre los rostros de los protagonistas es un detalle más para que nos demos cuenta de la profunda carga moral que tiene la historia, además en escenarios muy distintos entre sí. Fantini, de hecho, enriquece mucho la obra desde esa diversidad, porque se ajusta a conversaciones de todo tipo con una brillantez formal y narrativa muy elogiable. Pocas veces se valora el blanco y negro por lo cambiante que puede ser, solo por la elección previa, y Fantini demuestra en Convictos que es todo un arte decidir cuánto blanco y cuánto negro tiene que haber en cada escena para que tenga un sentido dentro de la historia que se está contando. Esta, desde luego, merece mucho la pena. Por el fondo, porque nos devuelve la fe en la resistencia humana y en la denuncia periodística, y por la forma, porque sus páginas cuentan con muchos elementos para hacer disfrutar desde el sufrimiento a todo aquel que se asome a su relato.

El volumen incluye los dos álbumes de Forçats, Dans l’enfer du bagne y Le prix de la liberté, publicados originalmente por Les Arènes en junio de 2016 y abril de 2017. No tiene contenido extra.

Convictos-inside-pages-CYAN-F-11-copia

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Información

Esta entrada fue publicada en 20 julio, 2020 por en Catarata, Florence Fantini, Les Arènes, Pat Perna, Ponent Mon y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 352 seguidores más

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: