CÓMIC PARA TODOS

Cine – ‘Daniel el travieso’, de Nick Castle

Título original: Dennis the Menace.

Director: Nick Castle.

Reparto: Mason Gamble, Walter Matthau, Joan Plowright, Christopher Lloyd, Lea Thompson, Robert Stanton, Amy Sakasitz, Kellen Hathaway, Paul Winfield.

Guión: John Hughes.

Música: Jerry Goldsmith.

Duración: 96 minutos.

Distribuidora: Warner.

Estreno: 25 de junio de 1993 (Estados Unidos), 6 de agosto de 1993 (España).

Cuando los años 90 trajeron un boom en las adaptaciones de cómic, y vetados por cuestiones presupuestarias y de efectos especiales los títulos y personajes más fantasiosos de a industria americana, el foco se puso en otro tipo de personajes. Esta es solo una parte del contexto en el que nace la película de Daniel el travieso, una tira cómica de los años 50 creada por Hank Ketcham y que recuperó cierta popularidad en los años 80 por una serie de dibujos animados.  La otra parte de las razones por las que nace este film es Solo en casa, estrenada en 1990. La fórmula de John Hughes, heredera de sus comedias gamberras de los años 80 pero buscando otro público, caló tan hondo que durante los años siguientes proliferaron en el cine las películas con niños poco atentos a las normas y sus trifulcas con los adultos que les rodean. Daniel el travieso era una franquicia perfecta para que Hughes tuviera un nuevo juguete, aunque se conformara con escribir el guion y dejara la labor de dirección a un siempre ecléctico y sorprendente Nick Castle, que tan pronto escribía el delirio de ciencia ficción de John Carpenter de 1997: Rescate en Nueva York o hacía el argumento del Hook de Steven Spielberg como dirigía comedias como esta o Mayor Payne. Todo este batiburrillo se apodera de una película que, en general, prescinde bastante del material de referencia.

No es Daniel el travieso el guion más lúcido de Hughes, incluso aunque obviemos las enormes libertades que se toma con respecto a la tira cómica originaria de su personaje empezando por el salto temporal al presente, lo que le quita el desparpajo original, porque en el fondo es un más de lo mismo. ¿Habéis visto solo en casa? Pues casi lo mismo a todos los niveles. Los mismos chistes visuales, las mismas caídas y golpes, el mismo tono de niño irritante que se nos obliga a entender como gracioso, el mismo tipo de villano que aquí en realidad tiene muy poca razón de ser y que ni Christopher Lloyd parece tomarse en serio como si hacían Joe Pesci y Daniel Stern en Solo en casa. ¿Y qué nos queda? Pues lo único que se sale de la norma, el señor Wilson que incorpora Walter Matthau. Es evidente que no estamos ante una película a la altura del genio cómico de uno de los actores a los que Billy Wilder llevó a la cima de su carrera, incluso que puede dar cierta pena verle desenvolviéndose en un humor pensado para satisfacer únicamente a un público infantil, muy infantil, pero también que su presencia da el caché que se buscaba con la aparición de actores clásicos en este tipo de películas. Hollywood no perdona la edad, eso es obvio, y de algo tenían que comer quienes firmaron grandes comedias en el cine de los 60 y 70.

Ese humor infantil del que hablábamos es la única excusa real de Daniel el travieso. Solo funciona, y de una manera bastante limitada, como acumulación de gags, y no hay ningún interés real ni una conexión fluida entre las tramas de ese ladrón que acecha la vida de Daniel, en los intentos del señor Wilson de convertirse en una estrella de las flores o incluso en la trama de los padres del pequeño y sus luchas laborales, que solo parecen tener la gracia que buscan en la escena que acompaña los tíulos de crédito, por muy tarde que llegue para rescatar una película bastante olvidable y que solo permanece en la memoria por la nostalgia que pueda producir el recuerdo del momento en el que se vio, siempre y cuando ese fuera a lo largo de una infancia mucho menos exigente. Daniel el travieso es una demostración de fórmula no solo agotada sino también mucho mejor exprimida, que aunque tiene sus momentos graciosos no sabe mantenerse como conjunto ni tampoco honrar al material de referencia. Como película y como adaptación solo se la puede calificar como fallida. Ni siquiera los diálogos entre niños parecen tener la espontaneidad que requieren, aunque el niño elegido, Mason Gamble, sí consiga hacernos creer que es ese muchacho trasto por naturaleza que no puede evitar ser así.

MV5-BZm-Fi-N2-Nj-OWQt-Mm-Ux-NC00-OWQ4-LTg2-N2-Mt-Mj-Zh-ZDdk-YTU3-NTYw-Xk-Ey-Xk-Fqc-Gde-QXVy-Mj-Uy-NDk2-ODc-V1

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Información

Esta entrada fue publicada en 5 junio, 2020 por en Cine, Warner y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 347 seguidores más

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: