CÓMIC PARA TODOS

‘Pieles rojas’, de Paolo Eleuteri Serpieri

Editorial: Ponent Mon.

Guión: Paolo Eleuteri Serpieri.

Dibujo: Paolo Eleuteri Serpieri.

Páginas: 124.

Precio: 22 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Diciembre 2019.

A veces resulta que un género a priori localista a más no poder encuentre versiones espléndidas en autores que nada tienen que ver con esa tradición. Eso ha pasado mucho en el western, género puramente americano, y el cómic europeo. No hay que insistir en el ejemplo del Blueberry deJean-Michael Charlier y Jean Giraud (aquí, reseña de su primer volumen), hay ejemplos notables, y Paolo Eleuteri Serpieri nos brinda otro más en Pieles rojas. Son varios los recopilatorios de historias del oeste de este minucioso autor, al que muchos conocieran por su ciencia ficción erótica en Druuna (aquí, reseña de su primer volumen), por lo que en realidad no es ninguna sorpresa que en las páginas de este volumen veamos ejemplos de western puro, escritos y dibujados con amor por la época y con un detalle sobresaliente. Como el título del libro apunta, estos son relatos centrados en los indios, pero no en los indios como los malos de la película, como solía suceder en el cine de Hollywood, sino como parte integral de un escenario en el que tenían más derecho a moverse que nadie, como los legítimos de las tierras que la modernidad les arrebató. En estas páginas vemos ocho historias cortas que, grosso modo, permiten trazar un retrato bastante claro de la cultura india en casi todas sus manifestaciones sociales y en su relación con el hombre blanco.

Esto último es, de hecho, lo que define Pieles rojas. Siempre les vemos en relación al hombre blanco, incluso en historias más o menos centradas en la cultura india como Bastón que truena, la que abre el libro y probablemente la mejor de esta antología, porque habla de cómo el descubrimiento de las armas de fuego les incorpora a un mundo de violencia que no conocían. Hermano Piel Roja es, probablemente, el más atrevido de todos, en cuanto acaba narrando una historia de amor mestizo y la violencia que se desencadena a su alrededor. Detalles violentos, de hecho, hay muchos en estas historias, pero hay que insistir en que no es una violencia desprovista de grises. No hay un bando bueno, civilizado, y otro malo, anclado en tradiciones indias. Lo que se ve en este libro es una relación complicada y en la que representantes de ambas partes quieren sacar partido de su relación con los demás, sean indios u hombres blancos. Y aunque hay admiración hacia la cultura india, se nota, muchos de los relatos, por no decir todos, se enmarcan en su decadencia, ya contaminada por los colonos y, sobre todo, por maleantes que se aprovechan de los indios. Ese salto se ve con nitidez en El bisonte, que rinde un sincero homenaje a la caza noble y artesanal de dichos animales, sus preparativos y su ejecución, y acaba en el disparo de las armas de fuego del hombre blanco.

Con todos lo que ya se ha mencionado, es fácil suponer que Serpieri tiene un amplio abanico de elementos que retratar en estos relatos, y en poco más de un centenar de páginas realiza un muestrario tremendamente completo de lo que supone el salvaje oeste. Estamos hablando de un dibujante minucioso, que disfruta con ilustraciones elaboradas y con tanto detalle que se puede ver con facilidad el enorme trabajo que tiene cada una de esas páginas. Serpieri domina el cuerpo humano, en quietud y en movimiento, y si la ciencia ficción no tenía misterios para él, tampoco lo tiene el Western, tanto por los escenarios naturales en los que radica las historias, bellísimos y propios de cualquier película de John Ford, hasta el enorme trabajo de documentación que le permite llevar a sus viñetas ropas, armas, animales y todo aquello que formaba parte de la vida de los indios. Visualmente es un libro tremendo, disfrutable desde la primera hasta la última página, con un dominio excelso de las tintas del blanco y negro y con un espléndido trabajo para llevar esas características a las propias del género que trata. Desde luego, cualquier amante del western tiene en Pieles rojas una ocasión espléndida de revivir todo aquello que hace de este un género muy especial, aunque por desgracia haya quedado algo atrás en el tiempo.

El volumen incluye historias publicadas en Lanciostory, Skorpio y L’Eternauta entre septiembre 1977 y enero de 1984. El único contenido extra es una introducción de José E. Martínez.

Pieles-rojas-inside-pages-CYAN-46-copia

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Información

Esta entrada fue publicada en 23 abril, 2020 por en Paolo Eleuteri Serpieri, Ponent Mon y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 352 seguidores más

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: