CÓMIC PARA TODOS

‘Charlotte Salomon. Los colores del alma’, de Ilaria Ferramosca y Gian Marco de Francisco

Editorial: Ponent Mon.

Guion: Ilaria Ferramosca.

Dibujo: Gian Marco de Francisco.

Páginas: 128.

Precio: 20 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Noviembre 2019.

La frase publicitaria de la contraportada de Charlotte Salomon. Los colores del alma, “una joven pintura de origen judío en la Alemania nazi” es suficiente como para que el tebeo de Ilaria Ferramosca y Gian Marco de Francisco llame efectivamente la atención, incluso sin necesidad de conocer de manera previa la obra de la artista a la que seguimos en esta historia de corte biográfico. Y cuando uno sale de las páginas del cómic, el mérito que tiene este es que hay un sincero deseo de saber más. Su vida queda expuesta, y su obra apuntada con el formidable estilo visual de De Francisco, que convierte estas páginas en una obra de arte deudora del trabajo de Salomon pero con una agradable sensación de estilo propio y de un manejo del tiempo muy especial. Es, quizá, un trabajo que narrativamente esté algo preso de los límites de la biografía como forma de afrontar una historia, pero que compensa con creces esa característica con sus magníficos hallazgos en el dibujo, que es al final lo que genera una ambientación propia y muy atractiva. Hay más colores que alma, por seguir la metáfora del título, y eso puede llevar a pensar en que hay mucho más sobre Salomon fuera del cómic a quien esté buscando el conflicto de una artista en un tiempo y un lugar en el que las libertades estaban tan coartadas.

Lo que no se puede negar es que Ferramosca cubre el viaje de su protagonista con un esfuerzo documental sobresaliente, uno que además se no limita a edificar acumulando datos, lo que habría provocado cierta rutina narrativa. Lo que busca, y consigue, es dar una dimensión real a un personaje que vemos sobre el papel, para hacer que nos sintamos dentro de su vida. Lo logra gracias a que el tebeo siempre desborda sinceridad y a que sabe jugar con las elipsis para que no tengamos la sensación de que pueda faltarnos información entre secuencias. Ferramosca tiene la habilidad de sortear todas las dificultades que pueden surgir del hecho de partir de un escenario tan trillado como la Alemania nazi, y convence más por la historia de Charlotte que por esa misma base, a pesar de que sea inevitable pensar que es eso lo que sumará más lectores a este cómic. El guion, de hecho, apuesta mucho más por la vida de su protagonista que por las circunstancias en las que se desarrolla, y eso se agradece, porque al menos, con las carencias o puntos débiles que pueda tener, no busca sacar parido de forma artificial de unos méritos que no le corresponden. Por eso la figura de Salomon sale reforzada ante el lector y por eso el cómic genera el honesto deseo de saber más sobre ella y sobre su trayectoria artística.

Arte, además, hay en el dibujo de De Francisco. Como hemos dicho, su trabajo es el gran argumento de Charlotte Salomon, el cómic, y ahí sí hay un auténtico equilibrio entre color y alma. Sus acuarelas son la mejor forma de poner en valor la expresividad que tienen sus personajes y también su lenguaje corporal, los fondos están a la altura, y también lo mejor que ofrece De Francisco, el maravilloso uso del movimiento secuencial que articula en algunos momentos para conectar con la obra pictórica de Salomon y, a la vez, romper la rutina de la viñeta estática, algo que de todos modos no se siente nunca en as dibujos. Su composición de página es fluida y acoge con naturalidad los flashbacks al pasado y también la expresión de las elipsis y los recuerdos. Y a pesar de que elude conscientemente un nivel alto de detalle en sus fondos, parte también de un estilo que funciona francamente bien, resulta también inevitable tener una intensa sensación de realismo con ellos. No es fácil lo que consigue De Francisco, pero tiene un estilo tan magnífico que la conexión con sus ilustraciones es inmediata. Charlotte Salomon de convierte de esta manera en una biografía agradecida, que logra mantener el interés incluso sin referencias previas de su protagonista y que, como hemos dicho, destaca por una belleza visual sobresaliente.

Becco Giallo publicó Charlotte Salomon. I Colori dell’anima en enero de 2019. El contenido extra lo forman una introducción de Claudia Bourdin, unas notas finales de Ilaria Ferramosca y un portafolio de bocetos de Gian Marco de Francisco.

Charlotte-Salomon-inside-pages-CYAN-96-copia

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 352 seguidores más

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: