CÓMIC PARA TODOS

‘El último cómic de la historia’, de Manuel Álvarez

Editorial: Fandogamia.

Guion: Manuel Álvarez.

Dibujo: Manuel Álvarez.

Páginas: 112.

Precio: 12 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Diciembre 2019.

Podemos pasarnos horas pensando qué demonios es El último cómic de la historia, si hay un nexo que una todas estas páginas o cómo conectamos con un autor de humor tan particular, pero en realidad la mejor definición nos la de Manuel Álvarez en la portada del libro. “Voy a posar así hasta que se me ocurra una portada”, dice el personajillo que nos presenta esta antología de locuras improvisadas hasta el extremo, ocurrencias que se nota nacen de un momento de lucidez cómica y que forman un libro como podrían estar en las páginas de una revista como El Jueves, con la que colabora, o en un webcómic semanal. Lo de Álvarez son nutrientes episódicos, pinceladas que buscan la carcajada desde el absurdo y que juega con referentes culturales de todo tipo para pinchar sin medida a los creadores de los personajes originales que parodia, satírica y hasta destroza. Lo divertido es que sus viñetas tienen una lógica tan ilógica como aplastante si se piensa, y ahí reside normalmente el atractivo de su propuesta. Es un humor cargado de cinismo, pero tambien de imaginación, que se salta todos los límites de las convenciones sociales y que sabiendo que tiene referentes obvios, algo evidente si vemos que el prólogo lo forma Rubén Fdez y el epílogo Albert Monteys, pero que evita la copia como forma de vida.

¿Y de qué vive entonces? De las ocurrencias, de las que le vienen a la mente procedentes de la vida diaria y también de un amplio bagaje cultural que excede las modas. No olvidemos que estamos ante un artista veinteañero, y aún así parte de sus referentes escapan de su esfera generacional, incluyendo los chistes sobre los viejos comics de terror de mediados del siglo XX. En línea con todo lo expuesto, el dibujo de Álvarez es de los que busca una comprensión cómica instantánea, casi sin necesidad de asomarse a los textos, y de hecho el autor busca con frecuencia al efecto chistoso del silencio, aspirando a una complicidad directa con el lector. Esta es directamente proporcional a la conexión que cada uno tenga con su humor, y eso es algo que Álvarez propicia desde la promesa viñeta, incluso desde la que le sirve de presentación a los objetivos del libro. Sólo Álvarez sabe por qué este es El último cómic de la historia, pero hay que reconocerle que hasta su mismo título se convierte en una broma con la que lidiar en una contienda de humor de la que sale tan vencedor el lector que acepte las reglas de su contenido como el propio autor. Sea en una lectura de corrido o saltando de manera aleatoria entre sus páginas, el libro consigue sus objetivos con cierta facilidad y hace reír a aquellos que no tengan miedo a burlarse de casi todo.

El contenido extra lo forman sendos prólogos de Miguel Noguera y Rubén Fdez. y un epílogo de Albert Monteys.

el-ultimo-comic-de-la-historia-1

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Información

Esta entrada fue publicada en 3 marzo, 2020 por en Fandogamia, Manuel Álvarez y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 356 seguidores más

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: