CÓMIC PARA TODOS

‘¡Invasión!’, de Keith Giffen, Bill Mantlo, Todd McFarlane y Bart Sears

Editorial: ECC.

Guion: Keith Giffen, Bill Mantlo.

Dibujo: Todd McFarlane, Keith Giffen, Bart Sears.

Páginas: 256.

Precio: 27 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Septiembre 2019.

Invasión es un evento peculiar, al menos en su cuerpo central, que es lo que incluye este volumen. Es peculiar porque propone justo lo que dice el título, una invasión extraterrestre, y se centra en eso. No es la batalla superheroica que se intuye en la cubierta del libro, ni tampoco una tarea épica y espectacular que engrandezca la leyenda de Superman, Batman y Wonder Woman junto a sus compañeros de la Liga de la Justicia. De hecho, hay muy poco protagonismo real de los héroes clásicos, ausentes en el primer acto, colaboradores en el segundo y prácticamente víctimas en el tercero. La idea de Keith Giffen, desarrollada por Bill Mantlo, es mostrar el lado menos habitual de estos eventos. Para los detalles, quedaron las series de cada uno de los protagonistas. Por eso, estamos ante un tebeo diferente, que de hecho busca a un tipo de lector que no es el habitual. La apuesta es arriesgada, y más si la expectativa es la habitual, y eso quizá pueda pesar algo más en el primero de los tres números de la serie, porque obliga a procesar mucha información nueva, muchas razas alienígenas y muchos objetivos en los que los héroes no pintan demasiado. Y con una narración casi periodística, mensaje que se refuerza con el final de cada número, portadas del Daily Planet coronando los eventos de cada número.

Sobre el papel, la idea es sugerente, y solo tiene que hacer frente a un problema. ¿Se puede plantear una invasión extraterrestre a gran escala en un universo de personajes que ya ha explorado incontables rincones de la galaxia? Eso es probablemente lo que más escame al lector clásico de superhéroes, porque es lo más difícil de creer dentro de las ya fantasiosas normas de estas aventuras. No hay un héroe al que seguir, aunque Superman es quien más protagonismo puede tener en ese sentido, y tampoco es un juego de tronos clásicos entre los diferentes actores de fuera de nuestro planeta, aunque haya cuestiones de lealtad, traición y planes ocultos que se van deslizando de manera continua. La acción es la justa y no apuesta por un hilo conductor, sino por la idea de mostrar un poco de cada sitio para que el lector tenga una imagen global. Eso hace que Invasión sea más una exposición que un desarrollo dramático más completo. Es decir, que la apuesta es por el espectáculo y menos por el desarrollo de personajes, incluso aunque hay tiempo para casi todo. Y hay que tener en cuenta un último elemento, y es que el número final ya no se ve rea en la invasión ni en la guerra declarada, sino en las consecuencias que tienen esos eventos en la comunidad superheroica. Ahí falta un poco más de arrojo para dar más trascendencia al relato.

Si hay algo que a día de hoy puede resultar curioso en Invasión es que el dibujante de su primera mitad es Todd McFarlane, antes de emigrar a Marvel y cambiar por completo las bases de Spiderman. A McFarlane, como sucede con los ilustradores de estilo tan marcado, hay que comprenderlos para admirarlos, y aunque aquí todavía no tenía rasgos tan exagerados como ya en su etapa Marvel desde luego es más que reconocible. Su dibujo le da un estilo diferente al que suele tener normalmente un evento de estas características, algo que se ve con más firmeza cuando el propio Giffen toma las riendas del lápiz (es el encargado, de hecho, de abocetar toda la serie) o cuando Bart Sears se suma a la fiesta. Es ahí cuando Invasión adopta el aspecto de su época con más claridad, un terreno mucho más cómodo pero menos arriesgado. Leído hoy, este es un evento que tiene ciertos toques de ingenuidad que se notan mucho, y que esconden quizá algunos de los elementos más valientes de su concepción. No es una propuesta fácil, precisamente porque parece ignorar cuestiones capitales del universo DC y presenta como enormes amenazas razas hasta entonces desconocidas, pero entretiene a buen nivel y, al menos, tiene un punto de vista original durante todo su desarrollo, que no es poco en el cómic de superhéroes, ya tan saturado de eventos como este.

El volumen incluye los tres números de Invasion!, publicados originalmente por DC Comics entre enero y marzo de 1989. El único contenido extra son las cubiertas originales de Todd McFarlane y Bart Sears.

3

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Información

Esta entrada fue publicada en 22 enero, 2020 por en Bart Sears, Bill Mantlo, DC, ECC, Keith Giffen, Todd McFarlane y etiquetada con , , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 355 seguidores más

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: