CÓMIC PARA TODOS

‘Helter Skelter’, de Kyoko Okazaki

Editorial: Ponent Mon.

Guión: Kyoko Okazaki.

Dibujo: Kyoko Okazaki.

Páginas: 320.

Precio: 22 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Noviembre 2019.

Con Helter Skelter, Kyoko Okazaki se asoma al lado oscuro del brillo del papel cuché, de las alfombras rojas y de la belleza femenina imposible que nos vende el mundo de la moda y la publicidad. Y lo hace dejando una obra incómoda, de esas que dejan mal cuerpo. Es un trabajo a conciencia, tan emocional y que bucea en tantos aspectos de la vida de una estrella de la moda que resulta complicado evaluar sus méritos como obra de ficción sin tener en cuenta los incontables aspectos morales de todo lo que estamos viendo. Okazaki no se anda con paños calientes en su disección de Ririko, una muñeca rota fabricada con cirugía estética y tratamientos que sobrepasan lo legal, moldeada según unos ideales alocados e imposibles que conducen a un destino que se anticipa trágico desde el principio. A veces son tantos los detalles que quiere meter Okazaki que puede dar la sensación de que la historia atropella, pero a la vez parece que todo esto forma parte del carrusel emocional que construye la autora en un manga que está  pensado para eso, para que el lector pase un mal rato y para abrir una reflexión intensa y decidida sobre las cloacas de este mundo que despierta admiración entre los consumidores y a la vez asumimos cargado de podredumbre en sus entrañas, que es justo lo que nos muestra este manga.

Cada escena que imagina Okazaki añade algo más de intensidad a la historia. Y es mucha la que acumula, por lo que la autora roza en muchos momentos el riesgo de superar los límites de lo tolerable, al menos para una lectura continuada. Y es que Helter Skelter es una escalada. Empieza mal y con casa secuencia la situación va a peor. Está muy lejos de ser una historia de redención, algo que nunca llega a pesar de que sí hay sorpresas en su conclusión, y lo que ofrece es un imparable descenso a los infiernos de alguien que, en teoría, lo tiene todo. No busca que le lector sienta lástima por la protagonista o por su entorno, a pesar de que hay momentos muy duros, que rozan incluso lo surrealista. Y, sin embargo, nada desentona. Cada elemento que se añade a esta agonía, por brutal que pueda parecer por separado, entra con una naturalidad sobrecogedora. Llama mucho la atención la diversidad narrativa que emplea Okazaki, porque añade un tono documental bastante interesante que compensa los aspectos más inverosímiles de la historia, que los hay, o los que se le puedan escapar al común de los mortales que viva ajeno a este mundo de perversiones. Es la forma en la que Okazaki da algo más de equilibrio a un manga que desde el principio apuesta por la provocación, por la crudeza y por una intensidad bastante acusada.

Ese tono documental del que hablamos se convierte con el dibujo en algo más pop que televisivo. Y es una sensación bastante curiosa y bastante positiva, que rompe muchas de los conceptos estéticos preconcebidos que puede tener por ser manga, pero sin renegar tampoco de ellos, lo que da a la historia un aspecto incluso inusual. Okazaki sabe enseñar la belleza física, que es la base de esta historia, pero también los peligros que tiene a todos los niveles, en la imagen y sobre todo en la mente. Se nota a través del dibujo que hay una enorme tensión emocional, y eso habla muy bien de la presentación visual por la que apuesta la autora. Y tiene, de alguna manera, un aire atemporal que también le sienta bastante bien para que nos sintamos dentro del mundo que nos dibuja, independientemente de su fecha de creación o la de lectura. Helter Skelter es muy ambiciosa, mucho más de lo que pueda parecer a simple vista, que habla sin miedo de una de las grandes tiranías de la actualidad, que aborda muchos aspectos de la belleza, la moda y el estrellato sin tener miedo de a quién pueda molestar. Ese es el gran valor de un tebeo que resulta incómodo de principio a fin, que supone un retrato preciso e incisivo del mundo al que quiere acercarse y una crítica social en toda regla que apunta al consumidor por su comienzo y su final.

Se publicó originalmente en 2003. No tiene contenido extra.

Helter-Skelter-inside-pages-CYAN-307-copia

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Información

Esta entrada fue publicada en 9 enero, 2020 por en Kyoko Okazaki, Ponent Mon y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 352 seguidores más

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: