CÓMIC PARA TODOS

‘El Batman que ríe’ 4-6, de Scott Snyder, James Tynion IV y Jock

Editorial: ECC.

Guion: Scott Snyder, James Tynion IV.

Dibujo: Jock, Eduardo Risso.

Páginas: 32 / 24 / 32.

Precio: 2,95 / 2,25 / 2,95 euros.

Presentación: Grapa.

Publicación: Septiembre/ Octubre / Noviembre 2019.

Si El Batman que ríe ya era una serie turbia en sus tres primeros números (aquí, su reseña), en estos tres intermedios asistimos a unos cuantos pasos hacia adelante en esa línea por parte de Scott Snyder y James Tynion IV. Los escritores tienen hasta el atrevimiento de reformular Año uno (aquí, su reseña) para darle un sentido a esta versión diabólica del Caballero Oscuro y utilizan los saltos dimensionales para que la historia sea todavía más retorcida. Quizá también por eso mismo no sea fácil quitarse de encima la sensación de que falta información, de que los saltos son algo confusos o de que este es uno de esos relatos que exigen haber leído muchas cosas antes para no perder detalle, desde la mencionada recreación del origen de Batman que hicieron Frank Miller y David Mazzuccheli hasta Noches oscuras. Metal, nacimiento de este Batman que ríe, pero este espectáculo grotesco tiene un magnetismo salvaje al que contribuyen además Eduardo Risso en su brutal colaboración en la serie y Jock, su dibujante habitual. Como ya dijimos en su arranque, no es este un tebeo fácil de digerir, no está pensado para encontrar nuevos lectores ni tampoco tiene todas las respuestas. Pero sería injusto no decir que su endiablado ritmo y el riesgo que adoptan sus creadores cumple con creces con las expectativas y deja una avidez tremenda por conocer el final.

Y eso, que, en realidad, hay en estos números mucho de principio y también de clímax. En general, esa es la deliciosamente contradictoria sensación que Snyder y Tynion IV han venido dando desde el primero número de El Batman que ríe, pero incluso aumenta en este segmento del relato. Lo primero lo potencia la cuarta entrega, que fácilmente podría haber abierto el camino de esta serie, y lo segundo está tan presente ahí como en el resto de los números. Es como si tanto escritores como lectores hubieran sido infectados por esa toxina del Joker que cambia al mismísimo Batman y que poco a poco nos va transformando en este descenso a los infiernos progresivo en el que se va confundiendo la línea de lo moralmente correcto y lo que no lo es. Snyder y Tynion IV tocan todas las fronteras de Batman, las armas de fuego, la ley, la muerte, sus aliados, todo es susceptible de sufrir alteraciones salvajes en aras de que la historia pueda provocar cualquier efecto menos el de dejar indiferente. Eso parece imposible con lo que promete el cómic, incluso aunque parezca que, en realidad, están pasando menos cosas de las que su infernal ritmo sugiere. Hasta en eso Snyder y Tynion IV juegan a su antojo con el lector, llevándole hasta rincones muy oscuros de la mitología de Batman sin ningún temor a que no haya un punto de no retorno.

En lo visual, desde luego, no lo hay. Ya nos hemos deshecho en elogios ante la impactante propuesta de Jock, y lo que hace en estos números no hace más que ahondar en sus aciertos. Turbia, siniestra, desasosegante, así es la labor que hace el ilustrador, que no tiene miedo a nada. Justo lo que necesita una historia oscura como la que tenemos entre manos, en la que hasta el heroísmo nace de personajes moralmente dudosos y de aspecto más peligroso que brillante. Si a eso añadimos que Risso brilla de una manera impresionante en el número que le toca, poco más hay que añadir. Por tratarse, de hecho, del origen tergiversado del origen de este Batman, se puede establecer una más que interesante conexión con lo que el propio Risso ya hizo en El Caballero de la Venganza, su gran aportación a Flashpoint (aquí, reseña de su primer volumen). Risso, además, se complementa muy bien con Jock, no vemos fractura sino conexión, y eso enriquece la propuesta desde un número especial que se suma, de hecho se intercala, en una serie limitada cerrada. Y no es que esta sea una serie cualquiera, por eso permite juegos como este con mayor facilidad, y que el lector siga intrigado y perturbado por lo que está leyendo, sin saber realmente hacia dónde será la siguiente curva de esta montaña rusa tan diferente y extravagante.

DC Comics publicó originalmente The Batman Who Laughs: The Grim Knight y los números 4 y 5 de The Batman Who Laughs entre marzo y mayo de 2019. El único contenido extra son las cubiertas originales de Greg Capullo, Francesco Mattina, Jason Fabok, Gabrielle Dell’Otto, Tony S. Daniel y Tyler Kirkham.

1

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Información

Esta entrada fue publicada el 10 diciembre, 2019 por en Batman, DC, ECC, Eduardo Risso, James Tynion IV, Jock, Scott Snyder.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 328 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: