CÓMIC PARA TODOS

‘Esta farmacia es una cruz’, de Farmaenfurecida y Maribel Carod

Editorial: Grijalbo / Penguin Random House.

Guión: Farmaciaenfurecida.

Dibujo: Maribel Carod.

Páginas: 120.

Precio: 15,50 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Noviembre 2019.

Las redes sociales han universalizado los chistes particulares de los que siempre han disfrutado todas las profesiones, en especial aquellas que son de cara al público. Farmaenfurecida es uno de los perfiles más populares en el mundo de los farmacéuticos y su divertido repaso al día a día de la vida en una farmacia ha trascendido a su profesión y puede provocar risas a cualquiera… y más aún a quien haya atendido al público en cualquier campo. La mente detrás de la cuenta en cuestión es la de Guillermo Martín Melgar, y ahora, aliado con la ilustradora Maribel Carod, ha transformado sus vivencias en un cómic, Esta farmacia es una cruz. En él, toma la decisión de trasformar lo que seguramente tiene mucho de autobiográfico en la vida de otra persona, Remedios, una joven farmacéutica que empieza a trabajar y a sufrir los rigores del día a día entre recetas, medicamentos y clientes muy particulares. Y aunque en algunos momentos puede parecer que este tebeo está hecho desde, por y para farmacéuticos, sí deja la sensación final de haber pasado por una divertida peripecia profesional con la que resulta fácil encontrar elementos de identificación y empatía, independientemente de la formación profesional que tenga cada lector. Está farmacia es una cruz no necesita más que lo que ofrece, una diversión desenfadada y sincera.

La mejor decisión que toma el escritor es, precisamente, la de hilar una historia y no limitarse a encadenar gags, de la misma manera que ejemplo, lo hacían en Maestra de pueblo (aquí, su reseña) la firmante con ese nombre y Cristina Picazo, por citar otro ejemplo de historia profesional contada en primera persona. Remedios entra a trabajar en una farmacia con un contrato de prácticas, y de esa manera ya tenemos un objetivo final: conseguir el contrato fijo. Eso hace que cada uno de los obstáculos que la vida diaria va plantando en el trabajo de Remedios tenga una importancia. Hay mucho de gag en todo caso en la misma exposición del relato, y Martín Melgar lo sabe y lo explota, segmentando la exposición para que el lector ajeno al mundo farmacéutico pueda disfrutar de las bromas como cualquier otro lector. De hecho, el autor introduce un personaje, la amiga de Remedios, que hace ese mismo papel, el de escuchar desde fuera las anécdotas y quejas a las que se enfrenta nuestra protagonista. Y todo con simpatía y desenfado, con unas ganas muy sinceras de divertir y de tomarse a risa las vicisitudes de esta profesión en cuestión que sirva como desahogo personal por un lado y como una manera de que veamos lo que se piensa al otro lado del mostrador, lo que siempre tiene su gracia sabiendo que cualquiera de nosotros visita con frecuencia una farmacia.

Carod le aporta, además, esas dosis de diversión adicional que tienen que hacer que la historia tenga conexiones rápidas con cualquier tipo de lector. La ilustradora, que tiene experiencia entre otros lugares en El Jueves, consigue que los chistes funcionen desde el primer vistazo y rompiendo los posibles límites que pudiera tener por esa segmentación profesional. Un buen ejemplo de esto son las páginas en las que traza una comparativa entre el trabajo de Remedios tratando de averiguar qué medicamento quiere un cliente en particular con las series de CSI. La sencillez del trazo no impide que cada personaje tenga su propio carisma, al contrario, lo potencia, porque de una manera clara y directa se mete en la cabeza del lector casi sin demasiadas explicaciones. Y de lo que se trata, en el fondo, es de pasar un rato divertido, por lo que resulta evidente desde el principio que el dibujo de Carod es un aliado espléndido para lograr ese objetivo. Esta farmacia es una cruz sale muy bien parado precisamente porque no engaña a los lectores ni tampoco a sí mismo. Es francamente sencillo comprender el juego que nos proponen los lectores y encariñarse con los personajes, también con aquellos que parecen un incordio y que, en un trabajo de cara al público, sirven también para que nos demos cuenta de que hasta a lo que más nos puede irritar en la rutina se le puede coger cierto aprecio.

No tiene contenido extra.

9788425358180-858169584101e7666a598641cef836818c6828a4

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Información

Esta entrada fue publicada en 5 diciembre, 2019 por en Farmaenfurecida, Maribel Carod, Randon House Mondadori y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 347 seguidores más

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: