CÓMIC PARA TODOS

‘Holy Dragon Imperator’ 1 y 2, de Nguyen Khánh Duong, Nguyen Thàn Phong y Nguyen My Anh

Editorial: Dibbuks / Amok.

Guion: Nguyen Khánh Duong.

Dibujo: Nguyen Thàn Phong, Nguyen My Anh.

Páginas: 160 / 176.

Precio: 16 euros cada uno.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Octubre 2018 / Mayo 2019.

Es realmente fascinante comprobar cómo la cultura de masas puede provocar que tengamos una imagen ficticia de algo muy concreto y mucho más rico y complejo. Vietnam es, seguramente para la práctica totalidad de la gente, ese país en el que Estados Unidos se lanzó a un combate tan feroz como como poco inteligente por la supremacía mundial en tiempos de la Guerra Fría. En esa idea, Vietnam no tiene historia. Ni pasado, ni presente, ni futuro. Es una foto fija, esa imagen fija de selvas y combates interminables. Por eso es todavía más fascinante que sea la ficción popular, aunque sea una de menos alcance como la del cómic local, la que nos enseñe cosas que no sabíamos, aunque no tengan de real más que un marco concreto. Holy Dragon Imperator es justo eso, la lucha de la dinastía Tsang contra la invasión china, pero contada de una forma diferente, con un toque fantástico que conecta el relato con el presente de una manera hábil y que sabe jugar con el misterio. De hecho, ahí radica una de las principales cualidades de la serie en estos dos primeros volúmenes, que mantiene un halo de misterio formidable en cuya trampa es muy fácil caer. Nguyen Khan Duong escribe con mucha fuerza y Nguyen Thang Phobg y Nguyen My Anh saben darle un aspecto espléndido, dinámico y con mucha personalidad al dibujo.

Hay tanto misterio que el único freno que puede tener el entusiasmo a la hora de valorar Holy Dragon Imperator está en que nos falta todavía mucho para llegar a su final. Por ahora, el resultado solo puede ser muy satisfactorio. Duong sabe dar saltos en el tiempo con una elegancia tremenda y sabe hacer virtud de lo que en otras obras podría ser una característica desquiciante, la falta de información. Y eso se puede aplicar tanto al conocimiento que se pueda tener de la cultura y la historia vietnamitas como a la manera en la que convierte la presencia de una niña en un hilo conductor bastante chocante. La leyenda queda explicada pronto, pero su manifestación en la narración que acontece en tiempo presente, centrada en el primero de los dos volúmenes de la serie, impresiona mucho. Y lo mismo sucede en el relato cuasi histórico, que fascina por fondo, porque de verdad hay grandes historias que contar en ese marco, y por forma, por la habilidad que tiene Duong para innovar, para contarnos lo mismo desde diferentes puntos de vista de manera consecutiva o para jugar con las elipsis y los vínculos entre pasado y presente. Es una obra ambiciosa y no se deja devorar, ni mucho menos, por esa ambición, lo que hace de este un trabajo bastante especial y que llama la atención desde las primeras páginas.

Lo mismo se puede decir del brillante trazo de Phong. Su dibujo es de una solidez impresionante, que consigue convencer en todos los escenarios y en todos los ambientes que vamos viendo a lo largo de estas dos entregas de la serie. Hay belleza y violencia, hay misterio y sensaciones de todo tipo en una historia que no deja de avanzar, hay personajes con los que resulta fácil conectar desde un primer vistazo. Y no se puede decir que Phong flaquee en nada en concreto, ni siquiera en lo bien que sabe administrar un blanco y negro clásico y sin estridencias, con el que respeta el retrato histórico de que se trata y que a la vez triunfa en las angustiosas escenas del presente, que básicamente nos llevan al dolor y al miedo de una madre y al comportamiento frío y en trance de su hija. Holy Dragon Imperator cumple así con todo lo que se propone. Cuenta la historia que desea, lo hace con un manejo narrativo soberbio por momentos, se convierte en emblema de la cultura vietnamita y entra con una facilidad tremenda incluso para quienes se asomen a la obra con cierto recelo, producto del desconocimiento de la cultura de la que parte, esa barrera que un buen autor es capaz de superar siempre que se lo propone y, claro está, cuando se encuentra una historia tan interesante de contar como la que estamos leyendo.

Phong Duong Comics publicó originalmente Holy Dragon Imperator. El contenido extra de los dos volúmenes lo forman sendos artículos de Raúl Ramirez Ruiz y una serie de bocetos e ilustraciones.

TRIPA-Holy-Dragon-Imperator-ALTA-Page-3

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 17 octubre, 2019 por en Amok, Dibbuks, Khánh Duong, My Anh, Thàn Phong y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 321 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: