CÓMIC PARA TODOS

‘Mujeres de Salem’, de Thomas Gilbert

Editorial: Dibbuks.

Guión: Thomas Gilbert.

Dibujo: Thomas Gilbert.

Páginas: 208.

Precio: 28 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Mayo 2019.

Vivimos tiempos tan extraños y confusos, rodeados de tanta mediocridad que consigue altavoces mediáticos con tanta facilidad, que surge una duda legítima después de leer una obra tan abiertamente feminista como Mujeres de Salem. ¿Se puede recomendar como una lectura necesaria para entender cómo funciona esa parte del mundo lamentable y estúpida o se nos va a condenar por ello a la hoguera, sea esta metafórica y real? La pregunta cobra aún más sentido si la recomendación nace de una mentalidad masculina, tal es el estado del mundo en el que vivimos. Y sí, es una duda legítima porque la obra de Thomas Gilbert es un grito apasionado lanzado por un hombre en nombre de la mujer, que no es que necesite esa ayuda masculina, pero sí que es rabiosamente necesaria para entender que contra los enemigos hay que luchar unidos. No hay más. Esa tendría que ser una razón más que suficiente para recibir con efusividad una obra como esta, independientemente de que sean hombres o mujeres quienes la lean, disfruten y recomienden, pero además es un relato construido con mimo, con una inocencia que va muriendo capítulo a capítulo, para ser devorada en un ambiente opresivo y asfixiante. No es sólo una obra feminista o sobre el feminismo, sino que habla abiertamente del mal, y eso son palabras mayores.

Lo particularmente interesante de Mujeres de Salem es la manera tan natural con la que mezcla, de hecho, ambos temas. Todos tenemos una vaga noción de lo que fueron los juicios de Salem, pero cómo va construyendo Gilbert el caldo de cultivo para que la historia desemboque en algo tan dramático y crudo es algo digno de mención. Engaña con una estructura que nos lleva a pensar que vamos a ver pequeñas píldoras independientes. No lo son, porque cada una de ellas sirve para dar forma a una atmósfera opresiva y cruda, en la que ser mujer es peligroso por muchas razones. Gilbert habla de fanatismo, de superstición, de miedo y de la facilidad con laque se podían verter ciertas acusaciones, y de alguna forma podemos ver que todo eso que parece tan arcaico tiene un reflejo en nuestros días. No hará falta poner casos concretos para ver que la difamación y la posición de autoridad siguen siendo elementos clave en la forma en las que los medios tratan ciertos casos. En Mujeres de Salem es todavía más evidente por el microcosmos en el que se producen todas las acusaciones, y Gilbert se las arregla para que cada uno de sus segmentos sea significativo. ¿Exagerado también? Puede ser en parte, al menos desde nuestra óptica acomodada, pero la construcción es modélica y sirve perfectamente a sus mensajes.

El dibujo es quizá lo que tienda a marcar esa exageración, porque el trazo de Gilbert la potencia de una manera evidente, pero eso no es un defecto. Es, al contrario, la mejor vía para introducir elementos de cierta fantasía oscura que nos invitan a estar en permanente tensión, vigilando para dilucidar si lo que estamos viendo es real o no, si las acusaciones que se vierten sobre Abigail y las demás mujeres de Salem tienen algo de verdad o son, simplemente, las elucubraciones enfermizas de un fanático. Todo eso se ve no solo a nivel de historia, sino también en lo gráfico, y es notable conseguir esa conjunción. El escenario, el pueblo y su entorno natural, forman parte del relato de una manera muy poderosa. Y sobre todo destaca la intensidad de las miradas, que es el apoyo de Gilbert para que sus personajes tengan carisma y transmitan lo que el autor necesita en cada momento, incluso aunque sus apariciones en el relato sean fugaces. Los interludios que cimentan la parte más ligada a la brujería son también sobresalientes. Mujeres de Salem se cierra así como un muy buen cómic para entender lo que sucedió en ese pueblo americano con una fuerza sobresaliente para que sirva como respuesta a la pregunta que deja el subtítulo de la obra, Cómo hemos condenado a nuestros hijos. Hay muchos pecados en estas páginas, desde luego.

Dargaud publicó originalmente Les filles de Salem en septiembre de 2018. El contenido extra lo forman un postfacio de la filósofa Celia Amoros ilustrada con bocetos inéditos de Thomas Gilbert.
Mujeres-de-Salem-Page-3

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Información

Esta entrada fue publicada en 22 julio, 2019 por en Dargaud, Dibbuks, Thomas Gilbert y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 323 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: