CÓMIC PARA TODOS

Cine – ‘Spider-Man. Lejos de casa’, de Jon Watts

Título original: Spider-Man: Far From Home.

Director: Jon Watts.

Reparto: Tom Holland, Jake Gyllenhaal, Samuel L. Jackson, Zendaya, Jon Favreu, Cobie Smulders, Marisa Tomei, J. B. Smoove, Jacob Batalon, Martin Starr.

Guión: Chris McKenna, Erik Sommers.

Música: Michael Giacchino.

Duración: 130 minutos.

Estreno: 2 de julio de 2019 (Estados Unidos), 5 de julio de 2019 (España).

Las ansias por ver a Spider-Man dentro del Universo Marvel ayudaron a que la recepción a Homecoming (aquí, su crítica) fuera muy positiva. Puede, con perspectiva, que incluso algo superior a lo que realmente merecía la película de Jon Watts, a pesar de que la primera película en solitario del Trepamuros bajo el auspicio de Marvel Studios tenía bastantes virtudes. Con Lejos de casa, continuación de aquella pero en realidad secuela directa de Vengadores. Endgame (aquí, su crítica), ya se ha eliminado la primera impresión y lo que queda es una visión mucho más clara de cómo se ha encarado al personaje en esta nueva era. Y la conclusión, a pesar de que se ha querido dar una vuelta de tuerca a Spider-Man para hacerlo más novedoso, y eso ha hecho que se haya caído buena parte del universo que rodeaba a Peter Parker en la continuidad tradicional del cómic, es que alterna cosas muy buenas con otras que no son tan buenas, como ha sucedido con casi todas las películas de Spider-Man desde que Sam Raimi hizo su tercera película (aquí, su crítica). Lejos de casa sigue una estructura con bastantes parecidos a la de Homecoming, lo que es lo mismo que decir que coge una primera hora en la que hay una larga presentación y un uso, casi abuso, de humor juvenil y una segunda mitad de película brillante, llena de acción y adrenalina.

Hay tres elementos que Lejos de casa añade a Homecoming, cuatro en realidad. El primero es el personaje con el que Spider-Man comparte pantalla, Mysterio, con un Jake Gyllenhaal brillante, una ironía notable si recordamos que fue el actor que estuvo a punto de reemplazar a Tobey Maguire en las películas de Raimi por una dolencia de espalda que tuvo su protagonista. El personaje está muy bien llevado para que no solo convenza a los seguidores del cómic, sino que, como sucedía con el Buitre de la primera película del arácnido superhéroe, encaje de una manera admirable en el universo Marvel cinematográfico, con pequeños guiños que denotan un trabajo serio. El segundo elemento es el escenario. La película viaja a Europa, y eso es arriesgado. Hay pocos personajes más vinculados a una ciudad como Spider-Man con Nueva York, y quizá por eso es divertida la idea de cambiarle el traje. Lástima que estos dos aspectos no se puedan recibir con la sorpresa que merecían por la insistencia de trailers y avances de no guardar los secretos del filme, como si eso ya no fuera importante en la actual industria del entretenimiento. Lástima. El tercer elemento es la conexión emocional con el final de Endgame y el papel de Spider-Man de aquí en adelante, lidiando con la tragedia que dejó aquel filme y cerrando, ya definitivamente, la primera década del Universo Marvel.

Y llegamos así al cuarto elemento, pero para ver sus consecuencias habrá que esperar, porque es el que introducen las dos escenas postcréditos, que se convierten con brillantez en un guiño al pasado y a la vez una puerta abierta al futuro. Lo que está claro, con todas estas circunstancias, es que este Spider-Man no está pensado para los aficionados más clásicos sino para nuevos aficionados. Este Peter Parker de Tom Holland es el primero verdaderamente adolescente que vemos en el cine, y eso se agradece mucho. Pero lo que parece un peaje algo excesivo es que la comedia más bobalicona, la que Homecoming acertaba a circunscribir al entorno adolescente de Peter, se extienda incluso a Nick Furia o a Happy Hogan, aunque al final recibimos alguna explicación a ese respecto. La factura, ya no se puede esperar menos, es excelente, y la presencia de Mysterio aporta escenarios oníricos que funcionan francamente bien y que hacen que el festival de efectos visuales esté a la altura de lo que merece la película, el personaje y el punto en el que nos encontramos del Universo Marvel. Jon Watts vuelve a dejar una película entretenida, pero en la que de alguna manera también queda la sensación de que no termina de explotar todas las posibilidades que abre para dejarnos al Spider-Man definitivo que, hay que decirlo, no hemos visto, tampoco en Lejos de casa.

MV5-BN2-M3-ZTdi-Y2-Qt-Nzgw-Yi00-Mj-Vh-LWFl-Mz-It-NDlh-YTQ4-ZDli-MTc1-Xk-Ey-Xk-Fqc-Gde-QXVy-Njg2-Nj-Qw-MDQ-V1-SX1777-CR0-0-1777-744-AL

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Información

Esta entrada fue publicada en 12 julio, 2019 por en Cine, Sony, Spiderman y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 323 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: