CÓMIC PARA TODOS

‘Spirou y Fantasio. La furia del Marsupilami’, de Fabien Vehlmann y Yoann

Editorial: Dibbuks.

Guión: Fabien Vehlmann.

Dibujo: Yoann.

Páginas: 48.

Precio: 13,50 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Junio 2019.

Convendría que no nos olvidáramos nunca de que la mejor arma para escribir a Spirou y Fantasio no es otra que la imaginación. Esa es la principal lección que podemos extraer de la ya suficientemente extensa etapa de Fabien Vehlmann y Yoann al frente de las aventuras del bienes más famoso del comic europeo, que con esta quincuagésimo quinta entrega llega al quinto escalón de la andadura de estos dos autores. La furia del Marsupilami marca, precisamente, el regreso de este peculiar animalejo que, tras alcanzar un protagonismo casi de igual a igual, desapareció de las historias de Spirou por un  mandato editorial al que Vehlmann da una portentosa explicación argumental que convierte este en un álbum maravilloso, uno más para este equipo creativo. Y lo es por lo que cuenta pero también por un formidable envoltorio en el que tiene cabida prácticamente todo, incluso lo impensable, hasta que Fantasio ponga a parir a los autores por un retraso en la entrega. Da la sensación de que vuelcan tanta imaginación en cada paso dado que este es un viaje agotador. ¿Será por eso que, tres años después, todavía lo ha habido un álbum número 56 a pesar de que se anuncia la siguiente locura en la última página de esta entrega? Esperamos con ansia que la etapa continúe, porque no parece ni mucho menos agotada.

La palabra clave para entender el buen funcionamiento de La furia del Marsupilami, como lo está siendo desde La amenaza de los Zorketes (aquí, su reseña) es la de locura. El Spirou y Fantasio de Vehlmann es un locura tremenda e imprevisible, pero es tan Spirou como las etapas más recordadas (pretendemos evitar el nombre de Franquin, pero…). Eso sí, es una locura que el escritor calcula. El lector no puede imaginar cómo, pero Vehlmann lo tiene todo pensado, cada paso está medido con precisión aunque quiera aparentar lo contrario. Por eso es un Spirou tan bueno, porque es reconocible y a la vez no hay por dónde cogerlo, en el buen sentido, claro. No hay mejor manera de recuperar para la causa al Marsupilami, con una magnífica historia que juega con los recuerdos de Spirou y Fantasio, que se convierte en un magnífico ejercicio de nostalgia pero a la vez demuestra una personalidad propia que permite lanzarse a la altura de este álbum sin miedo a lo que no se sabe, incluso sin haberse adentrado nunca en las páginas de un Spirou. El ritmo de Vehlmann es frenético, y eso es perfecto tanto para los protagonistas habituales como para el animal invitado, y cada secuencia parece ser un peldaño más de esos que parecen imposibles, retos que Vehlmann se pone a sí mismo para sostener la historia y también a Yoann para que sea capaz de dibujar todo lo que le lanza.

Y lo hace, con una categoría tremenda, asumiendo la historia de Spirou pero sin dejarse atrapar por unas barreras que pudieran limitar el resultado final. Como en el dibujo. No es Yoann en Spirou, sino el Spirou de Yoann. La sutil diferencia que hay entre ambas cosas es la mejor definición del espléndido trabajo que hace el ilustrador, fenomenal con los personajes protagonistas, permitiendo un regreso por todo lo alto del Marsupilami, con escenarios formidables y, sobre todo, un movimiento espectacular en cada secuencia, lo que permite explorar el humor de Spirou desde puntos de vista diferentes pero que se acoplan con naturalidad a la historia que propone Vehlmann. Qué difícil resulta encontrar puntos débiles en el dibujo de alguien tan hábil y divertido como Yoann, que sabe hacer guiños al pasado pero sobre todo explorar al mismo tiempo una forma muy personal de lidiar con Spirou. Si Vehlmann le pone imaginación, Yoann no se queda corto. Por eso, La furia del Marsupilami es una auténtica delicia, una más que nos sirven sus autores para prolongar una magnífica etapa que está en suspenso y que ojalá no tarde mucho en ofrecernos esa “abominable pesadilla”… y nos guardamos el adjetivo que sigue para no chafar la sorpresa, con la que acaba este álbum. Este nuevamente sobresaliente álbum.

Dupuis publicó originalmente Spirou et Fantasio. La colère du Marsupilami en marzo de 2016. El álbum no tiene contenido extra.

Spirou-y-Fantasio-55-Page-1

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 10 julio, 2019 por en Dibbuks, Dupuis, Fabien Vehlmann, Spirou, Yoann y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 318 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: