CÓMIC PARA TODOS

‘Zombillenium 4. La hora bruja’, de Arthur de Pins

Editorial: Dibbuks.

Guión: Arthur de Pins.

Dibujo: Arthur de Pins.

Páginas: 48.

Precio: 14 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Mayo 2019.

Por fin regresa Zombillenium, para deleite de sus seguidores y para descubrimiento de quienes quieran entrar en el primer álbum (aquí, su reseña). Arthur de Pins, su autor, se ha tomado un paréntesis de un lustro para terminar esta cuarta entrega, un largo interludio que le ha servido para llevar su serie al cine. Pero había ya ganas de que regresara al escenario que vio nacer la serie, el comic, siempre con ese particular estilo de dibujo digital es De Pins que casi parece imposible que pueda conseguir figuras tan brillantes como las que vemos en las páginas de esta cuarta parte, La hora bruja. Gretchen vuelve a ser el centro de las pretensiones del autor, convirtiéndola en una de las dos brujas que entran en abierto enfrentamiento precisamente con Aurélien en el centro y con el futuro del parque de atracciones en juego. ¿Solo el del parque? En absoluto, y ahí es donde aparecen las sorpresas que De Pins se guarda para este álbum, uno que piensa en el largo plazo y que deja un final abierto que, esperamos, no tarde mucho tiempo en completar. Zombillenium sigue siendo una serie fantástica, creada y desarrollada con muchísima imaginación y todavía con bastantes posibilidades a desarrollar. Qué gusto volver a pisar este singular parque recreativo lleno de divertidos monstruos y en el que tan fácil resulta pasar de la comedia al drama.

Quizá eso siga siendo el elemento más elogiable de la labor de De Pins en Zombillenium, lo fácil que va cambiando de tono y hasta de género. Este es un tebeo que tiene una base bastante juvenil y nunca deja de honrarla, pero al mismo tiempo ha sabido crear argumentos muy maduros. Por eso es tan fácil entrar en la propuesta y por eso en cada capítulo se pueden encontrar muchos elementos de interés para quienes sepan ir más allá del prejuicio que se pueda tener ante la base de la historia, que no es más que un parque de atracciones de horror con monstruos de verdad. La hora bruja abre escenarios que no habíamos visto hasta ahora y muestra a un personaje que por algo protagoniza la portada, Charlotte Hawkins, a la que da una entrada magnífica en el relato. Puede que a este álbum le falte algo que pide a gritos, un clímax que De Pins claramente prefiere dejar para el futuro, pero no podemos quejarnos en absoluto de lo que vemos, más aún con un cliffhanger de altura, perfecto además para todas las facetas que está explorando en Zombillenium. Por el camino, sigue siendo divertido, con amplias referencias no solo al género de terror sino a la cultura popular, y con esas agradecidas dosis de crítica social en la que resulta imposible no deleitarse con lo que sucede entre demonios cuando el dinero se convierte en el tema de discusión.

El dibujo de Zombillenium sigue siendo uno de sus puntos fuertes, más aún si se conoce el proceso y no solo el resultado final. De Pins no dibuja personajes ni escenarios, sino formas, que conecta para hacer que nuestra vista reconozca cada detalle. Eso hace que tenga un aspecto singular, a veces es cierto que le puede faltar algo de movimiento, y aquí se nota sobre todo en el personaje de Aurélien en el tercio final del álbum, pero en realidad son detalles menores de un trabajo sobresaliente. Siempre destaca en los aspectos más fantásticos y divertidos de la historia, clava de forma brillante también desde los efectos digitales los poderes mágicos, las criaturas, los escenarios y sus matices, con los distintos planos de visión que le permite hacer la tormenta de nieve, incluso las transformaciones de seres mágicos y la comedia que eso le permite desarrollar. Pero Gretchen dice también mucho en este álbum. Lo ha hecho en los anteriores, y lo hace también en este, con el añadido de contar aquí con una antagonista que funciona igual de bien desde espectros visuales y emocionales totalmente distintos. La conclusión tras leer La hora bruja es que Zombillenium no deja de sorprender y que el lapso de tiempo transcurrido desde el tercer álbum (aquí, su reseña) no se ha llevado nada de la magia que tiene la serie desde el primero. Que siga la fiesta, que De Pins sabe perfectamente cómo tiene que dirigirla.

Dupuis publicó originalmente el cuarto álbum de Zombillenium, La fille de l’air en noviembre de 2018. No tiene contenido extra.

ZOMBILLENIUM-04-Page-4

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 27 mayo, 2019 por en Arthur de Pins, Dibbuks, Dupuis, Zombillenium y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 306 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: