CÓMIC PARA TODOS

‘Una piel pesada’, de Clara Patiño Bueno

Editorial: Fandogamia.

Guión: Clara Patiño Bueno.

Dibujo: Clara Patiño Bueno.

Páginas: 112.

Precio: 14 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Abril 2019.

Cuando uno lee eso de que estamos ante el primer cómic de un autor, hay un gran debate interno en la mente del lector. ¿Hay que ser benévolo por la falta de experiencia de quien crea la obra que estamos leyendo o, al contrario, merece la pena endurecer el juicio para que saque lecciones de cara al futuro? Si cuando uno empieza a leer deja de hacerse esa pregunta es que el trabajo del autor merece la pena. Esa es justo la sensación que queda cuando se está pasando por las páginas de Una piel pesada, ese primer cómic de Clara Patiño, sensación que surge incluso desde las primeras páginas, que son una espléndida manera de Introducirnos en una fábula adulta en las que podrían estar resonando canciones Disney, por poco tiempo como se ve con los primeros giros del relato, pero que a la vez se sustentan en un formidable estilo personal que tiene mucho más que ver con la tradición de Cartoon Network de comienzos de la pasada década. La mezcla tiene mucho encanto, tanto que se nos olvida adoptar esa postura previa de la que hablábamos y nos permitimos el lujo, simplemente, de disfrutar de y con lo que estamos leyendo. El juicio será más o menos duro, pero resulta difícil salir de Una piel pesada sin encontrar elementos por los que resulte interesante volver a la obra de su primeriza autora cuando decida continuarla.

Una piel pesada tiene sus propias normas, y eso hace que la Patiño ilustradora tenga muchos elementos con los que jugar, ideas que configuran su obra con la misma fuerza que su trabajo previo como escritora. Sacamos aquí a colación su dibujo porque es una prolongación natural de lo que escribe. Patiño hace que todo fluya de una manera bastante natural. Hay momentos en los que la historia apuesta por un misterio que no necesita, y quizá ahí esté el peaje de estar ante una autora nivel, pero la compensación es muy rica. Patiño no necesita equilibrio de tiempos entre los personajes porque lo suple con mucha emoción, no necesita grandes moralejas porque las pequeñas, que son las que al final importan, entran en el relato de una manera fluida y acertada. Y no necesita buscar referentes a los que acercarse o de los que huir a la hora de contar su cuento porque el camino escogido es personal y muy satisfactorio en todo su trayecto. A estas alturas nunca parece casual que la protagonista sea una mujer joven, porque en el fondo también tiene la historia esa moraleja, pero lo importante es que todas las piezas encajan. Encajan aquí, encajan para que Patiño continúe la historia si un día desea hacerlo y encajan como la primera pieza de una carrera que ojalá siga en el futuro con la misma fuerza que exhibe en Una piel pesada.

¿Pesada? No por su dibujo, ni mucho menos, que surge de un muy atractivo estilo de líneas fluidas para confirmar unas figuras que piden a gritos un trabajo de animación para completar la enorme magia que hay en su fase de diseño. Hay mucha sencillez formal en los estadios originarios de este cómic y a la vez una complicación admirable a la hora de darle color y movimiento a los personajes, sean o no realistas. Las escenas en las que Nadia empuña la espada de su padre contra el gran villano de la historia, que lo es de una manera muy especial y en fases muy diferentes entre sí, o en los retos que se va encontrando durante su viaje, es la mejor manera de entender esa suerte de cualidad líquida que entre trazo y color es capaz de infundir Patiño a sus figuras. Hay mucha imaginación en Una piel pesada, una cualidad onírica que no se pierde en ningún momento y que basta para perdonar las carencias, francamente pocas, que pueda tener un tebeo que merece que olvidemos por un momento todo lo que conlleva el hecho de ser una opera prima y, sencillamente, aceptemos la propuesta de una autora dispuesta a todo para convencernos. Lo hará en mayor o menor medida, porque ese juicio personal es un derecho adquirido del lector, pero no se puede dudar de que en su atrevimiento hay mucho que elogiar.

El único contenido extra es un portafolio de bocetos de Clara Patiño Bueno.

una-piel-pesada

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Información

Esta entrada fue publicada en 23 mayo, 2019 por en Clara Patiño Rubio, Fandogamia y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 355 seguidores más

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: