CÓMIC PARA TODOS

‘Crónicas de un calzador de mesas’, de Jordi Bayarri

Editorial: Anillo de Sirio.

Guión: Jordi Bayarri.

Dibujo: Jordi Bayarri.

Páginas: 160.

Precio: 20 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Abril 2019.

Hay muchos méritos que reconocerle a Jordi Bayarri a lo largo de su trayectoria, pero quizá el más sobresaliente es el de haber sabido adaptar un mismo estilo de dibujo a propuestas diametralmente opuestas. Con su mismo trazo, nos ofrece periódicamente nuevas entregas de maravillosa Colección Científicos, serie pensada para que los más pequeños aprendan y se entretengan con las biografías de ilustres hombres y mujeres de ciencia, y también acercamientos al tebeo erótico más pícaro de Magia y Acero o Scrap Trek. Saltando de uno a otro extremo de público, ese mismo estilo le sirve también para convertirse él mismo en personaje y contarnos sus peripecias en la vida. Crónicas de un calzador de mesas es justo eso, el relato en primera persona del tiempo que vivió primero en Florencia y después en Filadelfia, lugares a los que acompañó a su pareja por cuestiones de trabajo de ella. No, Crónicas de un calzador de mesas no va sobre el trabajo de Jordi Bayarri, no es la vida de un autor de cómics aunque ese aspecto también aparezca en algún momento, sino que es el diario de viaje personal, uno que se aleja de las guías turísticas habituales y que, claro está, se narra en primera persona, dándole así un toque de cercanía bastante agradable y que, eso sí, no es nada ajeno a la forma de narrar del autor.

Bayarri, por encima de todo, quiere convertir Crónicas de un calzador de mesas en un diálogo con el lector. Puede que también consigo mismo, recordando esas pequeñas anécdotas, personales e intransferibles, o los momentos más imaginativos del libro, divertidísimos, pero haciéndonos participe a este otro lado de la página de todo lo que sucede, hasta de esa particular obsesión que da título al libro y que irremediablemente tiene que aparecer de manera simpática tanto en la presentación de cada uno de los capítulos de esta obra de dos partes como en su conclusión. Y siempre para deleite del lector, que encuentra también aquí esa vena didáctica de los tebeos de Bayarri cuando explica la forma en la que ha descubierto rincones tanto en Florencia como en Filadelfia que no aparecerán en los libros de viaje y que merece la pena descubrir. Todo ello está aderezado con esas habituales perlas socarronas de quien no tiene miedo ni pudor en confesar su fascinación por los minishorts y por las féminas que los llevan, referencias culturales de todo tipo (qué difícil es no reírse con locas alusiones como la que el autor realiza a La guerra de los mundos) y todo aquello que ha ido consolidando a Bayarri como un narrador solvente que supera incluso las aparentes fronteras que tiene su dibujo.

Aparentes, sí, porque más allá de su sencillez, lo que el autor demuestra obra tras obra, aquí desde luego lo hace, es que no necesita aparentar lo que no quiere hacer para dar vida a un cómic ni buscar un estilo diferente al suyo propio. Crónica de un calzador de mesas es la demostración perfecta porque, más allá de la enorme simpatía que despiertan sus dibujos. también logra que nos sintamos inmersos en los lugares que nos enseña. Esto es incluso más importante aquí que en la Colección Científicos, porque lo que cuenta en este volumen podemos tocarlo, coger un avión y verlo con nuestros propios ojos, mientras que para asimilar las vidas de Newton (aquí, su reseña) o Marie Curie (aquí, su reseña) es necesario un ejercicio de contextualización mayor. Como siempre, muy pocas pegas se pueden encontrar en un trabajo de Bayarri. Este cumple con todo lo que promete, con el tono distendido que tiene, con sus propósitos descriptivos no solo de las dos ciudades sino de la vida en ellas, con el mismo retrato del autor, al que le encanta ser un voyeur y dejarnos a nosotros que lo seamos con él. La pena es que la vida del autor de comics no dé para que esto fuera el comienzo de una larga serie de experiencias en otras ciudades, porque estas dos dejan desde luego con ganas de más. Quién sabe si tendremos más del Jordi Bayarri viajero, pero ojalá que sí.

El único contenido extra son las cubiertas originales de Jordi Bayarri.

verkami-6b421d744b36166a11b2fa947a0aec42

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 22 mayo, 2019 por en Anillo de Sirio, Jordi Bayarri y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 306 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: