CÓMIC PARA TODOS

‘Rat Queens 4. Altas fantasías’, de Kurtis J. Wiebe y Owen Gieni

Editorial: Norma.

Guion: Kurtis J. Wiebe.

Dibujo: Owen Gieni.

Páginas: 160.

Precio: 17,50 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Febrero 2019.

De entre los cuatro volúmenes que hemos leído hasta ahora de Rat Queens, es este cuarto, Altas fantasías, el que menos trascendencia busca tener entre todos ellos, tanto en fondo como en forma. La serie de Kurtis J. Wiebe, eso no se puede negar, navega en los mares del entretenimiento más cómodo y jovial, con sus dosis de cinismo y de caricatura del género, pero queriendo dejar una huella, por pequeña que sea. Y eso, por momentos, lo ha conseguido muy bien. Pero su raíz, su naturaleza, es la de la aventura cómica, y por eso es lógico haber vuelto a ese escenario en este volumen. En otras palabras, no hay crítica negativa en su intrascendencia. Aquí, las Rat Queens se enfrentan a los Cat Kings, un grupo muy similar al que forman ellas y que, de hecho, está encabezado por el hermano mellizo de Barrie. Es decir, lo que tenemos entre manos es un relato que bucea abiertamente en su pasado sin necesidad de tocarlo, haciendo que los dos hermanos lleven las trastadas de antaño al escenario de aventuras mercenarias en el que se mueve la serie, y con los escenarios y criaturas fantásticas que ya hemos aceptado como necesarios y aceptables en el mundo de Rat Queens. Lejos de la profundidad que tenía por ejemplo la anterior entrega (aquí, su reseña), pero con la lógica de la coherencia que necesita cualquier universo, así funciona Altas fantasías.

Da igual cuanto tiempo haya pasado desde que hayamos leído el tercer volumen de Rat Queens, tres páginas bastan para que Wiebe nos meta de nuevo en esa loca rueda que supone la parodia que propone de ese subgénero de la fantasía que es la espada y brujería. Su idea, como siempre, tiene in ritmo alto que se basa con la misma fuerza en la intensidad de los combates y las escenas de acción como en el componente cómico y desmitificando que supone una puerta continuamente abierta a que Rat Queens se convierta en una espléndida sitcom televisiva que si nunca llega a hacerse será probablemente por lo caro que sería recrear su mundo. Porque incluso sin una historia demasiado profunda, Wiebe sigue soltando en cada aventura un caudal de imaginación tremenda y chistes de consumo directo e inmediato que son muy fáciles de comprar. Y además lo desgrana con un desparpajo notable, lo que hace que estemos preguntándonos continuamente si está escribiendo para nosotros o, en realidad, para él mismo, respondiendo a atrevimientos que seguramente se plantea ante la hoja en blanco sin pensar en consecuencias. En el fondo da igual, porque el resultado es una aventura dinámica y simpática en el que todos los personajes tienen sus momentos, aunque puedan ser efímeros, y que supone un paso natural aunque cómodo en la historia de sus protagonistas.

Owen Gieni se suma a la lista de dibujantes de Rat Queens con un estilo algo diferente de lo que habíamos visto hasta ahora. Aunque el resultado es notable, y eso es algo que se puede decir desde la primera página, también hay momentos en los que cuesta algo más adaptarse a lo que propone, quizá porque su trazo es más cómico que épico en su base e incluso aunque acabe adaptándose francamente bien a esos dos elementos que Rat Queens sabe fusionar con tanta naturalidad. Por eso se disfruta bastante de esta entrega, aunque su estilo no sea del todo idéntico al que tuvo la serie en su primer arco argumental (aquí, su reseña), y sobre todo de sus momentos más locos, como la escena del baúl. No es el punto más rompedor de Rat Queens, una serie que nació pensando precisamente en romper las fronteras del género para honrarlo desde una aproximación más dicharachera y con más mala uva de lo que suele ser habitual, pero sí que entra razonablemente bien en este punto de la serie. No es Rat Queens un título que necesite gravedad y trascendencia continua, y por eso se pueden aprovechar estos momentos más trepidantes y divertidos con la misma sensación de satisfacción que los instantes en los que los personajes avanzan con más claridad. Avances hay, ojo, y una apuesta visual distinta y apreciable, pero con más límites que en entregas anteriores.

El volumen incluye los cinco primeros números del segundo volumen de Rat Queens, publicados originalmente por Image entre marzo y agosto de 2017. El único contenido extra son las cubiertas originales de Tim Daniel, Colleen Doran, Jim Valencino, Chance Wolf, Jonathan Hickman, Kerrie Fulker y Leiegh Hylalnd.

1

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 21 mayo, 2019 por en Image, Kurtis J. Wiebe, Norma, Owen Gieni y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 306 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: