CÓMIC PARA TODOS

‘Y, el último hombre’ 2, de Brian K. Vaughan y Pia Guerra

Editorial: ECC.

Guión: Brian K. Vaughan.

Dibujo: Pia Guerra, Goran Parlov, Paul Chadwick.

Páginas: 320.

Precio: 30,50 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Enero 2019.

Es una tarea realmente complicada la de subir la apuesta para un segundo volumen cuando al comienzo del primero de Y, el último hombre (aquí, su reseña) se ha acabado con la vida de toda la población masculina de la Tierra a excepción de un hombre y un mono. Que Brian K. Vaughan consiga ese objetivo habla francamente bien de los números que forman este segundo libro. Y es que, una vez que nos hemos vuelto locos con el escenario, toca acercarnos emocionalmente a Yorick. Sí, es ese tipo simpaticote y socarrón que hace frente a los problemas con cinismo, pero que esconde mucho más debajo de esa fachada. El arco argumental más arriesgado hasta la fecha, el que Yorick afronta con otra agente compañera de aventuras pasadas de 355, después del brillante relato de una nueva esperanza para la humanidad en forma de astronautas, es la mejor muestra de que lo de Vaughan no era autor únicamente una idea brillante, sino que había un formidable plan por detrás para conseguir un viaje apasionante, divisible en arcos pero con un formidable trasfondo que, además,  daba la impresión de seguir creciendo de una manera formidable. Después de Y, Vaughan ha confirmado que este tipo de historias las maneja con maestría, pero entonces era un reto constante. Reto, por cierto, que hoy en su día se puede leer con el mismo placer.

Eso viene a ser lo que diferencia las series memorables de las buenas ideas, que sus autores sepan qué están haciendo más allá de una puesta en escena impactante o un primer número con gancho. Y, el último hombre es en ese sentido un formidable trabajo de ingeniería, en el que nada se cuenta por casualidad y en el que cada personaje tiene una razón de ser que nunca es fácil anticipar. Vaughan no solo idea escenarios, sino que les dota de contenido narrativo y emocional de una manera apabullante. Y resulta muy enriquecedor que el carisma y la importancia de los personajes no dependa tanto del número de páginas que le da el autor como de una conexión mucho más personal. La última escena de la mencionada agente amiga de 355, el delicioso interludio que supone Comedia y tragedia, los secretos que todos ocultan o la encantadora aparición de P. J., una mecánica que descubre el secreto de Yorick, son elementos tan decisivos como el aterrizaje de la capsula que tiene que traer dos hombres más a la Tierra. Y funciona de esa manera, confirmando que la apuesta de Vaughan es ganadora en todo momento. Serie impredecible donde las haya, Y, el último hombre es una caja de sorpresas continua en la que el factor humano y la adrenalina siguen conjugándose muy bien a estas alturas del plan trazado por su escritor.

Pía Guerra, además, sigue sobresaliendo a la hora de dar forma a este mundo, un mundo de mujeres con un hombre en el centro y en el que no parece haber ningún escenario imposible. Es increíble lo bien que esquiva Guerra el peligro de mostrarnos un mundo sexualizado en extremo, y lo bien que sabe introducir la sexualidad desde diferentes puntos de vista. No lo olvidemos, es un mundo en el que solo hay un hombre, y eso también se tiene que reflejar. Al final, y esa es la gracia de Y, el último hombre, es una historia pequeña dentro de un escenario gigantesco. Se trata de que sean las emociones las que nos vayan guiando, y Guerra, con un diseño de personajes aparentemente frío, sabe desenvolverse francamente bien en ese terreno. Y qué puesta en escena la suya, qué bien sabe aprovechar el arte del cliffhanger y con qué facilidad acierta en la composición de la página. Ni es tan espectacular en muchos momentos como seguramente se podría haber hecho este tebeo, pero su camino siempre parece el acertado. Y siendo esto un cómic, y a pesar del actual reinado del guionista, resulta difícil no entender Y como una serie tan personal de Guerra como lo es de Vaughan. Con los números de este libro se cubría prácticamente el segundo año de vida de la serie. Dos años con este nivel de tensión y emoción es algo que tiene mucho mérito. Y se prolongó toda más.

El volumen incluye los números 11 a 23 de Y: The Last Man, publicados originalmente por Vertigo entre marzo de 2003 y junio de 2004. El contenido extra lo forman las portadas de J. G. Jones, Aron Wiesenfeld y Massimo Carnevale, y el guion completo del número 18.

10

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 318 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: