CÓMIC PARA TODOS

‘Ninja-K’ 9 y 10, de Christos Gage, Juan José Ryp y Larry Stroman

Editorial: Medusa.

Guión: Christos Gage.

Dibujo: Juan José Ryp, Larry Stroman.

Páginas: 24 cada uno.

Precio: 2,50 euros cada uno.

Presentación: Grapa.

Publicación: Marzo / Abril 2019.

Ya quedó claro con los anteriores números de Ninja-K (aquí, su reseña) que la serie iba a deslizarse de una manera bastante radical entre escenarios. Después de un primer arco argumental centrado en la esencia del agente ninja del MI6 (aquí, reseña de su primer número) y de un salto a una historia de corte fantástico y de trabajo en equipo que precisamente acaba en el número 9, volvemos con la décima entrega al pasado de estos agentes, aunque de una manera mucho más fugaz que en el arranque de la serie. Christos Gage está poniendo a prueba a Colin King, pero a la vez está difuminando un tanto los teóricos objetivos iniciales de la cabecera. Es lícito que quiera tocar diferentes palos, y de hecho es algo que merece la pena con un personaje tan versátil como este, pero lo que dejan estos números es algo de brusquedad en el cambio. Gage, que ejecuta bien lo que propone, adolece aquí de la sutileza que pide la continuidad de un personaje. Dentro del sano entretenimiento que propone, que lo es, se podría entender perfectamente que el décimo número es obra de otro escritor que ni siquiera conozca lo anterior, y eso es algo que juega en contra de la idea de estar ante una etapa planificada y ejecutada con esmero. Y puede haberla, eso era lo que apuntaba al principio, pero estos números siembran esa duda.

Dicho esto, Gage escribe con mucho dinamismo, y eso resulta algo imprescindible para el personaje. La aventura en la que une fuerzas con un grupo de mujeres tremendamente distintas entre sí (Livewire, Punk Mambo y la Doctora Mirage) tiene la adrenalina suficiente como para que se nos pase volando, igual que el posterior combate de carácter autoconclusivo con uno de sus predecesores en la serie de ninjas de la agencia de seguridad británica. En los dos, Gage se protege con continuos diálogos que complementan bien la acción a pesar de no resultar especialmente veraces en peleas del calibre de las que narra. Y al final, aunque los combates sobresalen por encima de todo, sí queda la sensación de que el escritor conoce bien a Ninjak y sabe explotar sus puntos fuertes, esa idea de soledad que explota en sus combates en grupo, ideando planes que ni siquiera sus aliados conocen y que provocan siempre interesantes fricciones, y esa superioridad moral que hasta ahora ha presidido la relación con los integrantes de la serie ninja con los que se ha topado. En otras palabras, Gage entiende bien al personaje y su mundo pero a la vez queda la idea de que no está terminando de sacarle todo el partido posible con una idea clara que dé cohesión al buen entretenimiento puntual que ofrece.

El encargado de cerrar el arco argumental que arrastraba Ninja-K desde los números anteriores es Juan José Ryp, dando continuidad a su buen trabajo en la serie. A Ryp, que le encantan los escenarios recargados, Gage le da un auténtico caramelo con esa combinación de personajes y combates cruzados que le propone. Hay mucho que dibujar y el ilustrador escoge bien la forma de hacerlo, como suele hacer cada vez que le cae un reto distinto, con una puesta en escena siempre eficaz y espectacular, que es algo imprescindible en una serie de esta naturaleza. Larry Stroman es el encargado del siguiente número, y su estilo es bastante diferente al de Ryp. Se mueve bien entre los flashbacks y el combate climático para que el lector disfrute de una manera instantánea y sencilla, emulando las pretensiones de la misma serie, quizá con su forma de dibujar los rostros como único detalle debatible, algo que tiene menor importancia cuando se dibuja a personajes enmascarados. Ninja-K busca todavía identidad, y eso es algo que sorprende un poco viendo que llevamos diez números y el rumbo tan claramente marcado que parecía tener cuando daba sus primeros pasos de la mano de Gage, aunque tampoco nos podemos quejar de la acción que está ofreciendo hasta ahora. Menos ambición de la prevista pero resultados a corto plazo bastante apreciables.

Valiant publicó originalmente los números 9 y 10 de Ninja-K en julio y agosto de 2018. No tienen contenido extra.

1

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 12 abril, 2019 por en Christos Gage, Juan José Ryp, Larry Stroman, Medusa, Valiant y etiquetada con , , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 318 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: