CÓMIC PARA TODOS

‘Mezolith’ 2, de Ben Haggarty y Adam Brockbank

Editorial: Diábolo.

Guión: Ben Haggarty.

Dibujo: Adam Brockbank.

Páginas: 100.

Precio: 17,95 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Marzo 2019.

Las sensaciones que dejó el primer volumen de Mezolith (aquí, su reseña) fueron bastante buenas y esta segunda entrega no hace más que confirmarlas. Ben Haggarty y Adam Brockbank han trazado un fantástico retrato de la vida prehistórica de una manera que fusiona fantasía y realidad con la elogiable habilidad de que se tenga siempre la sensación de que hay algo de tono documental en el relato, incluso admirando lo bien que ficciona este mundo salvaje a través de los personajes, de sus emociones y de sus dueños. Obviando el poder seductor del dinosaurio como motor de la prehistoria narrativa, porque aquí no aparecen para crear la habitual paradoja temporal, Haggarty se centra en el hombre, y lo hace además desde una perspectiva tan íntima y cercana que acaba multiplicando la ambición de su trabajo de una manera seguramente inconsciente. Y Brockbank proporciona un dibujo tan espectacular que no resulta nada difícil entrar de lleno en el juego que propone el cómic y sentirse metido en una sociedad de hace millones de años, con características propias y otras en las que, como buena narración de ficción que es, se trata de reflejar nuestra propia sociedad actual. El conjunto es un cómic que merece la pena descubrir, incluso con este segundo álbum para después asomarse al primero.

Es divertido ver cómo en las páginas de este segundo volumen de Mezolith hay narraciones interiores. Haggarty cuela a un cuentacuentos de cierta edad que hace las delicias de los más pequeños con sus leyendas de terror contadas a la luz de la hoguera, y de alguna manera ese personaje se convierte en su alter ego, ya que el lector se siente de la misma manera en este universo que nos ha mostrado en estos dos álbumes. Lo que estamos leyendo es tradición hecha cuento. No hay mejor manera de afrontar este cómic que con esa sensación. Mezolith no necesita de un rigor histórico o social absoluto para que sus reglas tribales o las relaciones entre personajes funcionen tan bien como lo hacen. La ficción que nos cuenta encierra costumbres como las del enterramiento, el cortejo, el matrimonio o la caza, y eso hace que la serie apele a lectores de muy distinta índole. Sin necesidad de una erudición elevada, es posible que estudiosos de esta época encuentren elementos interesantes, de esos que pueden animar a los jóvenes lectores a asomarse al estudio histórico, y a la vez gentes de toda edad y condición pueden entrar sin problemas en este mundo. Mezolith tiene la virtud de ser un tebeo que se siente ambicioso para lograr esa diversidad, pero lo hace desde una perspectiva clásica y accesible, convirtiéndose en un cómic tan interesante como fácil de leer.

Haggarty, además, entiende que una parte importante del atractivo de Mezolith está en su aspecto. Lo visual, como en la fantasía o en la ciencia ficción, es muy relevante al tocar la prehistoria, un período que hemos visto ya imaginado y reinventado de mil maneras distintas, y por eso es tan esencial el trabajo de Brockbank a la hora de juzgar el conjunto. Como sucede con la historia, el ilustrador consigue que veamos con naturalidad los elementos más fantásticos, incluso los que lindan con el relato de terror, juntándose con el retrato histórico más adecuado. Y todo con una espectacularidad sobresaliente, con unas figuras humanas soberbias, con una imaginación notable para la fantasía y con unos escenarios naturales que quitan el aliento. El dibujo de Mezolith es brillante y, con el permiso del gran trabajo de Haggarty para darle los medios de lucir, es también la principal baza para que quedemos prendados de esta serie ya desde un primer vistazo. El segundo álbum es tan bueno como el primero o a veces incluso mejor, porque tiene un abanico de temas, personajes y escenarios realmente rico. Parece mentira que con la facilidad que da Haggarty para comprender su mundo, todavía haya tanto por descubrir en él. Ojalá hubiera habido mucho más Mezolith y este no fuera el último volumen.

Archaia publicó originalmente el segundo volumen de Mezolith en septiembre de 2016. No tiene contenido extra.

mezolith2

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Información

Esta entrada fue publicada en 9 abril, 2019 por en Adam Brockbank, Archaia, Ben Haggarty, Diábolo y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 347 seguidores más

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: