CÓMIC PARA TODOS

‘En la oscuridad’, de Sara Soler

Editorial: Planeta Cómic.

Guion: Sara Soler.

Dibujo: Sara Soler.

Páginas: 96.

Precio: 20 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Marzo 2019.

Cuando una historia duele, es obvio que ha cumplido su propósito. Eso es lo que sucede con En la oscuridad, el cómic con el que Sara Soler adapta la novela homónima de Antonio Pampliega. Duele, en primer lugar, porque es el relato real del secuestro que sufrió en 2015 Pampliega, fotoperiodista español. La fuerza que tienen los hechos hace que esta sea una historia que merece la pena ser contada y leída. Que no haya olvido ante cosas así. Hay miedo, angustia, sufrimiento y rendición. No es la historia de un héroe, sino la de un hombre. Y eso, efectivamente, duele también a este lado de la página. Soler hace un buen trabajo de adaptación porque concentra su papel en dar forma a una historia que no necesita una revolución para ser entendida en el medio gráfico y en conseguir que todo lo que vemos nos meta de llena en la asfixiante situación que vive el protagonista. Y, sobre todo, la obra destaca porque se convierte en el relato personal de cómo se intenta sobrellevar una situación tan irracional como la privación de libertad por motivos tan irreales como fanáticos. Más que por el encierro, las torturas y los insultos, que también, En la oscuridad duele por la sinrazón. Esa oscuridad del título no es solo la de una habitación cerrada con llave por un carcelero, sino la del comportamiento humano cuando alcanza extremos imposibles de justificar.

Para un escritor es probable que asuste mucho más la de reescribir el texto de otro, más cuando tiene el peso emocional en primera persona que tiene el de Pampliega, que darle después forma visual, pero desde el punto de vista del lector casi parece al revés. No se trata de quitar méritos a la adaptación de Soler, pero sí que se puede decir que la historia siempre manda y marca el camino. Si esta es buena, incluso los detalles negativos pasarán algo más desapercibidos en favor de la inmersión que logra. Y la historia de Pampliega, para su desgracia personal, es buena. El mérito de Soler es, de alguna manera, ser protagonista del cómic sin robarle su cuota a quien la vivió y contó en primer lugar. No es en realidad una tarea sencilla, pero el comienzo del trabajo viene ya dado. Soler, eso sí, lo encarrila porque sabe hacernos partícipes a los lectores de todas las sensaciones, escogiendo bien cómo introduce la narración en off y desarrollando las escenas que van dando sentido a esas palabras.  Dicho de otra manera, Soler transforma el escrito de Pampliega de una manera natural y eficaz, para que el propio relato nos inunde con las sensaciones desgarradoramente realistas que tiene, pero sin ignorar las particularidades del medio escogido. Adaptar un libro al cómic no es solo pegar unos textos previos en una viñeta, y eso Soler lo sabe aplicar de una manera notable.

Decíamos que adaptar el texto quizá asuste más a un autor que el diseño visual de dicha adaptación, y eso también se deja ver en el más que positivo dibujo de En la oscuridad. Se trata de ver una historia real, y ahí Soler saca todo el partido a la documentación que seguramente ha manejado, pero lo más difícil es enganchar al lector por lo emocional, y ahí destaca incluso un poquito más. Cuando se mete en la mente de Pampliega, cuando visualiza su miedo, sus añoranzas, su soledad, a sus personas queridas, e incluso su propio cambio personal con esta experiencia traumática es lo que hace de este un tebeo de lectura tan interesante. Muy hábil a la hora de utilizar grises y sombras, pero sobre todo hay que destacar la manera en la que usa el negro y blanco, haciendo un negativo de la imagen que nos recuerda en cierto modo la profesión de nuestro protagonista pero sobre todo da importancia cromática a los dos colores y les da un significado emocional muy poderoso. Siendo el periodismo tan importante como lo es, el periodismo de verdad, el que nos cuenta cómo es el mundo y no como quieren el periodista o sus amos que sea, narraciones de este tipo son igualmente importantes. Llegan donde no llega una crónica, llegan hasta donde el protagonista quiere meterlos en su piel. Y el cómic es una herramienta maravillosa para llegar hasta allí.

El contenido extra lo forman una introducción de Antonio Pampliega, una entrevista con Pampliga y Sara Soler, y bocetos de Soler.

43201915325645972

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 26 marzo, 2019 por en Planeta DeAgostini, Sara Soler y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 318 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: