CÓMIC PARA TODOS

‘Ninja-K’ 7 y 8, de Christos Gage y Juan José Ryp

Editorial: Medusa.

Guion: Christos Gage.

Dibujo: Juan José Ryp.

Páginas: 28 cada uno.

Precio: 2,95 euros cada uno.

Presentación: Grapa.

Publicación: Diciembre 2018 / Febrero 2019.

Con el arranque de Ninja-K (aquí, reseña de su primer número) y con los volúmenes anteriores, quedó más que establecido que la versatilidad es uno de los puntos fuertes del personaje. Pero también es cierto que cada uno de los escenarios en los que se le maneja requiere de una habilidad especial. En estas dos entregas, Christos Gage afronta el riesgo de sumar elementos, esperando que su acumulación haga que la historia fluya a base golpes de efecto. Mete a la Doctora Mirage, después a Punk Mambo, por supuesto Livewire sigue en escena, y acumulamos también villanos a los que reunir para una buena sesión de mamporros que Juan José Ryp dibuje con el acierto habitual, y eso sin contar la sorpresa con la que acaba el octavo número, que es la antesala del nuevo peldaño de espectacularidad que se presume que veremos en la siguiente entrega. Ese es el peligro de la versatilidad, que es cierto que añade a Ninjak esa etiqueta de que casi todo vale y es difícil resistirse a meterle en escenarios complicados. Este que escoge Gage lo es, y en comparación con las anteriores entregas sale perdiendo en casi todos. No en la acción grupal, porque aunque a Ninjak solemos verle en eventos o grupos tales como Unity, en su propia serie no le habíamos visto con tanta frecuencia metido en combates tan multitudinarios y coloristas.

¿Eso es realmente un problema? Puede que no a priori, porque, efectivamente, el personaje funciona también en este espectro, el del escenario fantástico que hay de fondo y que sirve de excusa para las peleas de tipos disfrutados que Gage provoca en estos números. ¿Quién puede quejarse por ello, sobre todo cuando la compañía de Ninjak son tres mujeres de tan distinta procedencia, habilidades y carácter? Quizá sea ahí donde Gage se encuentre más cómodo, donde puede hacer que Ninjak sea el espía socarrón y atrevido que tanto nos divierte, esa especie de James Bond aderezado con increíbles habilidades tecnológicas y de combate, por mucho que el envoltorio parezca esta vez algo excesivo para lo que estamos habituados a ver con el personaje. Tampoco es que podamos quejarnos mucho de la acción que nos ofrece, es solo que venimos de una etapa muy destacada por otros motivos y que esta serie, colocando el guion en el nombre del personaje, parecía aspirar de una manera clara a convertirse en la definición definitiva de su espíritu. Eso lo hemos visto en las primeras entregas de esta serie y, de momento, Gage parece dejarlo aparcado, y eso, aunque la acción que presenta busque ser épica, resta algo de ambición a la serie. Dentro, eso sí, de la espectacularidad que no deja de ofrecer y que sostiene con bastante solvencia la trama.

Ryp, claro está, es un seguro de vida en ese objetivo. Al ilustrador español se le puede dar casi cualquier cosa, que él ya se ocupará de hacerlo interesante. No es que aquí reciba cualquier cosa, ni mucho menos, pero es necesario destacar todo lo que pone de su parte para que la cosa marche adecuadamente. Es muy divertido ver que hay dibujantes, y Ryp es uno de ellos, que saben explotar el poder de una pose dentro de una dinámica narrativa. Qué bien lucen los personajes con el trazo de Ryp y qué facilidad tiene para construir escenas de acción, la misma que demuestra para divertirse con la cantidad de juguetes, trajes y personajes que va desfilando por las páginas de Ninja-K. Damos porseguro, además porque ya lo hemos visto en otros trabajos, que Ryp sabría desenvolverse de una manera igual de eficaz con un historia de género distinto, pero esta es una de la que saca todo el partido posible, puede que incluso un poco más de lo que recibe. Parece evidente que no estamos ante el mejor arco argumental de Ninja-K, ni tampoco contando los anteriores, pero lo que propone es divertido, tanto como para seguir pendiente de la serie esperando ver lo que pasa después de ese cliffhanger que, en realidad, ha hecho quede nos escape esa sonrisa ingenua y cómplice que provoca ese fervor superheroico de siempre.

Valiant editó los números 7 y 8 de Ninja-K en mayo y junio de 2018. No tienen contenido extra.

4

En nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Información

Esta entrada fue publicada en 6 marzo, 2019 por en Christos Gage, Juan José Ryp, Medusa, Valiant y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 318 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: